Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 enero 2016

Al comienzo del verano de 2014 se anunció la abdicación del Rey Juan Carlos I. En un proceso ágil, el Príncipe de Asturias se convirtió en Felipe VI. El anterior monarca, en los primeros años de su reinado, reinó con un sistema político en construcción, pero a partir de 1982 ese sistema se había consolidado y la existencia regia era sumamente regular, inalterada y plácida. Solamente cuando los escándalos cercaron a la Corona, Juan Carlos I abdicó, coincidiendo no casualmente con la transformación del sistema político.

Desde luego no estamos en una situación equivalente a la Transición, por más que muchos enarbolen permanentemente la bandera de la “Segunda Transición”. En la Transición la posición de la Monarquía era más fuerte porque se aprovechaba de la inercia heredada del Franquismo, había predicamento en las Fuerzas Armadas y éstas lo tenían en la sociedad, aunque el orden constitucional estuviera bulbuceando, la Transición llegó a buen puerto porque la hizo quien tenía poder para hacerla.

De esos éxitos, el Juan Carlos I vivió plácidamente postergando la prueba de fuego de cualquier monarquía hereditaria: la sucesión. En 2008, el Príncipe de Asturias cumplió cuarenta años, superando por tres años la edad con la que su padre comenzó a reinar y entrando en una década en la que nadie puede llamarse joven. Pero no se produjo la abdicación.

Solamente cuando la Corona estaba sitiada judicialmente y los medios sacaban un día sí y otro también diversos escándalos del Rey, se decidió dar el paso. Poco meses antes se habían celebrado Elecciones al Parlamento Europeo y lo que era indiscutible era que una sucesión rápida y fácil ni iba a ser posible con otro escenario en las Cortes.

El proceso de abdicación fue rápido y el último esplendor del anterior Rey. Felipe VI, iba a ser Rey de otra España. El sistema político con dos actores dominantes, con apoyos periféricos, y con zonas bien delimitadas de poder ha saltado y ahora, en cada convocatoria electoral, el terreno está muy abierto. Felipe VI pudo haber comenzado a reinar en un entorno más llevadero, en vez de las actuales circunstancias, si Juan Carlos I no se hubiera atado al trono del que solamente le sacó un juez balear y un elefante africano.

El Rey saldrá reforzado o debilitado tras su primer proceso de toma de posesión donde constitucionalmente tiene un margen de actuación autónoma mucho mayor que en el resto de funciones. Todos nos jugamos mucho en estas semanas y entre estos muchos está el propio Jefe de Estado.

Read Full Post »

Dentro del esperpento que fue la oferta de pacto escenificada por Podemos después de la entrevista con el Rey, se planteaba la realización de referendos consultivos sobre procesos de reformas constitucionales. La idea es la siguiente: dado que no tenemos mayorías suficientes para reformar la Constitución, por medio de consultas populares se consigue la legitimidad reformadora que las urnas no dieron el 20 de diciembre.

Hace pocos días señalábamos que en el entorno podemita se difundía la doctrina decisionista de que a una decisión política no hay Derecho que interponerle o dicho de otra forma: estaban enfrentado Democracia y Constitución. Insinuar que una mayoría en un referendum invalida los mecanismos constitucionales de reforma es anunciar, sin que casi nadie parezca darse cuenta, que no piensan someterse a las reglas básicas.

La Constitución exige mayorías agravadas (tres quintos o dos tercios) para que la Constitución no sea secuestrada por una mayoría puntual, perdiendo en la práctica su primacía al poderse reformar fácilmente y convirtiéndose en un instrumento al servicio del gobierno de turno. Las altas mayorías exigidas para la reforma constitucional es una garantía para la supervivencia de las minorías y para que éstas puedan seguir existiendo defendiéndose en una norma difícil de alterar.

En la ideología de los líderes podemitas, el “pueblo” solamente son las personas que les apoyan electoralmente, de modo que ellos son el “pueblo”. Una democracia será verdaderamente democrática cuando es popular, esto es, cuando está en consonancia con Podemos. Es por ello por lo que Errejón habla de “construir un pueblo”, como si los españoles no lo fuéramos ya. Y claro, en este “pueblo” podemita no hay minorías.

