La Ley Orgánica y su pretendida superioridad jerárquica

El otro día, en Twitter, Carlos Martínez Gorriarán, diputado de Rosa Díez, expresó lo siguiente:

Gorriarán
La afirmación de que una hipotética Ley Ordinaria pudiera ser inferior jerárquicamente a una Ley Orgánica garantiza un suspenso en varias asignaturas de Derecho. Es evidente que este diputado no tiene formación jurídica y por eso traslada a sus expresiones las ideas populares sobre jerarquía normativa. Desconoce algo que debiera conocer: no hay jerarquía entre Ley y Ley Ordinaria.

Como supongo que yo no tengo autoridad copio dos fragmentos de Eduardo García de Enterría, de su celebérrimo Curso de Derecho Administrativo, pues se me ocurren pocos juristas españoles con más predicamento.

El texto constitucional ha introducido una profunda innovación en la estructura tradicional de nuestro ordenamiento jurídico al situar, junto al principio de jerarquía que lo señoreaba desde siempre, otro principio, el de competencia […].

La Ley ordinaria no puede, en efecto, modificar o derogar una Ley orgánica, pero no puede hacerlo no porque su rango normativo sea inferior al de éste, sino, más bien, la Constitución le veda el acceso a las materias que el artículo 81 de la misma enuncia.

Para comprobar las bases jurisprudenciales en las que se asientan las afirmaciones de García de Enterría invito a leer los capítulos relativos a las fuentes en el primer volumen de la obra citada.

6 comentarios en “La Ley Orgánica y su pretendida superioridad jerárquica

  1. Ni una cosa ni la otra. Ante un conflicto de normativo (esto es, cuando una norma, dice una cosa y otra la contraria (total o parcialmente) hay unas reglas o principios para la solución de este conflicto. El Principio de Jerarquía (Lex superior derogat lex inferior), el deTemporalidad (Lex posterior, derogat lex anterior) y el de Especialidad (Lex Specialis derogat lex generali). Cuando se da un conflicto de criterios, si es entre jerárquico y cronológico habrá de resolverse, según Bobbio, a favor del jerárquico. Sin embargo, si el conflicto es entre el cronológico y el especial, se resolverá en favor del especial y si el conflicto es entre jerárquico y especial la solución dependerá del juzgador que habrá de aplicar la analogía, la supremacía de la ley sobre el reglamento, el sistema de fuentes y evidentemente, la publicidad de la norma sin la que no entra en vigor.

  2. Estimado Geógrafo (antes de nada, gracias, he disfrutado leyendo tu introducción a la posmodernidad y el texto sobre conservadurismo y liberalismo, que comparto plenamente aunque yo llamo “reaccionarios” quienes tú llamas “conservadores” porque creo que su pretensión es destruir un orden que se había superpuesto a otro para que el primero resurja, el Antiguo Régimen (irracionalidad e impunidad: privilegio) y, en mi breve andadura por wordpress, el tuyo es el blog más estimulante que he visto) vamos al turrón… desgraciadamente sabemos que muchos/as próceres de la nación que ‘deben’ conocer el Derecho precisamente tergiversan continuamente sus conceptos. En otras palabras, nos mienten como bellacos. Lo que dice el tal Gorriarán es una gilipollez como un templo, una gilipollez peligrosa, además.

    La Ley Orgánica se relaciona con las otras leyes del ordenamiento por la MATERIA que regula (v. art. 81 CE). Determinadas materias que señala la Constitución requieren que la ley que las regule cumpla unos requisitos procedimentales especiales, el más importante es el de que se exija una más amplia mayoría parlamentaria para su aprobación. La peculiaridad de la tramitación de la Ley Orgánica da lugar a que se diga que tienen un procedimiento ‘especial’ de elaboración frente al procedimiento ‘ordinario’ (el estándar, sin especialidades) de elaboración de una ley ordinaria.

    Un reglamento y una ley mantienen relación JERÁRQUICA, siendo la ley superior. Es decir, si un reglamento dice una cosa y una ley dice otra, en caso de conflicto ni siquiera es necesario esperar a que se anule el reglamento, prevalece lo que dice la ley en todo caso. El conflicto entre leyes ordinarias y leyes orgánicas se puede dar cuando una ley ordinaria regula materias reservadas a leyes orgánicas. Si una ley ordinaria entra a regular el sistema electoral (materia reservada a Ley orgánica) no significa que su contenido sea inferior a la ley orgánica, como en el caso del reglamento frente a la ley, sino que ha regulado una esfera de la realidad que no le corresponde, porque la constitución así lo establece (y la Constitución es la norma suprema del ordenamiento, sí que tiene superioridad jerárquica sobre las demás normas, ¿veis? la ley ordinaria lo que está violando en este caso es la Constitución, que sí es jerárquicamente superior). Las leyes se relacionan ‘horizontalmente’, afectan a realidades similares con idéntica intensidad, así los conflictos entre ellas son territoriales (ley de bases estatal y ley de desarrollo autonómica) o sobre las materias que corresponden a cada una.

    Recomiendo consultar, por su claridad y como complemento a Enterría, los comentarios (auténticos pequeños manuales) que hace Luis Martín Rebollo en la compilación de “Leyes Administrativas” de Aranzadi. Es una compilación de leyes muy amplia y bastante cara, 60€ debe rondar la edición más actualizada, pero es fácil que la tengan en bibliotecas públicas. Vamos, que salvo que uno estudie Derecho no merece la pena adquirirlo.

    Saludos!

  3. Dicho esto, los principios de los que habláis son aplicables a leyes idénticas, ordinarias vs. ordinarias, también, orgánicas vs. orgánicas, de un mismo ordenamiento. Es decir, si hay una reserva constitucional de ley (la Constitución dice que tal materia debe ser regulada por tal tipo de ley) entonces no existe el tipo de conflicto de especialidad al que aludís sino que es un conflicto ley vs. Constitución, y sí, aquí opera el principio de jerarquía tal cual lo exponéis. Imaginad que hacéis un contrato de compraventa de un helicóptero y el Código Civil (ley ordinaria) dice que el comprador debe pagar las tasas que correspondan, y otra ley ordinaria (por ejemplo una hipotética Ley de compraventa de Helicópteros) dice que además de las tasas también debe pagar los gastos de traslado del producto. La ley especial es aquella que regula con mayor detalle la realidad jurídica a la que se refiere. Incluso aunque el Código Civil fuera posterior a la ley de helicópteros, el criterio sería que también deberían exigirse al comprador los gastos de desplazamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s