Candidatos Europeos (1) La política de los funcionarios y los aparatchiks

He tenido la impresión de que los nuevos partidos políticos tienen una fuerte presencia de empleados públicos y la verdad hasta después de las Elecciones Europeas no pensé en poner a prueba empíricamente esta impresión.

La muestra que vamos a ver es escasa, las candidaturas a las Elecciones Europeas, y la obtención de datos ha requerido paciencia. Algunas formaciones como UPyD o Podemos tienen una página o un archivo pdf, otras como el PSOE, PP o IU presentan personas que llevan años teniendo presencia pública y conseguir un bosquejo biográfico solamente es cuestión de paciencia. Otras, como Ciudadanos, ni una cosa ni otra y es por ello que no aparecen.

En todo caso la muestra alcanza a las candidaturas que consiguieron cuarenta y cinco de los cincuenta y cuatro eurodiputados españoles, sumando el 73,62% de los votos válidos en mayo de 2014.

El concepto de empleado público que utilizamos es sumamente amplio: todos los empleados públicos dentro del ámbito de aplicación del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP), el personal estatutario sanitario, el personal indicado en el artículo 4 del EBEP, así como a los empleados de todas las empresas participadas al menos en un 10% por una administración, organismo u otra empresa.

Solamente hay una exclusión de un tipo de personal que sí está dentro del EBEP: los funcionarios eventuales. Ésta es la categoría en la que están los “cargos políticos” (no confundir con el personal funcionario de libre designación y los altos cargos). La exclusión se debe a razones obvias: convertiría en empleados públicos a quienes no lo son, alterando lo que queremos ver.

Comencemos a exponer los datos, pidiendo disculpas antes por los posibles errores en el rastreo o en la interpretación de los datos biográficos o laborales obtenidos.

FuncionatasTotal

Los tres partidos, dentro de nuestra muestra, con menos votos en las Europeas (UPyD, Podemos e IU) son los que presentan un mayor número de empleados públicos en su candidatura europea. Los de Rosa Díez presentaron una lista con un 49% de empleados públicos, mientras que Izquierda Unida y Podemos lo hicieron con un 39%. El PSOE presenta a un 24% de empleados públicos y el que menos presenta es el PP con un 13%. La media de las cinco formaciones analizadas es del 36%.

La pregunta que os estaréis haciendo es que todo depende del puesto en el que uno vaya, y un porcentaje puede ser interpretado dependiendo de si esos empleados públicos van en “puestos de salida” o en “puestos de relleno”.

FuncionatasSalida

Si nos quedamos únicamente con los datos de los eurodiputados que salieron electos en mayo (no de los ejercientes a febrero de 2015) los resultados se mantienen casi iguales en IU (ahora 33%, -6% ) y UPyD (ahora 50%, +2%), sube el PSOE (ahora 29%, +5%), sube fuertemente el PP (ahora 31%, +12%) y se disparan Podemos (ahora 80%, +41%).

Los principales partidos tienen un menor número de empleados públicos en términos generales, pero hay más concentración en en los “puestos de salida”. Son los partidos nuevos los que tienen más empleados públicos en sus listas y entre sus electos.

¿Son más funcionariales los nuevos partidos? La respuesta es sencilla y compleja a la vez. En primer lugar en estos partidos todavía no se han creados grandes grupos de aparatchiks, aunque todos tienen ya algunos de ellos (Errejón por ejemplo en Podemos a partir de las Europeas).

En segundo lugar es porque el coste de la entrada en política para un empleado público es menor que para otro ciudadano, porque si la aventura sale mal vuelve tranquilamente a su puesto de trabajo sin temores ni tiempo perdido.

Para muchos autónomos significarse a favor de un partido implica un coste en imagen que su actividad profesional o empresarial puede resentir; para muchos trabajadores por cuenta ajena en empresas privadas es mejor coincidir con la sintonía del jefe/dueño/amo (salvo en las grandes empresas) y, además, si te eligen para algo para nunca podrás volver a tu puesto de trabajo ya que eso de los “servicios especiales” no existe en el sector privado mayoritario en España. Si eres un profesional de éxito y las venideras normas incompatibilidad y de “puertas giratorias” puedes destrozar tu carrera si entras en política.

Hemos visto que los empleados públicos tienen un acceso relativamente fácil a la política. La otra forma de acceder es hacer de la política la propia profesión y formar parte del aparato de uno de los partidos. Los miembros de los aparatos tienen mucho poder porque conocen los resortes del partido, tienen todo el tiempo para dedicarse a la política porque cobran por ello y son los que permanecen después de cada “renovación”.

Los aparatchiks eran el 6% de la lista de UPyD (ninguno en puestos de salida), el 15% en la de Izquierda Unida (el 50% de los puestos de salida), el 31% de los candidatos populares (12% de los de salida) y el 48% de la lista socialista (71% de los electos).

AparatchiksTotal
AparatchiksSalida

Si sumáramos empleados públicos y aparatchiks el resultado sería el siguiente:

FuncAparTotal

Si nos quedáramos solamente con los puestos de salida llegaríamos al 69% de los eurodiputados de la muestra.

FuncAparSalida

La conclusión final trasciende la pretensión inicial (confirmada con cierto respaldo empírico) y nos muestra que la participación política está en manos de empleados públicos y aparatchiks, al menos con los datos de estas cinco candidaturas a las Elecciones Europeas.

Si los partidos nos presentasen mejor sus candidatos podríamos hacer esto mismo en las próximas generales y ver si la tendencia es la misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s