PSOE de Extremadura y PSC

vara
Extremadura es un apacible región, compuesta por dos provincias, regida por el PSOE desde la aprobación del Estatuto de Autonomía, con la excepción del periodo 2011-2015 que contó con un gobierno del Partido Popular en minoría. En 2000 los extremeños eligieron once diputados al Congreso y desde entonces la cifra se mantiene en diez y el mejor resultados de los sopcialistas fue conseguir la mitad o uno menos de la mitad.

En un entorno absolutamente bipartidista, salvo las dos últimas elecciones, tener resultados como los que han conseguido no tienen ningún mérito especial, como parece haber indicado Josep Borrell refiriéndose a Andalucía. No hay que olvidar que Extremadura como Andalucía sociológicamente son más fáciles para partidos de izquierda, de forma que el mérito de la victoria es parecido al de vencer con el PP en Galicia: aquí lo que tiene mérito es ser derrotado.

Está de moda dentro de la obediencia baronil insultar al PSC, por su posición en la Megacrisis del PSOE, y decirles que no aportan nada a las victorias socialistas. Es una postura entre lo cerril y lo ignorante, pues si los escaños de Catalunya, el PSOE no está en condiciones de adelantar al PP. Podrán el PSOE de Extremadura conseguir grandes resultados, digamos seis escaños, pero son insuficientes para superar los populares, que les tienen muy cogida la medida a los del PSOE de Extremadura en las Elecciones Generales.

La política de Catalunya, aunque a algunos les duela escucharlo, es más dificíl. En primer lugar porque se está todo el bendito día en los medios de comunicación, tanto los catalanes como los nacionales, de forma que cualquier desliz tiene repercusiones. En segundo lugar porque hay dos clivajes diferentes y en continua tensión como es el tradicional de derecha-izquierda y el soberanista y no soberanista. En tercer lugar porque es una sociedad mucho más plural y con un tejido económico mayor, y tiene exigencias mucho más diversas. En cuarto lugar porque, desde la Transición, la izquierda ha encontrado diversas forma de expresión institucional, de manera que prácticamente hay un partido para cada matiz, de forma que las ventajas de ser uno de los dos partidos de un sistema de dos partidos nunca han existido. En quinto lugar la existencia de un bienestar mayor en Catalunya que en Extremadura antes de la llegada de la democracia, ha hecho que el efecto de las políticas desarrolladas por los socialistas hayan sido menos vistoso. Y podría seguir.

El partido de Rodríguez Ibarra y de Fernández Vara se convertirá en un partido regionalista del sur de España (si conservan Andalucía que lo tienen muy difícil), si no cambia el mensaje, personas y estructura. El PSOE podría ganar elecciones sin ganar en Extremadura (ha sucedido), pero no lo hará sin vencer en Catalunya.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s