Que el PP se gane las alcaldías en las urnas

El Partido Popular ha presentado una proposición de Ley Orgánica de reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General con un complicado mecanismo pensado para optimizar sus menguantes votos en las elecciones municipales y sacar aún más provecho de la división de la izquierda en numerosas candidaturas.

No desean sacar esta reforma para adelante, porque pueden conseguir que se aglutine todo el voto de la izquierda en una sola de las candidaturas y que la prima de sobrerrepresentación no se la lleven ellos sino otros.

Aunque lo que más me extraña es que lo presenten como una proposición del Grupo Parlamentario y no como un proyecto del Gobierno. Los ejecutivos recurren a la iniciativa legislativa de sus grupos parlamentarios cuando quieren hacer ruido y/o eludir el control consultivo del Consejo de Estado o de un órgano autonómico equivalente. Saben que uno de los letrados podría poner algún reparo de constitucionalidad por aquello de la proporcionalidad y no quieren eso por escrito en un dictamen porque uno de los elementos de su propaganda victimista adquiriría visos de inconstitucionalidad.

El motivo, y lo dice Hernando, es hacer pasar un mal rato al PSOE diciendo que quiere favorecer la gobernabilidad y a la vez que no piensan apoyar el “Frankenstein” electoral de los populares. Lo mejor para contrarrestar esos ataques tan burdos es tener clara la propia posición, defenderla y mostrarle a los ciudadanos que es mejor y que no es mera propaganda (ni le daría automáticamente un montón de ayuntamientos a Bildu).

La propuesta del PSOE debería ir en el siguiente sentido: debe gobernar algún que pueda reunir más apoyos de los ciudadanos, a través de sus representantes o a través de una segunda vuelta. Solamente así podríamos evitarnos esperpentos como que gobierne con mayoría absoluta una persona a la que no han votado el 65% de los electores gracias a una prima de la Ley.

Creo que la posibilidad de realizar dos vueltas colocaría las cosas en su sitio: en la voluntad de los ciudadanos. No es necesario hacer una segunda vuelta a la semana. El sistema irlandés sería buenísimo para elegir al alcalde.

Vamos, que hay que decirle al PP que gobierne el que más voto tenga en un segunda vuelta con los dos candidatos o candidaturas más votados en la primera. El PSOE nunca debería aceptar que la elección pasase de los concejales a una minoría de los ciudadanos porque si realmente queremos que se respete la voluntad de las urnas, entonces pidamos su voto a los ciudadanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s