El recambio de Iglesias

Manuela Carmena ha salido en defensa del apoyo de Podemos a la investidura de Pedro Sánchez que volverá a someterse mañana a votación en concordancia con el apoyo cómodo que el PSOE prestó para que las candidaturas de la órbita de Podemos alcanzasen las alcaldías de Madrid o Zaragoza.

Es de todos conocido que en el conglomerado que es Ahora Madrid los concejales y personal provenientes de Izquierda Unida, Equo o de Ganemos Madrid suman mientras que los impuestos por Podemos sencillamente son un estorbo con sus cuitas personales y su incapacidad para gestionar una administración como es el Ayuntamiento de Madrid.

El hecho de que se hayan tenido que nombrar asesores, contra la promesa inicial, no es más que una prueba irrefutable de que los concejales válidos estaban ante un trabajo inabarcable y los concejales incapaces aún ensayan con el canuto a ver si aciertan.

A las pocas horas Carmena ha rectificado. Visto el tono de ayer de Iglesias, es fácil pensar en la amabilidad con la que ha tratado a la alcaldesa madrileña. Pero el problema que tiene Iglesias con Carmena no es un problema de disciplina interna, sino un problema de liderazgo.

Carmena ya es un nombre propio en la política española. No es un monigote en una alcaldía, como Botella, sino alguien que con sus aciertos y errores sigue despertando confianza entre buena parte de la izquierda española. La crudelísima campaña mediática de la derecha madrileña está atrayendo la simpatía hacia la alcaldesa madrileña por parte del conjunto de la izquierda sociológica; la están engrandeciendo.

Hoy día Manuela Carmena es el único capital político que tiene Podemos, o lo que está cercano a ellos, en caso de fallo o bloqueo del líder carismático o en el caso de que haya que buscar una salida sensata a tanta insensatez. La corrección de Iglesias a Carmena no es por disciplina de partido, es para mostrar quien manda, para que nadie piense que Carmena es una opción mejor que el asaltante de los cielos que quedó tercero en unas elecciones.

Iglesias está decepcionando a muchos de sus votantes. El hecho de empecinarse en cuestiones que nada tienen que ver con lo que le ha llevado al Congreso extraña y desear antes elecciones que solucionar problemas puede herirle si las anheladas elecciones repetidas no son tan venturosas. Iglesias teme a Carmena y ha querido humillarla. Iglesias es así porque Podemos es él y no va a consentir que nazca un liderazgo alternativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s