¿Demasiado grandes para caer?

Nos hemos considerado demasiado grande para caer, tanto por la dimensión de nuestra deuda pública como por la delirante cantidad de deuda privada que soporta nuestro país. Otros también nos han considerado así y han hecho que los italianos y los españoles tengamos un trato diferenciado por parte del BCE y del FMI.

Esto ha llevado a algunos, los mismos que critican la reforma del artículo 135 de la Constitución, a pensar que nos seguirían prestando indefinidamente dinero aún no devolviendo lo ya recibido por miedo a perderlo todo.

Esto no es más que jugar a trilero con las cuentas públicas, las pensiones, las prestaciones por desempleo o los sueldos de los empleados públicos. A alguien le merece la pena prestar aún habiendo impago previo si se dan alguna de estas circunstancias:

a) Certeza de pago de todo
b) Certeza de pago de casi todo, siendo menos lo que se deja de recibir en devolución que el coste de nuevos préstamos

Puede llegar el momento en el que, por mucho que se vaya a perder, deje de merecer la pena financiar al que impaga porque lo único que se va a hacer es incrementar la cuantía del total perdido. Entonces es cuando tienes que explicar a los pensionistas que no ven sus pensiones, a los parados sin prestación ni subsidio y a los empleados sin sueldo que al menos “hemos resistido a las imposiciones neoliberales”. Puedes probar a convocales a una manifestación contra el imperialismo del FMI cosa que siempre queda mona si se quema un monigote del Tío Sam.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s