Rajoy investido

Gracias al PSOE y a Ciudadanos, esta tarde Mariano Rajoy ha conseguido la investidura del Congreso. A pesar de unos catastróficos resultados electorales, ha conseguido que los socialistas traicionen a sus votantes y a sus bases y le han hecho Presidente nuevamente. No solamente ha habido traición, sino que se ha despreciado tanto a la militancia como a los votantes.

Mariano Rajoy es un Presidente fuerte. Tiene un pacto programático con Ciudadanos que le da, para lo importante, 169 diputados y un amplio elenco de grupos con intereses regionales a los que satisfacer a cambio de poner reivindicarse en tu tierra con los que han conseguido la autovía, ese tren o incluso un aeropuerto. Y llegado el momento se llama a quien hay que llamar y el PSOE vuelve a abstenerse tras un duro discurso.

Los poderes que la Constitución le da al Presidente, la capacidad de disolver las Cortes y el dominio prácticamente unánime de los medios de comunicación le dan una ventaja tremenda. Da igual lo que suceda, que los medios aflojarán, harán desvíos de atención o lo que sea menester para que nada le perjudique realmente.

Una de las estrategias es tomar la anécdota y convertirla en el centro del debate político. Parece que el portavoz de ERC, Rufián, ha tenido una intervención que muchos, especialmente en el PSOE, han considerado insultante. Pero lo que dice Rufián no afecta a la realidad, son meras palabras, las abstenciones del PSOE sí afectan a la realidad, a la vida de los españoles, y son peores que cualquier insulto.

La traición del PSOE se ha consumado. Es irrelevante que fuera con once diputados o con todos. Solamente quince de los diputados socialistas se han mantenido dognos y honorables. Desgraciadamente ninguno andaluz.

El PSOE no solamente tiene una crisis interna, sino una crisis entre sus votantes, que le puede llevar a un desastre electoral sin precedentes, que ya es mucho decir. Los dirigentes socialistas viven encerrados en su mundo y todavía creen que están en la España de Felipe González.

El PSOE ha perdido un elemento fundamenta en su narrativa: ser el muro del PP. El PSOE ha hecho posible un gobierno del PP y ya sabemos que votar socialista no es seguridad de que ese voto no termine invistiendo un Presidente de derecha. Los votantes se tendrán que pensar diez veces si le entregan el voto a personas con la poca palabra.

Las próximas elecciones al PSOE solamente se las puede salvar Pedro Sánchez, pero no creo que haya elección primaria del Secretario General, salvo que Susana Díaz tenga la seguridad de que vencerá. Comprendo la decisión de Pedro Sánchez pero considero que dejar el Congreso ha sido un error y que hasta empeñarse en volver a diriger el PSOE no tiene demasiado sentido si el PSOE no cambia su estructura organizativa y estatutaria: siempre le podrán volver a hacer un 1 de octubre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s