Denuncias falsas de terrorismo

En una de las facultades en las que estudié las llamadas avisando bombas, hechas a la propia facultad o a la policía, eran tan habituales que los profesores tenían la obligación de comentarlo por si alguien decidía irse. Los profesores lo comentaban y el alumnado se quedaba, porque de lo contrario el curso quedaría en nada.

Esta historia la podemos contar toda una generación. Se recibían un sin número de llamadas de denuncias falsas de bombas en edificios con la intención de evitar unos exámenes o suspender unas clases. El reconocimiento de llamada  y varios escarmientos acabó con esta práctica.

De todas estas denuncias falsas nadie infirió que el terrorismo eran mentira y que era un mecanismo del que se servían unos niñatos para quitarse unos exámenes o unas clases. Las miles de denuncias falsas de terrorismo no negaron la realidad de sus crímenes execrables.

Si el número de denuncias falsas en casos de violencia contra las mujeres, según la Fiscalía General del Estado, es ridículo, pero muchos quieren tapar las palizas, vejaciones o asesinatos sacando los casos de denuncia falsa, cuando no se les ocurriría hacer con los casos de terrorismo, donde abundaba la falsa denuncia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s