Sobre encuestas

Ayer Kiko Llaneras planteaba preliminarmente el fracaso de las encuestas en las Elecciones Catalanas, especialmente alejadas en lo referente al resultado de CiU. Las encuestas caen y lo hacen en las dos más grandes comunidades españoles, la andaluza y la catalana, donde todos esperaban una victoria arrasadora de quien consiguió finalmente una victoria pírrica.

A diferencia de las encuestas que publican los principales medios, los institutos públicos sí dan a conocer gratuitamente los datos sobre los que realizan sus estimaciones. El problema no creo que sea la recogida de datos, sino la interpretación de estos. Tengo la impresión que los analistas del CEO no le dieron el debido peso a la respuesta a la pregunta 29e y los del CIS a la de las preguntas 8 y 9, por poner solamente unos sencillos ejemplos.

Lo lógico es que la interpretación se haga a partir de los datos, con una metodología contrastada con otros datos, y no que se adapten los datos a la convicción subjetiva o la impresión/presión mediática. No quiero decir que en esto de las encuestas no sea necesaria cierta intuición, pero no contra datos de peso.

Apuntes sobre las elecciones catalanas

Ayer tuvieron lugar las elecciones catalanas adelantadas dos años. Sin mucho tiempo me gustaría compartir algunas reflexiones dispares sobre cosas que me vinieron a la cabeza la pasada noche.

1) La marea soberanista se ha quedado en tres olas y medias. A Mas se le ha castigado por su política diaria, por sus recortes, por poner tasas para todo y para todos, por recortar en los servicios públicos y no recortar en otros sitios. Mas ha querido jugar la baza identitaria y no le salido muy mal.

2) ERC vive nuevamente su momento político ideal. Ellos pueden tirar del soberanismo porque no son los que recortan y pueden criticar los recortes sin hablar de sus responsabilidades cuando sí gobernaron. Pero lo mejor de todo, lo que galvaniza electoralmente a ERC es que el PP esté instalado en La Moncloa.

3) El PSC continúa con su peculiar bajada. No coincido con José Rodríguez en su análisis ya que tengo la convicción de que los resultados históricos del PSC no se deben a su mensaje federalista sino a la intersección entre una fuerte propaganda anticatalana del PP en los noventas y la necesidad del voto útil para sacar a los populares del gobierno y mantenerlos bien lejos en las siguientes elecciones.

4) El PP ha ganado algo, lo cual es meritorio pero poco significativo. A ellos les beneficia el debate soberanista y más cuando no son los que lo han planteado. No nos olvidemos que el sistema de partidos en Euskadi y Catalunya es diferente al del resto de España y que Galicia es un feudo con una oposición dividida en tres candidaturas. ¿Ya nos hemos olvidado de la comunidad más poblada?

5) Que nadie se llame a engaño sobre lo plural del sistema de partidos catalán. Primero hay que señalar que se dan dos ejes (el ideológico y el identitario) y en segundo lugar que la facilidad de acceso al Parlamento la proporciona la circunscripción electoral más proporcional de España (Barcelona con 85 diputados) y que las restantes provincias tengan también un número amplio de diputados. La proporcionalidad provincial no hay que confundirla con proporcionalidad regional ya que nos encontramos precisamente en la Comunidad en la que en dos ocasiones el partido más votado no fue el que más escaños obtuvo y, ahora, el segundo con más escaños tienes menos votos que el tercero.

6) La fragmentación de la izquierda es la tabla de salvación electoral de la derecha. Contad el número de candidaturas por cada bloque ideológico.

7) En medio de una supuesta desafección política y deseos zgeneralizados por un cambio de sistema constitucional, van un 10% más de catalanes a votar. Parece que el problema no es el sistema político o sus procedimientos.

8) A CiU le basta la abstención prudente, silenciosa y medida del PP para gobernar con cierta tranquilidad y no tener que soportar las salidas de tono de ERC.