Objetivo San Telmo (XIII): El valor de la valoración

En esta serie de entradas dedicadas a las elecciones andaluzas advertimos que, a la hora de interpretar las encuestas, era fundamental examinar las preguntas indirectas. Varios periódicos andaluces publicaron una encuesta de Celeste Tel con la siguiente valoración de los diferentes candidatos. La diferencia entre la Presidenta y candidata socialista y los restantes candidatos es abismal.

Valoracion

¿Vaticinios?

Objetivo San Telmo (XII): El efecto mayoritario

El sistema electoral, en las circunscripciones superiores a diez escaños, tiene un efecto mayoritario, esto es, otorga una mayor representación al partido más votado.

En las últimas encuestas publicadas de cara al 22 de marzo se ha visto este efecto. El PSOE-A comienza a recuperar posiciones y se sitúa muy cerca, cinco semanas antes de las elecciones, de los resultados obtenidos en 2012. El PP e IU decaen, Podemos no despega y entra con fuerza un quinto actor: Ciudadanos.

Para ver este efecto acudamos a la siguiente simulación.

El cuadro reproduce los cocientes del cálculo D’Hontd. Podéis ver una circunscripción con 100.000 votos válidos a candidaturas, que elige a 15 diputados. Los partidos que se reparten esos votos son cuatro.

EfectoMayoritario1
El segundo cuadro reproduce los cocientes pero con seis partidos, permaneciendo el primero inalterado y sustrayendo los nuevos partidos votos del segundo, del tercero y del cuarto. El resultado es que sube el primer partido, con los mismos votos, y el quinto y el sexto obtienen la representación.

EfectoMayoritario2

Aplicación a las elecciones andaluzas

Si el PSOE-A mantiene los votos de hace tres años o sube en porcentaje de votos, la mayor presencia de partidos diferentes en el Parlamento de Andalucía le hará ganar más: en estos casos con el 40% de los votos pasa del 40% de escaños al 46.67% de los escaños sin ganar ni perder un solo voto.

Objetivo San Telmo (XI): Encuestas en el Día de Andalucía

Con ocasión del 28 de febrero, día de Andalucía, se han publicado tres encuestas en los dos últimos días. La de Deimos (vinculada a la Universidad de Granada), la de Celeste-Tel para varios periódicos andaluces y la de IMC para el ABC de Sevilla.

La primera encuesta es la que más difiere de las más demás y muestra un Podemos muy fuerte, frente a un PSOE y un PP en retroceso. La encuesta de Celeste-Tel y la de IMC muestran en cambio una mayor fortaleza del PSOE que, de adelantar el resultado, mejoraría el número de parlamentarios obtenidos en 2012, sobre todo gracias a la irrupción de dos nuevas fuerzas política.

En geografiasubjetiva.com hemos realizado nuestra proyección, con nuestro humilde método, a partir de la estimación del voto. En algunos puntos son coincidentes con la estimación de la empresa demoscópica, que podéis ver pinchando sobre los cuadros de la proyección.

Deimos febrero 2015 Este escenario sería muy complicado. Se pueden formar las siguientes alianzas: PP+Podemos, PSOE+Podemos y PSOE+PP. Todas ellas sumamente improbables, pese a que en política no hay nada imposible. Lo más probable serían unas nuevas elecciones. UPyD no conseguiría representación según nuestra proyección, pero sí en la de Deimos.

CelesTelANDFeb15bis En esta encuesta el PSOE mantiene el tipo en la intención de voto sobre las elecciones de 2012 (una pérdida mínima) mientras que el PP sigue encajando un correctivo importante y Podemos sale bastante desinflado de lo que puede ser un dopping demoscópico desde mayo de 2014. El PSOE estaría muy cerca de poder reeditar el pacto con IU.

IMC ABC de Sevilla Febrero 2015 La encuesta de ABC de Sevilla es la más favorable para PSOE. Según nuestra proyección estaría solamente a cinco diputados de la mayoría absoluta y sí hay cinco provincias donde cierto tiene margen de ascenso: Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla. En todo caso volver a pactar nuevamente con IU daría la mayoría necesaria siempre que cualquiera de las dos fuerzas sumase uno sin que la otra perdiera.