Read Full Post »

Sabemos que tarde o temprano tendremos un gobierno o elecciones repetidas, pero existe la pregunta sobre el límite jurídico a la presente situación.

Tras la primera votación de investidura ya todos sabemos que son dos los meses que tienen que transcurrir para que se convoquen nuevas elecciones si no hay Presidente, pero también conocemos que la Constitución no marca plazo alguno para que se dé esta primera votación, ni mucho menos para que el Rey proponga un candidato a la Presidencia.

¿Cuánto podemos estar así? Es muy sencilla la respuesta: cuatro años. El artículo 68.4 CE prevé que el mandato de los diputados, si no hay convocatoria previa, dure cuatro años y termine a los cuatro años de su elección, lo cual quiere decir que dejarían de ser diputados el 21 de diciembre de 2019.

Las Cortes podrán aprobar leyes, aunque la conformidad financiera es dudoso que la pueda dar el gobierno en funciones. Éste no podrá presentar proyectos de Ley y los Presupuestos se tendrían que prorrogar. Entiendo que el gobierno en funciones no puede dictar reglamentos de desarrollo de las leyes y viviríamos una constante polémica acerca de la extralimitación del Consejo de Ministros de sus funciones y cómo el gobierno recurriría cada vez más a la cláusula de la urgencia que le ampararía y que se contiene en la Ley del Gobierno (art. 21.3).

Y mil cosas más.

Read Full Post »

Era el Madrid del Tamayazo. Nadie iba a conseguir la mayoría simple para la investidura en la Asamblea, tanto Rafael Simancas o como Esperanza Aguirre iban a cosechar más votos en contra que a favor, porque los dos tránsfugas iban a votar negativamente a cualquier candidato. Nadie quería ir a una investidura a perder, como Rajoy ayer, de modo que surgió un problema.

El artículo 18 del Estatuto de Autonomía para Madrid es el que regula la investidura del Presidente de la Comunidad y establece que “si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza de la Asamblea ésta quedará disuelta, convocándose de inmediato nuevas elecciones”.

El problema era evidente: nadie se proponía como candidato y Concepción Dancausa, entonces Presidente de la Asamblea, no tiene candidato que poner para que se produzca esa primera votación de investidura y que comiencen los dos meses.

El artículo 18 del Estatuto madrileño reproduce, en esta materia, el artículo 99.5 de la Constitución. De modo que hasta que no haya primera votación de investidura, no comenzará el plazo de dos meses.

La crisis madrileña se solucionó gracias a que el socialista Rafael Simancas se inmoló para que se pudiese repetir las elecciones y escenificó una derrota de la que Esperanza Aguirre no quería ser protagonista.

Si ni Sánchez, ni Rajoy, ni otro candidato consiguen la investidura, no creo que haya nadie que quiera ofrecerse de tal modo, de modo que el punto muerto puede que tenga que ser resuelto por el Rey o bien se emplee un diputado anónimo como mecanismo para poner en marcha los relojes.

Aunque sinceramente todos sabemos que vamos a asistir al intento de todas o de casi todas las combinaciones posibles.

Read Full Post »

Esto del Parlamentarismo está resultando un invento extraordinario. Desde que celebramos los comicios no ha habido día sin noticia, pequeño o gran sobresalto y una sucesión de especulaciones y rumores de lo más variado. Todo junto a una investidura singular en Catalunya en mitad del proceso. Poco después de que todos los medios anunciasen que el Rey iba a comunicar que el candidato para ser investido era Mariano Rajoy, éste le dice al monarca que mejor se espera para intentarlo en segundo lugar.

Y como las ideas son muchas, unas cuantas breves:

1) En nuestra entrada de ayer indicábamos que la estrategia de invisibilizar la derrota era la que hasta ahora había seguido el PP y que una mínima deferencia al Rey, para no complicarle demasiado las cosas, podrías llevarle a cambiar la estrategia. No ha habido deferencia al Rey, ni siquiera una comunicación previa de las intenciones.

2) Treinta y tres días ha tenido Mariano Rajoy para tantear el terreno y decirle al Rey que no quiere ser el primer candidato. Sería deseable que el Rey permitiera a Pedro Sánchez un plazo igual antes de comunicarle a Patxi López que será el candidato a la Presidencia del Gobierno.

