El gobierno plebiscitario

Alguien con gran acumulación de poder suele tener problemas con las asambleas representativas, en las que los representantes tienen permanencia, autonomía y un conocimiento amplio de los temas que se tratan y sobre los que hay que decidir.

Si esa persona con acumulación de poder cuenta, como suelen contar, con el favor de la mayoría de los miembros de esa sociedad, sea un Estado o un equipo amateur de balonmano, se sentirá más cómodo pudiendo respaldar sus decisiones con la voluntad de todos y con la voluntad de representantes, con permanencia y cierto conocimiento.

El recurso a la ratificación popular o general sitúa al poder en una situación ventajosa. El poder controla los tiempos y puede decidir someter la cuestión a votación en el mejor momento para sus intereses, lo cual puede incluir tanto un adelanto como un retraso.

El hecho de poder controlar los tiempos, permite que uno controle la elaboración del mensaje y así el propio mensaje, así como los argumentos que se manejen. El control de los tiempos es uno de los elementos que dan más libertad de acción dentro de la política y que le te dan muchas opciones de éxito.

Esto explica muy bien que Pablo Iglesias ganase la selección de las personas que organizarán el asamblea fundacional de Podemos recurriendo al plebiscito por Internet. ¿Por qué? Apliquemos algo de lo expuesto:

1) Decidió sacar el tema de la selección del grupo organizador a pocos días de la asamblea de representantes de los Círculos.

2) Como esto no gustó a los representantes, propuso un sistema de listas cerradas y bloqueadas y por el curioso sistema de “el que gana se lo lleva todo”, tan característico de las Elecciones presidenciales estadounidenses: la lista ganadora, aunque fuera por un voto, era elegida en su totalidad y en proporción a sus votos. Impuso el proceso de elección.

3) No dudo que su lista fuera la mejor de las posibles, pues él tenía el tiempo y el carisma suficiente después del éxito electoral como para conseguir a mejores elementos que sus oponentes del Círculo de Enfermería.

4) Llegó el plebiscito internáutico. El votante tenía que elegir entre la opción propuesta por el líder carismático y la candidatura propuesta por un grupo de absolutos desconocidos que los medios afines al líder califican negativamente.

5) Además este tipo de votaciones plebiscitarias eliminan los matices, el debate, la enmienda y el acuerdo. Es un sí o un no, pero nunca un condicional, ni una tercera o cuarta vía. A todo esto se le pueden unir elementos afectivos o grupales como decir que votar en contra de la propuesta del líder es manifestar desunión, desestabilizar o darle argumentos a los adversarios.

Como ya indiqué en una entrada anterior sobre un tema muy semejante, la igualdad aplicada a situaciones desiguales no hace sino aumentar la desigualdad.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s