Control sin transparencia

El Confidencial, tal y como yo lo entiendo, no es un medio de comunicación de noticias, sino de rumores y de noticias que no se pueden confirmar. Es un medio-medio de comunicación. Esto hace que yo siempre ponga bajo sospecha sus “informaciones” lo que se refuerza por la tendencial tendencia marcadamente derechista de su línea editorial.

Los servicios de información no deben ser objeto de información y si lo son debemos ser cautolosos de los motivos por los que lo son. De modo que en nada desmerece que un dato incontrastable se publique en un medio-medio.

El Confidencial daba cuenta de los problemas que hay en el CNI con que muchos de los nuevos reclutas sean familiares de trabajadores del Centro y cómo ello repercute en el servicio y en la disponibilidad para el servicio de las recientes incorporaciones. Naturalmente se citan unos pocos casos, sonoros, pero si fuera verdad lo allí dicho hay un problema de los serios.

Como señala el artículo es normal que en la selección para inteligencia se parte de relaciones previas de confianza que aminoran el peligro de entrada pero también el de salida, ya que la persona se quedaría sin contexto social ni familiar.

Es una ventaja, pero tiene un precio altísimo: conviertes al organismo en un conglomerado de familias consanguíneas que buscan su punto de equilibrio porque ese organismo no es solamente el “modus vivendi” de los miembros de cada familia, que no es poco, sino también su “modus essendi”.

De ser cierto ¿qué ha fallado? No se puede decir que haya fallado la transparencia, porque un servicio de inteligencia no debe ser transparente y porque, internamente, parece que estas prácticas son conocidas por todos o casi todos.

Lo que ha fallado ha sido el control. Ha fallado, de ser cierto lo publicado, que los jefes o los que controles a los jefes estudien y revisen las contrataciones. Ha podido fallar el propio funcionamiento de los órganos de control que no sean lo imparciales, distantes y autónomos que sería deseable.

La transparencia no siempre conlleva mejor administración y no siempre es posible ni deseable como es este caso. El control sí lleva a una mejor administración y siempre posible y deseable.

4 comentarios en “Control sin transparencia

  1. Discrepo: la esencia de un servicio secreto es la DESCONFIANZA. Se vive/trabaja en un entorno de engaños y secretos, agentes dobles, contraespionaje, etcétera, por lo que precisamente la unidad de asuntos internos o asimilada es fundamental para evitar topos. Así, los trabajadores (agentes de campo, analistas, cualquiera) deben estar sometidos permanentemente a controles de seguridad bajo la premisa de presunción de culpabilidad y su vida debe estar bajo estricta vigilancia. Que los agentes sean familiares supone una elevación del riesgo inasumible por esta actividad (relaciones emocionales que pueden alterar el juicio profesional: ¿y si es tu sobrino el que está retenido por infiltrarse en Estado Islámico?)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s