3) Los modos de Iglesias con Podemos son inaceptables. Los interpreto como un huir para adelante dado que sabe que, en el caso de repetirse las Elecciones, las confluencias concurrirían separadas y quedaría aún subiiendo a una distancia notable del PSOE.

4) Pedro Sánchez no debe tener prisa y la presión la tienen los demás: Rajoy porque está a punto de terminar su carrera política e Iglesias porque tiene cerca una parcela de poder si se comporta correctamente. El PSOE debería presentar un programa concreto de gobierno, con una veintena de medidas estrellas y proponerlo a los restantes partidos. Hay que plantear la cuestión en las medidas y no en los ministerios “tema libre” que se les ocurra a cada cual.

5) En Geografía Subjetiva seguimos pensando que la mejor opción es un gobierno de PSOE, Podemos y Ciudadanos; sería una coalición con mayoría, impulsos y equilibrios internos. El Partido Popular no debe estar en ningún gobierno hasta que no tenga dos tesoreros seguidos que no resulten imputados. Un partido que ha sido imputado el mismo día que su presidente rechaza la candidatura, no puede decir que transmite tranquilidad, orden y sensatez.

6) El hecho de que el PP no sea capaz de acordar una serie de abstenciones con unos cuantos partidos, lo suficiente para conseguir la investidura, indica lo mal que lo ha hecho. Gobernar nunca debe implicar quemar todos los puentes de entendimiento. En un panorama político más abierto y consecuentemente con mayores dificultades para alcanzar una mayoría absoluta el PP debe aprender a respetar y a dialogar.

7) La estructura asamblearia, de círculos y chorradas varias de Podemos ya se ha comprobado que es mera propaganda. Las decisiones, como en el PP, las toman el líder y sus allegados. Las dos únicas formaciones con pluralidad interna son el PSOE e IU que ha anunciado la consulta a los militantes de un acuerdo de gobierno.

Read Full Post »

Mariano Rajoy quiere ser el primero en someterse a la investidura. Después de muchas reticencias y rumores, cada vez más fuertes de ceder paso directamente a Pedro Sánchez, el Presidente en funciones parece que se ha decidido a ser el primer candidato presidencial derrotado en una investidura desde 1978.

Desde el 20-D el Partido Popular ha jugado a la invisibilidad. No se movían para dar la sensación de que no había pasado nada y que no se les habían ido de la mano una cantidad indecente de votos. No lucharon por la Presidencia del Congreso porque hacerlo implicaba perder contra el candidato acordado por PSOE y Ciudadanos y lo último que desean los populares es visibilizar su derrota.

Todos estos días se ha estado especulando con la posibilidad de que Rajoy, cuando el Rey le reciba esta tarde, le iba a comunicar que no podría conseguir la investidura y que debería presentar como candidato a Pedro Sánchez. Esta estrategia evitaba de nuevo la visibilización de una derrota, dada la inexorabilidad del paso del PP a la oposición que se está aclarando estos días.

La tentación del PP de no ser derrotados en una investidura fallida se debe a la exitosa estrategia que tienen de no presentarse nunca como perdedores, sino como víctimas incluso cuando son derrotados electoralmente. Por eso los líderes populares siempre salen al balcón en Génova, independientemente de los resultados: para representar la victoria.

Alemania fue derrotada en la Primera Guerra Mundial sin que su territorio padeciese los estragos de la guerra. El ejército alemán se derrumbó y el gobierno capituló. La derecha alemana utilizó este hecho para hablar de una traición y de una mano invisible que había derrotado a un ejército invicto. Los aliados, tras la Segunda guerra Mundial, se empeñaron en hacer patente la derrota alemana para que no les quedase la menor duda.

Pedro Sánchez ha insistido en que Rajoy sea el primer llamado a tratar de ser investido, porque así se garantiza la materialización des tremendo descalabro del PP el pasado 20 de diciembre. La manifiesta incapacidad para ganar la investidura dejaría claro que no hay otra opción que un segundo candidato, que no son los pactos secretos, ni los despachos, los que echan a Rajoy y al PP de La Moncloa, sino haber perdido dos votaciones en el Congreso de los Diputados.