Otra de las conclusiones, que ya adelantamos por Twitter merece una entrada aparte:

TweetCsEfectoMayoritario

Partido instrumental

Ganemos Madrid y Podemos llevan semanas hablando de que la mejor forma de hacer una convergencia o, como ahora se dice, una candidatura de Unidad Popular es la creación de un partido instrumental.

¿Qué es un partido instrumental?

Los representantes de Ganemos Madrid y de Podemos, por ahora, fundarían un partido político que tiene el único objetivo de presentarse a las elecciones con las ventajas que el sistema electoral le da a los partidos políticos.

Este partido tendría un grupo restringido de militantes, acordado previamente por las fuerzas fundadoras, y unos órganos constitutivos del órganos también acordados previamente por esas mismas fuerzas. El partido no tiene otra misión que la de servir de plataforma electoral a las formaciones que van a converger en su fundación. El partido no va a tener vida propia, como su nombre indica es un mero instrumento.

¿Qué problemas jurídicos plantea un partido instrumental?

Cayo Lara ha mostrado sus reticencias en torno a la legalidad de esta fórmula. Y la verdad es que yo también tengo mis dudas. De hecho el artículo 2.1 de la Ley Orgánica de Partidos Políticos preceptúa que los promotores de un partido político han de ser personas físicas, cosa que no se da en el caso del “partido instrumental” que es una decisión de partidos preexistentes.

Además la figura del partido instrumental intenta eludir la federación, confederación o la unión de partidos del artículo 1.3 de la misma Ley o las figuras de la agrupación de electores o de la coalición electoral de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, que tienen unas mayores exigencias o de firmas para concurrir o de plazos.

Para que distintas fuerzas políticas puedan presentarse juntas a las elecciones hay previstos cauces en nuestra legislación electoral y ninguno de ellos prevé un partido instrumental. Una confederación de partidos sería una solución plenamente legal y cercana a sus intenciones.

De lo contrario bien alguien podría acordarse de aquello que dice el artículo 6.4 del Código Civil:

Los actos realizados al amparo del texto de una norma que persigan un resultado prohibido por el ordenamiento jurídico, o contrario a él, se considerarán ejecutados en fraude de ley y no impedirán la debida aplicación de la norma que se hubiere tratado de eludir.

La Nueva Política

La verdad es que la política madrileña está hecha una jungla de personas, personalismos, personajes y sobre todos de siglas y de todo tipo de entidades políticas. El sistema electoral madrileño es tierra abonada para el surgimiento de nuevos partidos, ya que la Asamblea Regional y el Ayuntamiento de la capital eligen una gran número de representantes en un único distrito, de modo que conseguir superar la barrera electoral es sinónimo de obtener representación.

Tenemos Ganemos Madrid, Podemos, Convocatoria por Madrid e Izquierda Unida (por ahora solamente la IU del municipio de Madrid) intentando ver la forma en la que se organizan para concurrir juntos a las elecciones.

Primero la fórmula jurídica (coalición, agrupación de electores o partido instrumental) todavía no está clara, porque cada una tiene ventajas para unos y desventajas para el resto. Tampoco está claro el proceso para elegir al cabeza de lista y a los restantes miembros de la formación. Y menos claro aún está la gestión de los recursos en forma de subvención que generará la obtención de representación).

Llevamos bastante tiempo oyendo hablar y leyendo sobre el advenimiento de una “nueva política”, que transcenderá a los partidos tradicionales y traerá unos valores diferentes a los que estamos acostumbrados en nuestra “res publica”.

Y ha llegado la Nueva Política y lo que tenemos es atomización en partidos cada vez más personalistas e incapacidad para pactar porque todo el mundo quiere rebañar al máximo su cuota.

De programa nada de nada, de medidas para los ciudadanos tampoco. La Nueva Política no es como la antigua, al día de hoy es peor.

Objetivo San Telmo (IX): Barreras electorales andaluzas

El artículo 18.1.a de la Ley Electoral de Andalucía establece la barrera electoral en el 3% de los votos válidos. Las barreras electorales reales, esto es, el porcentaje de votos que en cada provincia es necesario para conseguir un diputado normalmente es mayor a la barrera legal.

Las barreras electorales en las últimas elecciones andaluzas han sido las siguientes:

BarrerasAndalucia2012