El Consejo por sorteo

El artículo 122.3 CE establece la composición del celebérrimo Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Este párrafo de la Constitución es, con casi toda probabilidad, el más comentado explícita o implícitamente en medios de comunicación.

Para muchos la reforma de la Justicia solamente tiene que ver con esta norma. Habitualmente quienes dicen esto no tienen ni idea del funcionamiento real de la Administración de Justicia ni se han leído tres artículos seguidos de la LEC o de la LECRIM.

El 122.3 CE es un homenaje tanto a la redacción abierta, como a la capacidad interpretativa y al principio de presunción de constitucionalidad de la norma. Dice así:

El Consejo General del Poder Judicial estará integrado por el Presidente del Tribunal Supremo, que lo presidirá, y por veinte miembros nombrados por el Rey por un período de cinco años. De éstos, doce entre Jueces y Magistrados de todas las categorías judiciales, en los términos que establezca la Ley Orgánica; cuatro a propuesta del Congreso de los Diputados y cuatro a propuesta del Senado, elegidos en ambos casos por mayoría de tres quintos de sus miembros, entre abogados y otros juristas, todos ellos de reconocida competencia y con más de quince años de ejercicio en su profesión.

Desde el primer CGPJ ha habido tres sistemas para elegir a los doce vocales judiciales: la elección entre jueces y magistrados, la elección por parte de las Cortes y el sistema mixto actual. Todos han sido avalados por el Tribunal Constitucional, dada la amplitud de la remisión de la CE a la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

Pero, dicho lo anterior sobre opinadores y tertulianos, no me resisto a la tentación de proponer mi propio sistema, que no es otro que designar a los doce vocales judiciales por sorteo y así nos quitamos todo el asunto de la politización.

Los procesos de selección de los miembros de la carrera judicial son lo suficientemente exigentes como para garantizar una formación adecuada y como para no tener la mala suerte que los doce sean unos alumbrados. Además a los jueces les encargamos de asuntos más graves que la mayoría de las cuestiones de autogobierno judicial. Existiría el peligro de que todos fueran de la misma tendencia ideológica, pero ya lo son y además con no permitir la renovación del mandato tienes más que suficiente para que el Consejo se oxigene periódicamente.

Un comentario en “El Consejo por sorteo

  1. Se deberían elegir por sorteo no sólo los jueces, también los parlamentarios. La estadística garantiza que representarán adecuadamente a la población.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s