No tengo duda de que el paso para in vestir a Rajoy tiene una parte de presión externa. Renunciar a que el Rey le presente como candidato implica poner a Felipe VI en una difícil tesitura que es la de tener que llamar directamente al candidato del segundo parte, algo inédito, y no seguir una senda marcada de nominar al más votado y luego al segundo más votado, lo cual elimina la idea de que el Rey ha tomado partido.

Read Full Post »

El otro día @Egocrata preguntaba en twitter cuánto le costaría a España fabricar una bomba atómica. Alguien desenterró un reportaje de 1987, publicado en El País, donde se daba cuenta de los coqueteos de nuestro país con el armamento nuclear y daba cuenta de un informe de 1975 que calculaba el coste de la fabricación de la primera bomba atómica hispánica en 8.700 millones de pesetas.

De enero de 1975 a diciembre de 2015 ha inflación en España ha sido de 1148.3%, de modo que esos 8.700 millones de 1975 se transformación en 99.902 millones de 2016, que convertidos a nuestra actual moneda son algo más 522 millones. Naturalmente es una conversación del coste de 1975 y no un cálculo del coste en 2016 con la tecnología actual, pero como esa información no abunda nos conformaremos con los datos de hace cuarenta y un años.

Los Presupuestos Generales del Estado para 1975 establecieron un gastos total de 656.000 millones de pesetas, por lo que el gasto de la bomba atómica hubiera representado el 1,33% del gasto presupuestado, aunque lo normal es que el programa hubiera sido plurianual. En el caso de 2016, los presupuestos preven 351.856.294.760€, de modo que los 522 millones de euros representan el 0.14% del gasto presupuestado.

——

Ahora me podéis dar toda la caña que queráis, pero no es únicamente una especulación.

 

Read Full Post »

Lo que los españoles decidieron

El Presidente del Gobierno en funciones dijo ayer que los españoles decidieron que en primer lugar fuera el PP y después el PSOE y eso (o alguna expresión de este incompetente).

En unas elecciones, como las nuestras a las Cortes Generales, no se expresan los españoles en conjunto, sino que se suma millones de decisiones individuales, pasados por el tamiz de las circunscripciones pequeñas. No hay una decisión colectiva, sino una simple suma de votos y de diputados.

Los españoles no han decidido un orden de prelación entre otras cosas porque nuestro sistema electoral no lo contempla. El orden viene dado por la suma y por tanto no es pretendido. En consecuencia atribuir a una voluntad de los españoles el orden de tamaño de las fuerzas políticas es fruto de la mala fe que se funda en la ignorancia.

Read Full Post »

El concurso de chirigotas, comparsas y coros de Cádiz es un clásico del invierno. Por capricho de la Semana Santa han empezado justo al finalizar los días de la Navidad, pasándose del mantecado a la chirigota sin descanso alguno. Me gustan las chirigotas con mesura y esta mesura se debe a que siempre he percibido una sombra de demagogia, algo por otro lado perfectamente legítimo a quien no ejerce lo público.

Lo que sucede es que varias agrupaciones han pasado a ejercer lo público e hicieron campaña por Podemos en las últimas elecciones andaluzas. Algo en lo que están en su propio derecho, como yo estoy en el mío para decir que su demagogia se convierte en política, relevante y examinable.

Elegido El Kichi como alcalde de Cádiz (ni fue el más votado ni lo hicieron por él el 72,11% de los votantes), siendo el mismo un reconocido participante del Carnaval, ha habido agrupaciones que lo han elogiado en la lógica política de apoyar ya en el poder a quien apoyaste en la campaña. Algunos dicen que los carnavales expresan lo que el pueblo siente, pero el pueblo como cuerpo electoral habló no hace demasiado como para ser sustituido tan tempranamente por el pueblo como cuerpo carnavalesco.

Y lo bueno de tener un alcalde carnavalero, apoyado por los carnavaleros, es que nos va a servir para evaluar los logros políticos, porque ellos lo han querido libre y legítimamente, de esa sombra de demagogia de la que antes hablábamos. Podremos contemplar con datos si esas medidas fáciles y ramplonas que se disfrutan en las piezas de las agrupaciones tienen efectividad alguna.

Read Full Post »

Navacerrada

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »