Una respetuosa ausencia

Varias fuerzas políticas, con Podemos a la cabeza, han decidido no asistir a parte de los actos de la solemne apertura de la Legislatura, que son presididos por el Rey, Felipe VI.

Podían haber montado un cierto “circo”, haber exteriorizado alguna protesta, pedro sencillamente han optado por dejar que todo discurra según lo previsto, pero sin prestarse a avalar con su presencia algo, la Monarquía y lo que representa, con lo que no están de acuerdo.

Se ha levantado la polémica por unas simples ausencias. Durante décadas se ha dicho que es bueno mantener las formas en estos ritos políticos y que asistir no quiere decir estar de acuerdo. El problema es que lo anterior es falso, porque los defensores y propagandistas de la Monarquía, en estos acontecimientos, no hacen más que ensalzar cómo el Rey es figura de unidad que concita la reunión de todos, cómo todos aplauden sus sabias palabras y todos le saludan y agradecen su benevolencia.

Este acto, y otros similares, es una justificación de la Monarquía, una justificación en la acción y no en la teoría. Participar en estos actos es justificar la Monarquía y los diputados y senadores que crean que España debe prescindir de esta institución no solamente tienen el derecho de no asistir, sino que es también una obligación. Asistir no es neutro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s