¿Por qué Madina?

Eduardo Madina representa a la generación de socialistas que nació, como yo, en los primeros años de nuestra democracia. La Transición nos ha conformado a todos, incluso a los que éramos niños, pero nuestra experiencia política no está mediatizada por la Transición, sino que vemos la necesidad de dar nuevos pasos, de forma serena e inteligente, pero pasos decisivos. Eduardo Madina conecta con una generación, que es la mía (los que fuimos a la EGB), con la que nadie ha querido conectar nunca y que tenemos derecho a tener nuestro peso en España.

Las propuestas de Madina no son muchas pero son buenas, aciertan en el núcleo de muchos de los problemas del PSOE y de España, desde la estructura orgánica a la estructura productiva excesivamente atomizada. Eduardo Madina puede hablar de temas importantes diciendo cosas, proponiendo en serio, siendo realista y comprometido.

Madina no ha caído en una tentación muy peligrosa en cualquier campaña: tener un discurso hueco para intentar no molestar a nadie y satisfacer a todo el mundo. Puede gustar o no lo que dice, lo que ha hecho o lo que propone, pero no piensa que a los compañeros del PSOE hay que contentarlo con generalidades.

Eduardo tiene experiencia política y ni la ha escondido ni ha renegado de ella. La política, contra la tendencia dominante actual en parte de la izquierda, no es una cosa sencilla ni se aprende en una mañana. La política tiene que ser aprendida y un candidato que aúne juventud, inteligencia y experiencia es un activo al que los socialistas no debemos renunciar. Haber sido secretario de Juventudes en Euskadi, concejal, diputado y secretario general del grupo parlamentario no es ningún demérito, sino que son capacidades que deberían ser decisivas.

Eduardo Madina ha mostrado su claro perfil socialdemócrata. No hay ambivalencia, correcciones o palabras que cualquiera sabe lo que significan. Madina mantiene el papel del Estado en la regulación económica, la necesidad de tener servicios esenciales con alcance universal, que una sociedad sin igualdad de oprtunidades es una sociedad muerta y que necesitamos instituciones regionales y municipales fuertes y no sometidas al dictados de empresas concesionarias.

Cuando Alfredo Pérez Rubalcaba anunció su intención de dimitir como Secretario General del PSOE, Eduardo reclamó, exigió y consiguió que la voz y el voto le fuera dado a los militantes y que no se fuera a un Congreso con un candidato pactado a puerta cerrada al que solamente cabía aplaudir.

Bien podría haber intentado Eduardo ser ese candidato pactado, pero no lo ha hecho y ha posibilitado un magnífico proceso de elección del Secretario General con otros dos magníficos candidatos donde serán los militantes los que le digan a él, a Pedro o a José Antonio que quieren que lideren el Partido y no será un grupo selecto los que sustituyen a los que le dan cuerpo e inteligencia al Partido Socialista Obrero Español.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s