¿Ordenó usted el código rojo? (versión ceutí)

Serie “El Príncipe”. Fran es un policía corrupto y recibe como nuevo jefe a un inspector Morey, que sabe que es corrupto y que no está de acuerdo con su forma de actuar. En una de las primeras conversaciones que tienen, patente el desencuentro entre los dos policías, el corrupto y el que lo va a investigar, el corrupto le dice que para que arriba estén tranquilos y la mierda no les llegue hace falta que aquí (Ceuta) se hagan determinadas cosas que lo mismo no son muy correctas [inspirándose en una de las afirmaciones del coronel que ordenó el código rojo que no era otra cosa que matar en la película “Algunos hombres buenos”].

Hoy el Delegado del Gobierno en Ceuta, Paco Antonio González, ha hecho suyo el argumento del policía corrupto de la serie “El Príncipe” y ha dicho lo siguiente contestando a las declaraciones de la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström: “En España se protegen las fronteras para que en el norte estén cómodos”.

El Delegado del Gobierno en Ceuta elija la misma justificación que en la ficción emplea un policía corrupto de la misma ciudad. ¿Algún tipo de empatía? ¿Se inspira el Delegado en la serie “El Príncipe”?

Un buen paso del BOE

La Agencia Estatal del BOE lleva unos cuantos años recuperando el terreno, en lo referente a la publicación y accesibilidad de las normas jurídicas, que el Estado había abandonado inexplicablemente desde hacía demasiado tiempo.

Para los usuarios jurídicos sus textos consolidados de las normas más frecuentemente consultados (cerca de cinco mil según su memoria) son una consulta obligada. Hace unas semanas han inaugurado su colección de “códigos electrónicos” que organiza temáticamente la parte más importante de estas normas.

Es para alegrarse de que las normas jurídicas, especialmente en sus textos consolidados, no sean únicamente accesibles por medio de un pago o de una suscripción, ya que si algo debería ser patrimonio de todos son las normas por las que no regimos.

Desconozco si alguna comunidad autónoma ha seguido estos mismos pasos. Las que no lo han hecho podrían hacerlo, porque la normativa autonómica es amplia y ya tiene por ello los mismos inconvenientes que la estatal en ausencia de un buen servicio público de publicación y acceso a las normas jurídicas.

Como sugerencia me gustaría que hubiera un “código electrónico” de Derecho Educativo.

Leer

Los peores profesores que he tenido en mi vida son los que se dedicaban a leer unos apuntes en clase y que además no podías sacarlos de ahí ni con una preguntas, ni una petición de ejemplificación de lo leído que no de lo expuesto. Eran tipos de los que siempre he pensado que realmente no sabían de lo que estaban hablando.

Imagínense que van al médico a recoger los resultados de sus pruebas y el médico, ante ellos, le lee una chuleta y cuando usted le pregunta saca otra chuleta y la lee. Que al preguntarle al tendero por el precio de los productos tenga que leerlos uno a uno. Que al intentar informarse de la marcha de sus hijos en el colegio, el maestro les lea una hoja y no separa darle cuenta de nada de lo que no esté en esa hoja. Que el empleado de banca, para informarle de las condiciones de su nueva cuenta, las lea sin levantar los ojos del papel y nuevamente ante preguntas le vuelva a leer el papel. Que el ingeniero no sepa nada si no lo lee.

Que el Presidente del Gobierno no sea capaz de hablar de nada sin leerlo. No lo imagines, está pasando.

No le consentiríamos eso ni al médico, ni al tendero, no al maestro, ni al empleado de banca ni a nadie; pensaríamos que es tonto o que está riéndose de nosotros. ¿Por qué se lo consentimos a un Presidente del Gobierno?

Alguien podría objetar es lo que se dice y no si se lee o no, que hablar sobre la capacidad de hablar sin leer no deja de ser quedarse en lo externo, en lo superficial. Yo soy de los que piensan que todos los aspectos de la vida, lo superficial y lo de fondo tienen mucho que ver y que no pueden separarse tan fácilmente.

Pero sobre todo pienso que uno necesita leer lo que no sabe, lo que no está convencido. Cuanto mayor es el desconocimiento, mayor es la necesidad de leer. Cuando alguien utiliza ideas propias, solamente necesita leer detalles, datos, cifras, nombres, pero no todo; pero cuando uno lo que está leyendo es lo que otros le dicen que tienen que decir y hacer, entonces se agarra al papel como su salvación ya que si lo deja, lo pierde o no lo sigue, no será capaz de decir absolutamente nada.

¿Queremos un Presidente que no sepa de lo que está hablando? ¿Es presentable Presidente que tiene que formular la contrarréplica leída y redactada anteriormente a lo que replica porque es un absoluto incapaz? Sé que Rajoy es registrador de la propiedad, como si eso fuera garantía de nada y como si los tontos no pudieran aprobar cualquier oposición.

Ucrania binómica

Tendemos a organizar la realidad binómicamente. Es una forma simple, ramplona de categorización pero sumamente útil para la mayoría de los ciudadanos, a los que las sutilezas les sobrecargan las neuronas, y poco costosa cuando el tema tampoco te importa demasiado.

Nos han dicho que los opositores ucranianos eran los buenos (europeístas, demócratas, que no cierran el tránsito del gas a Francia y a Alemania) y que los actuales gobernantes eran los malos (prorrusos, autoritarios, que le cierran el gas a Hollande y Merkel). Ahora resulta que esta binominia cuasiperfecta se comienza a derrumbar porque nos dicen que hay un sector de los opositores buenos que no son tan buenos y rememoran los tiempos en los que sanotes ucranianos se alistaron en las unidades para extranjeros del Tercer Reich.

