Y si las cuentas no le salen al PP

La forma con la que el Partido Popular juega con la Constitución y con el Jefe del Estado para buscar ventaja electoral es una manifestación más de lo que este partido es: una estructura únicamente electoral, donde solamente interesa lo electoral.

Los medios del entorno del PP, casi todos los existentes, no paran de repetir dos ideas.

La primera es que no podemos repetir otra vez las elecciones, de modo que hay que elegir como sea un Presidente (naturalmente no piensan otra posibilidad que no sea Rajoy) para tener un gobierno estable (algo solamente posible si el resto de los partidos votan siempre con el gobierno). El programa de gobierno, el del PP.

La segunda idea es que el gran beneficiado de unas terceras elecciones sería el Partido Popular, dado que consideran que su ligero ascenso terminaría en mayoría absoluta en caso de ir nuevamente a las urnas. De esta forma el Partido Popular estaría haciendo un favor a todos a cambio de que le demos la mayoría absoluta que las urnas le han negado por segunda vez consecutiva.

En entradas anteriores hemos rebatido la primera idea que es esencialmente contraria a nuestro sistema constitucional. Ahora quiero repasar la segunda idea.

La derecha política y mediática, con suma habilidad, ha vendido los resultados del 26-J como un éxito cuando son un tremendo fracaso. Nadie quiere comparar los resultados con los “resultados madre”, los de 2011, porque se pueden contemplar la dimensión del desastre. A la pérdida de apoyo popular se ha unido algo que hasta ahora parecía imposible: un partido que se consolida en el centro-derecha comiéndose los apoyos del PP en este sector.

Los votos que de diciembre a junio consiguió recuperar el PP de personas que habían preferido a Ciudadanos, se debió al recurso al “voto del miedo”, al miedo a un posible gobierno presidido por Pablo Iglesias. La evidente caída de Podemos tras la pérdida de su “momentum” y la lógica separación de IU del conglomerado podemita hacen que la amenaza morada se diluye y que buena parte de esos votantes asustados estén deseando la primera oportunidad para volver a su recién estrenada casa naranja.

La pérdida de apoyos a Podemos irá en parte, sólo en parte, al PSOE, de modo que el segundo partido puede fortalecerse. Si este proceso le acerca al PP, puede que la llamada al voto útil de la izquierda a favor de Sánchez y los suyos lo sitúe con opciones a disputar las elecciones. Y no se puede quitar votos a Ciudadanos por miedo a Sánchez, porque salieron bastante bien los centro-derechistas de su acuerdo con el PSOE.

Quizás unas terceras elecciones no son la mejor opción para el PP de Rajoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s