Casta

Los de Podemos tomaron un concepto clásico de la Sociología, en concreto de la explicación de las formas de estratificación social, y lo aplicaron a la realidad política española. Nació la “casta”. Todo estaba bien hecho hasta que se comenzó a utilizar para todo y para todos, de modo que casta terminó siendo todo el que no era de Podemos. Ahora es una palabra risible y que no puede ser empleada en serio porque del sobreuso se ha agotado.

Pero todo lo anterior no quiera decir que no sea necesario el concepto ni que ni haya una “casta” en este país. El presunto delincuente Rodrigo Rato forma parte de la casta de este país, donde el límite entre poder y negocios es difuso, entrando y saliendo de gobiernos y siempre usando el acceso de directo a los despachos ministeriales. Un reducido grupo que está sobre el bien y el mal, que obtienen poder sea cual sea el resultado de su gestión y a quienes solamente les cabe pensar en ganar.

Cuando tienes un buen término, tienes un tesoro y no hay que utilizarlo en escaramuzas, sino en las grandes batallas. Los de Podemos aplicaron la pertenencia a la “casta” a casi todo el mundo, desde concejales de pueblo a presidentes de la Gran Banca. Si el poder de la palabra hubiera sido reservado, hoy tendría un arma muy capaz para describir la situación y denunciar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s