Dar pena

El periódico digital Vózpopuli se hace eco de lo mal que lo está pasando Ana Mato desde que la Vicepresidenta se tuvo que poner a hacer su trabajo y que Rajoy no le ha aceptado la dimisión para poder cesarla llegado el caso y tenerla así de parapeto político.

La información, obviamente una transmisión directa de fuente muy interesada, pretende dar pena y desde luego da pena que alguien recurra a según qué argumentos para despertar la misericordia de los lectores.

El momento más lamentable es cuando se recurre a sus hijos que lo están pasando muy mal a pesar de tener cumpliditos los veinte años. Ana Mato debería saber que no es obligatorio estar en política y que si ella o su entorno no puede aguantar la presión y las duras críticas por una desastrosa gestión lo más aconsejable y bueno es dimitir y volver a la vida privada.

No me gusta la política que exhibe a la familia y tampoco la que usa a la familia como parapeto a las exigencias propias de los altísimos cargos. Una familia es asunto privado que cuando uno de sus miembros entra en la vida política debe saber encajar oír cosas que no les van a gustar y si esto no es posible, este miembro ha de dejar lo público.

Lo que no se puede hacer es intentar chantajear a los demás diciendo que formulando críticas se le está haciendo daño deliberado a los hijos del cuestionado y más cuando todo el cuestionamiento está estrictamente relacionado con el trabajo de la ministra Mato. Esto es usarlos como parapeto y da pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s