El procedimiento de la derecha española para terminar con sus líderes

El otro día Ignacio Escolar describía posibles escenarios políticos después de la aparición de la ‘Contabilidad B’ del Partido Popular. Él apostaba, como hacemos muchos, porque Mariano Rajoy intentará aguantar hasta 2015 parapetado en la mayoría absoluta que los españoles le dieron el 11 de noviembre de 2011.

Mariano Rajoy ha demostrado que es incombustible y que las críticas y que el sitio político no le afecta lo más mínimo: ha aprendido que aguantando en la política española se llega a todas partes.

A esto se une que nuestros partidos políticos no tienen un método muy claro para echar a sus líderes si no se quieren ir o en un tormentoso congreso después de años de sectores críticos.

He leído interesantes entradas sobre cuáles son las circunstancias en las que Rajoy puede caer y creo que todo se resume a algo más sencillo: Rajoy solamente caerá si es previsible que el PP se dé una monumental castaña electoral (tipo UCD en 1982) y sus líderes regionales y locales intenten un ‘lo que sea’ para evitar el colapso y/o la fragmentación.

Podemos traer a colación dos procedentes: la dimisión de Adolfo Suárez y la caída de Hernández Mancha para ver que en ambas hay un actor que en el caso de Rajoy parece que todavía no se ha pronunciado.

En la caída de Adolfo Suárez, no es ningún secreto, que tuvo mucho que ver la desafección que a principio de los ochentas le tenía la persona que en 1976 le había hecho Presidente: el Rey. El último apoyo desapareció en medio de la sublevación general de los líderes y de los diputados de la UCD. Piénsese que en la UCD existía la sensación de que ellos o la revolución comunista y que, por tanto, como la Democracia Cristiana italiana, no se podían permitir perder el poder.

A finales de los ochenta y con la derecha política electoralmente atascada, Fraga se marchó y colocó en la Presidencia de AP (el PP actual) a Antonio Hernández Mancha. El experimento no funcionó y quien lo nombró decidió quitarlo rápido y modificar lo que había sido su primera elección. Hernández Mancha cayó y fue precipitado por el hacedor de su partido.

La derecha española busca de tener hombres fuertes en la sombra: la UCD tenía el suyo y el PP ha tenido otro hasta su fallecimiento. Ahora el hombre fuerte del PP es José María Aznar, un verdadero mito entre los populares, que sigue teniendo los resortes íntimos del partido y que nombró a Mario Rajoy. Mientras Aznar no haga ni diga nada, Rajoy puede estar tranquilo de que podrá llegar tranquilamente a 2015, pero como el Presidente Honorario vea el desastre, entonces Rajoy dimitirá con una celeridad que nunca antes ha conocido antes de verse humillado públicamente por los suyos.

3 comentarios en “El procedimiento de la derecha española para terminar con sus líderes

  1. Me parece acertado, pero ¿cómo se puede saber si Aznar está o no diciendo algo?
    Los movimientos dentro del PP, más que otros partidos que siempre hay uno que canta públicamente, siempre ha sido oscuros y fuera del foco público. Eso es una ventaja en ese partido frente a otros, que rápidamente hacen públicas sus desavenencias y la guerra entre grupos y líderes es más o menos visible.
    Lo peor de la forma en que está tratando el PP de eliminar a su líder es que, como ya hiciera el propio Aznar con González, no les importa desestabilizar al propio país para llegar al poder.
    Su irresponsabilidad es tal que no sé por qué piensan que les puede favorecer esta situación.

  2. No sé, Aznar y Fraga son tan diferentes…

    Fraga fue siempre un pragmático, y supo aprender de sus errores; nunca dejó de adaptarse al sistema. Aznar ha sido lo contrario; desde la moderación ha evolucionado hacia un radicalismo sin contacto con la realidad. Es muy revelador que la gente haya confundido la parodia que José A. Perez hizo de sus memorias con extractos reales; porque cuando uno intenta leerlas ve que el tono y el estilo los ha clavado. Son una fantasía que deja a “El señor de los Anillos” al nivel del realismo más craso.

    A lo que iba; sospecho que Aznar nunca hablará mal de Rajoy porque eso significaría reconocer que se equivocó al nombrarlo, y él no puede equivocarse nunca. A ver si acierto.

  3. ¿Qué opinas de la teoría que circula estos días (en el diario.es creo que lo leí) de que Mariano se está cargando uno a uno a los aznaristas (Rato, Acebes) y que Aznar está seriamente acojonado y buscando no ponerse mucho a tiro de Rajoy? Esto no encajaría con esta teoría tuya, porque significaría que Mariano se puede pulir a Aznar si quiere y no al revés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s