Investidura (X): La tarde de un viernes cualquiera de enero

Esto del Parlamentarismo está resultando un invento extraordinario. Desde que celebramos los comicios no ha habido día sin noticia, pequeño o gran sobresalto y una sucesión de especulaciones y rumores de lo más variado. Todo junto a una investidura singular en Catalunya en mitad del proceso. Poco después de que todos los medios anunciasen que el Rey iba a comunicar que el candidato para ser investido era Mariano Rajoy, éste le dice al monarca que mejor se espera para intentarlo en segundo lugar.

Y como las ideas son muchas, unas cuantas breves:

1) En nuestra entrada de ayer indicábamos que la estrategia de invisibilizar la derrota era la que hasta ahora había seguido el PP y que una mínima deferencia al Rey, para no complicarle demasiado las cosas, podrías llevarle a cambiar la estrategia. No ha habido deferencia al Rey, ni siquiera una comunicación previa de las intenciones.

2) Treinta y tres días ha tenido Mariano Rajoy para tantear el terreno y decirle al Rey que no quiere ser el primer candidato. Sería deseable que el Rey permitiera a Pedro Sánchez un plazo igual antes de comunicarle a Patxi López que será el candidato a la Presidencia del Gobierno.

3) Los modos de Iglesias con Podemos son inaceptables. Los interpreto como un huir para adelante dado que sabe que, en el caso de repetirse las Elecciones, las confluencias concurrirían separadas y quedaría aún subiiendo a una distancia notable del PSOE.

4) Pedro Sánchez no debe tener prisa y la presión la tienen los demás: Rajoy porque está a punto de terminar su carrera política e Iglesias porque tiene cerca una parcela de poder si se comporta correctamente. El PSOE debería presentar un programa concreto de gobierno, con una veintena de medidas estrellas y proponerlo a los restantes partidos. Hay que plantear la cuestión en las medidas y no en los ministerios “tema libre” que se les ocurra a cada cual.

5) En Geografía Subjetiva seguimos pensando que la mejor opción es un gobierno de PSOE, Podemos y Ciudadanos; sería una coalición con mayoría, impulsos y equilibrios internos. El Partido Popular no debe estar en ningún gobierno hasta que no tenga dos tesoreros seguidos que no resulten imputados. Un partido que ha sido imputado el mismo día que su presidente rechaza la candidatura, no puede decir que transmite tranquilidad, orden y sensatez.

6) El hecho de que el PP no sea capaz de acordar una serie de abstenciones con unos cuantos partidos, lo suficiente para conseguir la investidura, indica lo mal que lo ha hecho. Gobernar nunca debe implicar quemar todos los puentes de entendimiento. En un panorama político más abierto y consecuentemente con mayores dificultades para alcanzar una mayoría absoluta el PP debe aprender a respetar y a dialogar.

7) La estructura asamblearia, de círculos y chorradas varias de Podemos ya se ha comprobado que es mera propaganda. Las decisiones, como en el PP, las toman el líder y sus allegados. Las dos únicas formaciones con pluralidad interna son el PSOE e IU que ha anunciado la consulta a los militantes de un acuerdo de gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s