Modelo de toda perfección política

Corría el año 1995. Se iban a celebrar elecciones municipales y siendo como era el fin de la era de Felipe González se preveía que se producirían numerosos cambios en las alcaldías más significativas del país. Ya por entonces en el PSOE sus militantes estaban obsesionados con el giro a la izquierda y en recuperar determinadas esencias y conexión con el tejido social, mientras que sus votantes estaban a otra cosa.

En Málaga, uno de los lugares donde se preveía relevo en la alcaldía todas las encuestas le daban muchas opciones a Izquierda Unida y a su candidato Antonio Romero. A Romero se le llenaba la boca hablando del “sorpasso” que le iban a hacer al PSOE y poder ellos gobernar esta importante ciudad. El resultado es que sí hubo “sorpasso” y por una vez en Málaga IU superó al PSOE, pero se le coló entre medias una sonriente e inteligente candidata popular, Celia Villalobos, que no solamente llegaría a ser alcaldesa de Málaga, sino también se convertiría en la primera autoridad sanitaria de España.

El “sorpasso” de Romero se quedó en una íntima satisfacción por haber superados a los socialistas y en la incapacidad para pactar, la cual le entregó a los populares la alcaldía hasta el día de hoy.

Romero no era más q ue un hombre de Anguita, un hombre que con la excusa de los acuerdos programáticos quería destruir al PSOE y que terminó dinamitando el crecimiento de la propia IU y valga de ejemplo lo sucedido a IU en la ciudad malacitana desde entonces.

Ahora llega Cayo Lara, un gran especialista en victorias electorales con el pequeño defecto de no haber sido capaz de conseguir un solo escaño para IU en las Cortes de Castilla-La Mancha, para decirle al PSOE lo que tiene que hacer para tener el enorme privilegio de pactar con IU: dejar de ser el PSOE y entregar su historia y siglas a IU.

La postura de Cayo Lara es la de un dogmático. La representación política de su formación es la siguiente: once diputados de trescientos cincuenta (metiendo a los coaligados), dos senadores de doscientos sesenta y seis, seis eurodiputados de cincuenta y seis posibles, sesenta y siete diputados autonómicos (contando hasta los de ICV) de mil doscientos sesenta y ocho y dos mil doscientos cuarenta y ocho concejales de más sesenta y seis mil que se eligen.

Es un dogmático porque él quiere imponer condiciones al PSOE para llegar a un pacto solamente le serviría a IU a mejorar su representación a costa del PSOE y de la pérdida de sus votos de centro-izquierda. Él dice a donde tienen que ir los socialistas para llegar a un acuerdo que nadie le ha pedido y que él y los suyos andan lampeando hace demasiado tiempo.

Izquierda Unida le dice a todos qué los que los españoles desean, cuál es la verdadera posición de la izquierda, cuáles son las posiciones y las opiniones de la ciudadanía, pero no son capaces de convertir todo ese inmenso caudal de sabiduría en apoyo electoral. Lo mismo, como Warren Sánchez, lo hacen por humildad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s