Revisando consensos

Fernando Ónega, en sus más que malos comentarios durante a retransmisión de TVE de proclamación del Rey, insistía en la necesidad de enseñarle a las nuevas generaciones el papel del Rey Juan Carlos durante la Transición para que valorasen el papel de la Monarquía.

La Transición y sus consensos se han convertido en Historia, pero no simple pasado. La Transición y sus consensos son dos elementos a la vez legitimadores del presente y no sólo son legitimadores, sino también limitadores.

Es cierto que no una sociedad política no puede estar en continuo proceso constituyente, pero también es correcto decir que no tiene sentido cerrar casi para siempre algunas de las cuestiones fundamentales porque hace más de treinta años se llegaron a acuerdos difíciles.

Si las instituciones y acuerdos de una época no son vistos con la suficiente flexibilidad pueden llevar a la ruptura. Los juglares de la Transición la consideran al modo de un canon sagrado que una vez cerrado tiene validez eterna.

Las circunstancias de los años setenta fueron excepcionales e irrepetibles. Pero su excepcionalidad no elimina la posibilidad de que se den nuevamente circunstancias de la misma profundidad que nos impelan a revisar esas consensos o a plantear unos nuevos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s