La parte tiene que ir con el todo

Entre los socialistas con más experiencia la sensación de que el partido se alejaba de la sociedad era una certidumbre. Las dos victorias electorales de Zapatero, en el clímax de la política bipartidista, hicieron creer que se había reconectado cuando realmente no era así, cuando lo único que había sucedido era una agrupación de toda la izquierda contra la paralela agrupación de toda la derecha.

En el PSOE, como en todos los partidos y en casi todos los sitios se quieren soluciones sencillas que resuelvan todos los problemas presentes y algunos de los futuros. Ante la existencia, pervivencia y consolidación de un sistema aristocrático-caciquil en cada nivel territorial la solución mágica que se propuso y que en el Congreso de Sevilla se terminó aprobando fue la elección directa del Secretario General por parte de los militantes.

De hecho formalmente los militantes no eligen al Secretario General sino que realizan una propuesta al Congreso Federal que éste ha de ratificar. El resto de los órganos del partido continuaban igual.

La Ejecutiva Federal que debería ser un instrumento de gobierno del Secretario General, elegida directamente por éste, continuaba siendo elegida en el Congreso tras largas horas de negociación entre todas las federaciones, de modo que la Ejecutiva seguía siendo un órgano mastodóntico de tres decenas de miembros, poco operativo, donde están los leales de los dirigentes regionales (a veces ellos mismos) y no personas capaces de desarrollar una labor de dirección política en el área encomendada.

El mecanismo de censura del Secretario General no se tocó. Las dos días, la indirecta y la directa. La vía indirecta es la de las dimisiones, que es la ejercida esta semana y consiste en provocar el fin del Secretario General y de la Ejecutiva (que es suya) por medio de la vacante de la mitad más uno es propio del sistema de cuotas y no de un Secretario General elegido directamente. La censura directa también plantea unas mayorías que no tienen en cuenta la legitimidad directa del Secretario General porque solamente pide un quinto del Comité Federal para ser propuesta y mayoría absoluta para ser aprobada.

Lo coherente con el sistema elegido es que el Secretario General pudiera haber nombrado directa y libremente su Ejecutiva y que los cambios en éste sean su responsabilidad. La censura en el Comité Federal habría de ser propuesta por un número más exigente de avales y aprobada por dos tercios, con unos plazos perentorios y corto para la elección de un nuevo Secretario General.

Los Estatutos del PSOE son desde una perspectiva técnico-jurídica bastante malos, quizá pretendidamente malos con numerosas lagunas. El patético dictamen de los tres de la Comisión de Garantías se fundamentaba en que dado que nunca ha dimitido la mitad de la Ejecutiva Federal había que aplicar obligatoriamente una posibilidad que la Ejecutiva Federal tiene para las dimisiones en las Ejecutivas regionales y locales; estos “genios” terminan diciendo que está clarísima la aplicación de un uso en un caso diferente: vamos, algo descriptivo de estos sagaces garantes. Comparad la calidad de la opinión de “los tres de Garantías” con el realizado por estos juristas sobre si Pedro Sánchez seguía siendo o no secretario general tras la cascada de dimisiones.

Pablo Simón decía en La urna rota (creo que era él), comentando las instituciones de democracia directa en Suiza, que para que éstas tengan sentido tiene que existir el resto del sistema social y política del país helvético. Lo cual trasladado a un partido como el PSOE quiere decir que si no queremos que la elección directa sea un vacío mecanismo de democracia interna hay que cambiar las estructuras del partido para adecuarlo a otra forma de ser.

2 comentarios en “La parte tiene que ir con el todo

  1. El alejamiento de la sociedad es porque no se hicieron las cosas que, tras haber observado el devenir de la sociedad desde la oposición durante 8 años, se deberían de haber hecho. Aplicar ciertos signos republicanos (denuncia del concordato, un avance en la escolarización y mejora de las escuelas, mejora de los sistemas de control y transparencia, etc.) y sobre todo se dejo seguir una tendencia económica que ha demostrado su perversidad. España carece de industria y sufre una economía sumergida de especial volumen que se multiplica en las épocas de crisis, pero nadie quiere hacer nada por subsanar ambas carencias. Y así, perdidos en la nebulosa del buenismo, se llegó a donde se llegó. Hasta la política exterior se abandonó. Nada de lo que ocurre hoy se originó ni hoy ni ayer, más bien hace lustros

    1. Yo le doy mucha importancia a la perversa forma de seleccionar a los cuadros del partido, que en muchos casos carecen elegidos excluyendo expresamente cualquier mérito que no sea la lealtad personal.

      Muchos han pensado que no pasaba nada porque había, y era verdad, dentro del partido personas sobradamente dotadas; pero estas personas dotadas fueron dejando la actividad y no tenían reemplazo, porque los mediocres se habían adueñado de todo y cualquier que tuviera una mínima consideración de sí sabía que allí no tenía nada que hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s