La suicida estrategia de los taurinos

Son malos tiempos para los toros. Los toreros no son conocidos por su estilo de toreo o por las faenas, sino por cuestiones ajenas a la Tauromaquia. Los toros no forman parte de los intereses y diversiones de la mayoría de los españoles. Junto a ello hay un fuerte movimiento antitaurino que gana cada día muchas simpatías.

El mundo de los toros lleva mucho tiempo viviendo para dentro. Es un barroquismo pleno de conocimientos, jerga, recuerdos y requisitos que dificulta el acceso al gran público. En vez de acercar el toreo al que no está a favor ni en contra, aficionados y profesionales se han encerrado en sí mismos y se dirigen al público en general con expresiones y palabras que no tienen un significado compartido. Esto no es neutral, sino que el indiferente percibe al mundo del toreo como algo cerrado, vetado para él y por tanto se siente echado de lado.

La falta de unidad entre los actores taurinos ha provocado que su estrategia de comunicación sea pésima. Ante la evidencia de que la Tauromaquia se mantiene gracias al dinero público, ellos hablan de los puestos de trabajo generados, sin darse cuenta que cualquier actividad subvencionada también genera empleo sin que ello justifique “per se” la subvención. Cualquiera podría pedir subvención para promocionar la literatura vietnamita y, si le dan mucho dinero, creará empleos, pero ello no justifica la subvención.

El dinero a los toros y su propia pervivencia se justifica en que es patrimonio de todos, pero para ello tiene que ser patrimonio de todos y no un espectáculo que no es fácil televisar (como busca José Tomás), que es económicamente asequible y sobre todo que no comete la tremenda torpeza de identificarse con una ideología política determinada.

EncuestaToros
Los taurinos han interpretado que solamente tienen defensores en los sectores de derecha-derecha de la sociedad. La ideologización de su afición hace que deje de ser de todos para convertirse en algo propio de quienes comparten esa ideología. Es difícil no caer en los brazos de “los tuyo”, pero si quieres atraerte a la masa de no aficionado que ni quieren la prohibición ni la rechazan, hay que ser transversal (Cross-cutting cleavage).

Como no dejemos de asociar los toros a señores muy de derechas vestidos de verde, los toros desaparecerán por ministerio de la Ley e incapacidad de sus actuales gestores.

Fuente: Simple Lógica a través de Jorge Galindo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s