No hacer nada

“A toda acción, sigue una reacción”. Hasta hace bien poco era obligatorio reaccionar a cualquier movimiento político, a cualquier oferta, demanda o pregunta. Mariano Rajoy nos ha enseñado que no, que los tiempos en política son muy importantes y que nadie le va a obligar a reaccionar cuando no quiere o no tiene preparada la reacción. Esto ha dejado a muchos sin saber qué hacer porque tenían preparadas varias reacciones.

Después de la mítica “espantada” de Rajoy ante la posibilidad de una investidura fallida tras el 20 de diciembre, que dejó atónitos a todos los actores políticos, a la prensa y a los observadores, la práctica mariana se ha ido extendiendo y ahora nadie se siente impelido a reaccionar cuando no le viene bien o cuando la acción previa está pensada para que en cualquier reacción posible pierdas.

Hay que decir que la versión original de Rajoy tiene la ventaja de que se hace desde el parapeto del apoyo incondicional de los principales grupos mediáticos del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s