El orden de los congresos

Hacer bien las cosas pasa necesariamente por hacerlas cuando toca. Esta obviedad, en muchas ocasiones, no se cumple y en las organizaciones complejas, como es el caso del Partido Socialista, se llegan a hacer cosas en unos momentos que hacen que éstas hayan dejado de tener sentido e incluso sean contraproducentes. Hacer las cosas cuando tocan no es una simplicidad sino una muestra de gran inteligencia, como es la propuesta de Eduardo Madina sobre el orden de celebración de los congresos y asambleas dentro del Partido Socialista Obrero Español.

Una de esas cosas que se hacen así dentro del PSOE es el orden de los congresos dentro de los diversos niveles territoriales del Partido. Hasta ahora las enmiendas a los documentos del nivel superior se han votado y los delegados a los congresos se han elegido en asambleas y congresillos extraordinarios que se celebraban en una tarde y desde allí salían tanto representantes como propuestas.

Todo iba subiendo de nivel hasta que se llegaba al Congreso Federal que definía la línea del partido y elegía a la dirección del Partido. Y a partir de entonces se celebraban ahora en serio los congresos regionales, provincial y las asambleas de las agrupaciones, una vez que las líneas maestras habían sido definidas por el máximo órgano del partido.

Esto supone que la reflexión de los partidos en los niveles locales, provinciales y regionales se encontraba mediatizada desde el principio. Existía la tentación de hacer de los documentos de una mera adaptación de lugar y no la expresión de lo que la Federación regional quería. Todo ello es poco recomendable cuando los documentos federales no son en muchas ocasiones expresiones de un acuerdo, sino de la voluntad de los interlocutores más fuertes dentro del Partido.

El hecho que el Congreso Federal sea el último y que sus decisiones sean fruto del acuerdo y no de la capacidad de poner algo en el borrador, que sea difícil de eliminar, es un cambio importante dentro del funcionamiento del Partido. El hecho de que los delegados tengan unas decisiones que representar, aún cuando su mandato no sea imperativo, da sentido a la estructura de Congresos.

Unos documentos y unas decisiones tomadas de abajo a arriba y no de arriba hacia abajo es una revolución dentro del PSOE. Puede parecer poca cosa, pero unos pocos cambios organizativos bien hechos, modifican la realidad más que cien cambios para que todo permanezca igual. Espero que Eduardo Madina salga elegido para que este cambio sencillo, trascendente e inteligente sea realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s