Perder la post-decisión

El pasado jueves, 12 de febrero, Pedro Sánchez decidió que la situación del PSM no daba para más y decidió crear una gestora para gobernar la siempre convulsa y cada más desastrosa federación madrileña del PSOE.

Antonio García Ferreras, siempre atento a proteger a Podemos, arrancó el programa Al rojo vivo hablando del suicidio del PSOE y así marcó la pauta del programa, de los intervinientes y de lo que habría de ser la interpretación dominante de la decisión de Pedro Sánchez.

Al finalizar el día, El País adelantó los datos de la encuesta de urgencia que Metroscopia había hecho desde que se conoció la decisión: eran muy favorable a la decisión y esto se traducía en votos para el PSOE.

Automáticamente comenzó en las redes de izquierda (que comparten los del PSOE, los de IU y los podemistas) el ataque a la encuesta. También comparten, los más politizados, canales de televisión y los más izquierdistas hasta páginas web.

Metroscopia explicó en su blog la metodología de la encuesta. La metodología, la amplitud de la muestra y el tiempo empleado era similar al barómetro que habían publicado semanas antes, pero había una diferencia que la hacía inverosímil: en el barómetro ganaba Podemos (como Dios manda) y en la encuesta de urgencia ganaba el PSOE.

Desde el jueves hasta el sábado todos los medios han machacado con la historia de la tremenda crisis no del PSM, sino del PSOE. La verdad es que Gómez se ha ido, ha dimitido como diputado autonómico y ha hecho dos declaraciones de bajo perfil (como el político que él es).

El sábado, el programa “La Sexta Noche” saca su encuesta, que ésta sí que es como Dios manda: Podemos destroza al PSOE.

¿Miente la encuesta de La Sexta? No lo creo, simplemente constata que en cuatro días los medios han conseguido darle la vuelta a la encuesta de Metroscopia. Preguntados por la decisión, sin escuchar cuatro días de valoraciones en todos los medios, a los madrileños encuestados les parecía bien; cuatro días de post-decisión y lo mismo les parece desacertado.

El PSOE tiene muchos problemas, pero tiene uno que entiendo que es de los más graves: no tiene capacidad para conseguir transmitir su interpretación durante el tiempo de la post-decisión. Los que mantenían que Gómez eran un desastre, al segundo siguiente manifiestan que el desastre es destituirlo. Se contradicen abiertamente, pero no hay una respuesta que ni en formulación ni en eco pueda contrarrestarlos.

El propio Rajoy y la mayor parte del PP ha cobrado sobresueldos en B con dinero obtenido en C, de acuerdo con los papeles de Bárcenas, y ahí siguen y hasta dan lecciones. Pablo Iglesias tiene escondido a su ideólogo y admirador de Robespierre y ahí sigue llamándonos casta y fachas a los que no estamos de acuerdo con él. Pedro Sánchez quita de un plumazo a un dirigente regional, con cierto peso y miembros de la ejecutiva federal, por sospechas en su gestión como alcalde y resulta que ha destrozado su partido. Si es que cuando no tienes altavoz da igual lo que hagas que siempre será no malo, será pésimo.

Un comentario en “Perder la post-decisión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s