El Comité Central ya no es lo que era

Hace una semana fueron las primarias en Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid. Se eligieron sus candidatos municipales y el candidato, en este caso, candidata, a la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

El aparato de la coalición, de rancio sabor y procedimientos de otros tiempos, impuso que la votación se realizase empleando dos urnas, una para los afiliados y otra para los simpatizantes para evitar que los presuntos infiltrados de Podemos pudieran modificar el resultado electoral.

Así se hizo pese a no estar previsto en la normativa reguladora establecida por la Federación. El resultado fue el mismo en el recuento de militantes que en el de simpatizantes: arrasaron Tania Sánchez y Mauricio Valiente, su compañero para el Ayuntamiento madrileño, quedando hundidos los candidatos oficialistas.

En el fondo Tania Sánchez debería agradecerle a la dirección de Izquierda Unida esta maniobra, porque ha legitimado su triunfo con el mismo mecanismo que pretendían deslegitimarlo.

Todos han podido comprobar que el número de votos que entre los afiliados recibió Tania Sánchez es superior a la suma del voto de los otros dos candidatos, de modo que no caben los rumores, el cabildeo o las apreciaciones subjetivas.

Con direcciones, como las de Madrid, uno vuelve a ver claramente las causas por las que Izquierda Unida está como está.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s