Objetivo San Telmo (XLI): La utilidad de la jornada de reflexión

Muchos no comprendemos el sentido actual de la jornada de reflexión. Pero aquí sigue esta jornada tanto en la LOREG, como en toda y en cada una de las leyes autonómicas que se han dictado. En su origen tenía la función imaginaria de calmar los ánimos, pero ahora cumple otra.

Nadie escucha el padecimiento de los frikis que se sienten perdidos el día antes de las elecciones y que no saben qué poner realmente para no hacer campaña y ser medianamente interesante para sus también aficionado lectores.

¿Por qué los partidos político no han cambiado la legislación electoral suprimiendo el día de reflexión? Porque es un día que no existe para dedicar todos los medios de la organización en la logística del día de las elecciones.

Naturalmente todos los que están medianamente organizados tienen equipos que han ido preparando el día de las elecciones, pero hoy es el momento en el que te puedes reunir con los interventores y apoderados, darles instrucciones, tener listos los equipos de aprovisionamiento, acreditar a los apoderados, darle sus acreditaciones a los interventores, intercambiar móviles y repasar una y otra vez las incidencias más habituales.

Una campaña no es nada fácil y un día de elecciones tampoco. Los partidos con más veteranía electoral son los que funcionan más autónomamente porque en casi todas las localidades tienen personas con muchas elecciones a sus espaldas que saben lo que hay que hacer, cuando y como. Los nuevos partidos el día de las elecciones están más centralizados porque normalmente la experiencia escasea, salvo que sean escisiones de las anteriores formaciones.

A la parte más profesionalizada de las campañas les sirve para descansar, agrupar efectivos y valorar la línea a seguir después de que salgan los resultados y dependiendo naturalmente de estos.

Al final de la película “Salvar al soldado Ryan” el grupo de protagonistas ha preparado la defensa de esa calle del pueblo donde esperan el ataque alemán. Una vez terminados los preparativos, se ponen a charlar, escuchan música y hasta ríen. De repente se oye el tremendo sonido de los carros avanzar y todos corren a sus posiciones. Lo anteriores es un día de reflexión y el ruido de los tanques es un despertador a las cinco de la mañana de una jornada electoral.

De todas formas la mejor reflexión sobre este día la ha dejado el politólogo José Fernández-Alvertos en este tweet:

TweetJornadaReflexion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s