La proporcionalidad electoral ante el Tribunal Constitucional

La polémica reforma del Estatuto de Autonomía para Castilla-La Mancha y su Ley Electoral ya han llegado al Tribunal Constitucional. Recordemos que es un reforma que reduce el número de diputados de las Cortes castellano-manchegas de forma que el número a elegir en cada provincia es exiguo y pequeños márgenes de victoria en unas provincias pueden arrojar un resultado global contramayoritario.

La Constitución se refiere en tres ocasiones al establecimiento de un sistema electoral proporcional.

La primera de ellas (artículo 68.3) manda que las elecciones en cada provincia atienda a criterios de representación proporcional. El importante hacer notar que la norma afecta a la provincia que es donde se debe guardar la proporcionalidad y que no determinada la proporcionalidad del resultado en el conjunto del país.

La segunda, el artículo 69.5, establece que los senadores elegidos por la asambleas de las CCAA , en el sistema electoral indirecto que empleen, deberán serlo según criterios proporcionales dentro de la asamblea electora.

La tercera mención la encontramos en el artículo 152.1 que preceptúa la elección de las Asambleas Legislativas de las comunidades autónomas con arreglo a un sistema de representación proporcional con el límite o la condición de asegurar la representación de todas las zonas del territorio. En esta ocasión el mandato de proporcionalidad no es para la circunscripción, sino para la totalidad de la cámara, aunque se admiten correcciones territoriales.

La fenomenología de los sistemas electorales en España es amplia. Los dos extremos los encontramos en las comunidades uniprovinciales con una sola circunscripción, donde se mira a otro lado en lo de la representación de todas las zonas, como son los casos de Madrid, Navarra, La Rioja y Cantabria, hasta el caso opuesto que es Euskadi donde todas las provincias o territorios históricos tienen la misma representación.

Podemos plantearnos algunas dudas de constitucionalidad en los dos casos extremos, pero como nunca han sido sometidos sus sistemas electorales al escrutinio del Tribunal Constitucional de forma que gozan de la presunción de constitucionalidad.

El pronunciamiento del TC en el caso castellano-manchego abrirá la interpretación de qué es proporcional respetando lo territorial y de qué no lo es. Creo que es difícil que el TC, lleno naturalmente de juristas pero sin preparación politológica, intente siquiera definir matemáticamente un mínimo de proporcionalidad para interpretar el Estatuto de acuerdo con la Constitución. En todo caso el TC, con todas sus limitaciones, debería establecer un criterio de enjuiciamiento a la cuestión de la proporcionalidad, pues la tentación del quebranto constitucional para tender a un sistema mayoritario-pucherete son cada días mayores en el Partido Popular.

Sólo queda el Tribunal Constitucional se dé prisa en pronunciarse y las elecciones castellano-manchegas sean posteriores a la sentencia de este tribunal y no se pueda crear eventualmente la situación de que se elijan unas Cortes, con un sistema electoral, declarado inconstitucional y que hubiera distorsionado los resultados electorales.

2 comentarios en “La proporcionalidad electoral ante el Tribunal Constitucional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s