Realmente en torno a Ucrania, en España, abunda el maniqueísmo antes enunciado, la tendencia a identificarse con alguno de los bandos y sobre todo el más absoluto desconocimiento de quiénes son realmente los actores, los intereses y las dinámicas. Los medios españoles a los que han ido despojando de sus especialistas en áreas como la Europa del Este no son capaces de dar un análisis que no sea una declarada o disimulada traducción de un medio extranjero con conocimiento de causa (y eso es tomarse mucha molestia).

La crisis de los periodistas es la crisis de los medios, de su calidad, y de nuestro derecho constitucional a la información, que es uno de los fundamentos de una sociedades democrática. Pero tampoco tenemos que pedirle a los medios lo que los ciudadanos no demandan.

Una jugada exacta

El PSN-PSOE lo tiene muy difícil en la actual situación política navarra. Comenzó siendo el sostén de Barcina y ahora no sabe cómo echarla de la Presidencia. Los números dan de sobra para que la ex alcaldesa de Pamplona salga con la vergüenza que merece del gobierno foral, pero el problema es el otro sumando de los números del PSN: Bildu.

Los socialistas saben que no pueden pactar con Bildu. El gobierno de Rajoy está tocado y ya se visibiliza en casi todas las encuestas. Están tirando de todos los resortes para intentar movilizar a los suyos, muchos de ellos pensionistas, que le están abandonando, pero nada les hace reaccionar. Los socialistas lo que tienen que hacen básicamente es no meter la pata y elegir un candidato/a que tampoco la meta y que esté dispuesto a formar gobierno con IU.

Pactar cualquier cosa con Bildu es un suicidio: tanto una moción de censura presentada por uno como una moción de censura presentada por el otro. Barcina no va a presentar una moción de confianza ni loca porque podrían hacerla caer sin tener que ponerse de acuerdo, evidenciar la imposibilidad de elegir un nuevo Presidente y tener que ir a elecciones anticipadas.

Las elecciones anticipadas es lo que el PSN-PSOE quiere, coincidiendo con las Europeas. Podría ser un primer triunfo para Rubalcaba y colocar a la amalgama UPN y PP ante la misma disyuntiva que ellos tienen ahora: o apoyar a los socialistas o todo en manos de Bildu. Barcina no desea esta posibilidad y parece haber decidido esperar hasta el fin de la legislatura.

La derecha navarra busca ganar tiempo mediante la técnica de “esperar a que escampe”. Esta técnica, en apariencia burda, no es fácil de llevar y de repente puede comenzar a desearse que termine el calvario con la segura derrota electoral. ¿De qué depende?

Simplemente de la presión que quiera y pueda meterle la oposición a Barcina. Una presión tan fuerte que lleve votos a la abstención solamente beneficia a Bildu y una presión suave a la Presidenta; el punto justo es complicado. Pero no sólo hay que hallar ese punto justo, sino que hay poder aplicarlo en medio de ese curioso mundo de los medios de comunicación regionales y tanta querencia le tienen normalmente a los gobernantes de derecha.

Complejos y difíciles son los pasos que tienen por delante los socialistas navarros, pero ellos saben por experiencia que Navarra se sacrifica si es el Gobierno de España el que está en juego.

Honor en vez de investigación

El director general de la Guardia Civil anunció querellas contra quienes atentasen contra el honor y la imagen de la institución que dirige en el caso de los inmigrantes muertos en la frontera entre España y Marruecos en la ciudad de Ceuta.

Fernández de Mesa ha utilizado la amenaza de una querella no para defender a la Guardia Civil, sino para intentar amedrentar a medios de comunicación y, sobre todo, a organizaciones ciudadanas.

Empleando los medios de Estado puede poner en un brete económico a medios sin gran consolidación económica y a organizaciones que no son precisamente bancos haciéndoles gastar una gran cantidad de dinero en defensa jurídica o bien intentando tener suerte e imponiéndole medidas cautelares que puedan ser mortales para el medio o para la organización.

El honor, la imagen y la profesionalidad de la Guardia Civil solamente se defienden con la verdad. Una investigación realizada por especialistas independientes extranjeros elegidos en una lista propuesta por el Consejo de Europa o por la Unión Europea. Saber qué pasó y la responsabilidad que pudiera tener el Estado español es vital.

Decir que todo se ha hecho bien, desde el principio al final, cuando el número de muertos aumenta y las contradicciones se hacen más patentes, me recuerda mucho a aquellas infaustas jornada de marzo de 2004 en las que el ministro Acebes aseguraba que era ETA desde el primer instante.

Homicida, asesino, terrorista

Lo dicho por la ya famosa llama la atención más allá de por su ya célebre comparación. Intentaré ser sintético:

1. En el Partido Popular basta con ser rubia de bote para que te dejen hablar delante de las cámaras. Algo así como en TVE.

2. La escasez del vocabulario y de formación política de la concejala popular es notable. Lo que dijo después se debe, en gran medida, a su incapacidad de expresar la idea que quería transmitir por escasez de conocimiento.

3. No todo atentado contra la vida es un acto de terrorismo, ni toda acción terrorista es un atentado contra la vida. La definición de terrorismo es compleja y no hay consenso, pero la raíz del término le podría dar una pista a la concejala popular.

4. Si todo es terrorismo, nada es terrorismo.