Cuando la realidad es uno mismo

El pasado domingo el Presidente del Gobierno abría el curso político con una entrevista en ABC en la que hacía gala de un idealismo tan radical que ni el mismísimo Hegel sería capaz de concebir. A Mariano Rajoy le estorba la realidad, algo común a todo ser humano, pues podríamos hacer o ser cualquier cosa si la realidad se acomodase a nuestros deseos.

Recuerdo ahora un artículo de Juan José Millás, cuando faltaban días para las elecciones generales, que decía que era posible que Rajoy no solamente pareciera un incapaz, sino que lo fuera realmente. Las palabras del pasado domingo son prueba indiciaria de que Millás andaba en lo correcto.

Cuando el PP y Rajoy como líder del partido decían que la crisis solamente tenía el nombre de Rodríguez Zapatero y que lo que había que hacer para solucionar la crisis era realizar un cambio de gobierno, siempre pensé que era un eslogan electoral bastante bueno: simple, breve y con la solución al principal problema. Los eslóganes electorales tienen que ser eficaces, no tienen que ser verdaderos.

Uno puede mentir lo que quiere en el ‘motto’ principal de una campaña con una sola condición: no creerse las propias mentiras. Parece que al menos Rajoy se creyó la mentira principal de su campaña electoral y una vez investido como Presidente se ha dado cuenta de que nada cambiaba porque Zapatero ya no estuviera, más bien que todo seguía empeorando y que a los suyos, como dijo el ministro De Guindos, se le acabaron las ideas a los tres meses de tomar posesión.

Ahora Mariano Rajoy tendrá que afrontar peores realidades como un rescate cada día posible, con unos recortes salvajes, con una recesión peor aún como consecuencia de los recortes actuales y venideros, con un gobierno que puede que llegue a su primer aniversario con el rechazo mayoritario de sus propios votantes y sobre todo sin saber qué hacer porque Zapatero ya se fue y la memoria política es muy endeble.

2 comentarios en “Cuando la realidad es uno mismo

  1. Rajoy está siendo “quemado”. Ahora viene un gobierno “reformista”. Y no es casual que el nombre que la banca dio al partido político que crearon (cuando pensaban que Felipe González iba a nacionalizarles) fue el de “Partido Reformista”. ¿Su gente? ¿Sus explicaciones? Pues basta poner la “tertulia económica” de La Linterna, en COPE, por ejemplo. Allí los Mikel Buesa, Juan Iranzo y cía se dedican a hacer la ola con cada nueva hornada de recortes y a “explicar” que subir el IVA es chachi piruli o que “bajar las pensiones ofrece muchas posibilidades”. Es una camarilla al servicio de quienes quieren ser rescatados al precio de convertir en humo a prácticamente todos los demás. Su autoritarismo, disfrazado de presunta “lucha por la eficiencia” y constante queja de la “corrupción y despilfarro de las CCAA”, apenas se oculta. Son los mismos que estaban tras el franquismo, ahí siguen. “Expertos” e ideólogos conservadores con apellidos compuestos y rancio abolengo.

  2. Así que si no cumple lo prometido la culpa es de la realidad, no me digas…

    Está consiguiendo lo que parecía imposible: que pensemos que Zapatero era mejor presidente que él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s