Tres obviedades que parecen no serlo

1) Se vota por provincias

En las Elecciones al Congreso, y en las andaluzas de dentro de casi dos semanas, los diputados se eligen por provincias. Cada provincia elige los diputados que le corresponden fruto de sumar un fijo igual para todas y un variable proporcional a la población.

Solamente en las elecciones autonómicas de La Rioja, Madrid, Navarra y Cantabria, así como en las Europeas hay una sola circunscripción (en las municipales es la norma).

Realmente no hay una sola elección, hay cincuenta y dos elecciones (las cincuenta provincias y las dos ciudades norteafricanas). En muchos casos el panorama político cambia e incluso el papel desempeñado por un partido.

2) No elegimos al Presidente

En nuestras elecciones no elegimos al Presidente del Gobierno, ni al de la Comunidad Autónoma. Estos son elegidos por el Congreso de los Diputados o por el parlamento autonómico. Por eso el candidato más votado, si no tiene apoyo suficiente en estos órganos, puede no ser elegido.

Todos los sistemas parlamentarios, como el nuestro, eligen a través de sus parlamentos al jefe del ejecutivo. El Estado de Israel fue la excepción, con la elección directa del Primer Ministro, pero el invento no le duró mucho.

Es cierto que la política y las campañas en España son absolutamente presidencialistas. Es más sencillo, simplifica el problema de las cincuenta y dos elecciones simultáneas y exige menores inversiones.

Pero que las campañas sean netamente presidencialistas no quiere decir que el sistema político haya cambiado.

3) Los votos en blanco no se dan a nadie

Existen decenas de leyendas sobre el triste destino que sufren los votos en blanco. La que más de enternece es aquella que dice que los votos en blancos son sumados a los votos de la candidatura que más voto haya recibido porque realmente lo que realmente significa votar en blanco es votar lo que diga la mayoría.

Los votos en blanco no son sumados a ninguna candidatura. En el único momento que se les tiene en cuenta es cuando hay que determinar cuántos votos son la barrera electoral del proceso en cuestión, por ejemplo, si tengo que calcular en una provincia cuántos votos son el 5% se hace sobre el total de los votos válidos, es decir de la suma de los votos a las candidaturas y de los votos en blanco.

2 comentarios en “Tres obviedades que parecen no serlo

  1. Apreciado Geografo subjetivo:
    Hace tiempo que te sigo y comparto muchos de tus analisis y diría que todos tus principios. Una precisión a tu escrito de hoy que, por supuesto, no lo invalida: en las elecciones al Parlamento de les Illes Balears, los diputados son (somos, porque yo lo soy por Menorca) elegidos por cuatro circunscripciones, correspondientes a las islas de Mallorca, Menorca, Eivissa y Formentera.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s