Cónclave (y XVII): Una necesidad

Ayer hablábamos de la única reforma de calado que el Papa Francisco puede hacer durante su Pontificado. Hoy hablaremos de las medidas necesarias de decencia y dignidad que debe adoptar. Una reformar es postergable, una necesidad no.

La Iglesia Católica debe cambiar su posición en torno a los casos de pederastia. En primer lugar su papel no termina con una serie de normas penales canónicas que no tienen virtualidad en los estados seculares, sino en la cooperación con las autoridades policiales y judiciales para el esclarecimiento de los hechos y el castigo de los culpables si estos hechos fueran constitutivos de delito.

Pero no termina su papel. El Papa Francisco tiene que adoptar medidas para que las estructuras que propician y permiten estos delitos sean removidas, para que los mecanismos de encubrimiento sean eliminados y que nunca sean recompensados los que se alguna manera se han visto involucrados en hechos tan execrables. Hecho esto, otros aspectos como el IOR no son tan difíciles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s