Leer

Los peores profesores que he tenido en mi vida son los que se dedicaban a leer unos apuntes en clase y que además no podías sacarlos de ahí ni con una preguntas, ni una petición de ejemplificación de lo leído que no de lo expuesto. Eran tipos de los que siempre he pensado que realmente no sabían de lo que estaban hablando.

Imagínense que van al médico a recoger los resultados de sus pruebas y el médico, ante ellos, le lee una chuleta y cuando usted le pregunta saca otra chuleta y la lee. Que al preguntarle al tendero por el precio de los productos tenga que leerlos uno a uno. Que al intentar informarse de la marcha de sus hijos en el colegio, el maestro les lea una hoja y no separa darle cuenta de nada de lo que no esté en esa hoja. Que el empleado de banca, para informarle de las condiciones de su nueva cuenta, las lea sin levantar los ojos del papel y nuevamente ante preguntas le vuelva a leer el papel. Que el ingeniero no sepa nada si no lo lee.

Que el Presidente del Gobierno no sea capaz de hablar de nada sin leerlo. No lo imagines, está pasando.

No le consentiríamos eso ni al médico, ni al tendero, no al maestro, ni al empleado de banca ni a nadie; pensaríamos que es tonto o que está riéndose de nosotros. ¿Por qué se lo consentimos a un Presidente del Gobierno?

Alguien podría objetar es lo que se dice y no si se lee o no, que hablar sobre la capacidad de hablar sin leer no deja de ser quedarse en lo externo, en lo superficial. Yo soy de los que piensan que todos los aspectos de la vida, lo superficial y lo de fondo tienen mucho que ver y que no pueden separarse tan fácilmente.

Pero sobre todo pienso que uno necesita leer lo que no sabe, lo que no está convencido. Cuanto mayor es el desconocimiento, mayor es la necesidad de leer. Cuando alguien utiliza ideas propias, solamente necesita leer detalles, datos, cifras, nombres, pero no todo; pero cuando uno lo que está leyendo es lo que otros le dicen que tienen que decir y hacer, entonces se agarra al papel como su salvación ya que si lo deja, lo pierde o no lo sigue, no será capaz de decir absolutamente nada.

¿Queremos un Presidente que no sepa de lo que está hablando? ¿Es presentable Presidente que tiene que formular la contrarréplica leída y redactada anteriormente a lo que replica porque es un absoluto incapaz? Sé que Rajoy es registrador de la propiedad, como si eso fuera garantía de nada y como si los tontos no pudieran aprobar cualquier oposición.

2 comentarios en “Leer

  1. Si solo fuera Rajoy. Pero es que los políticos, y no solo los españoles, me temo que la mayor parte de los occidentales son muy mediocres. Resiste la comparación de David Cameron con un Churchill o siquiera con un Edward Heath o con un intelectual de la talla de Harold Wilson. ¿Qué tiene que ver el enano, y no solo en estatura física, de Hollande con gigantes como De Gaulle, Pompidou e incluso con un Giscard d’Estaing, con escándalos de diamantes y todo o con el msmo Miterrand? o la misma Merkel con un grande de Europa como Adenauer, o con el socialista Helmut Smith o un gigante como Kohl, al que incluso se le puede perdonar el escándalo de la financiación de su partido.
    La mediocridad se ha instalado en la política pero habrá que aguantarse. ¿No escribió Horacio aquello de “aurea mediocritas”? Pues igual resulta que eso es lo bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s