Gobierno de mesa de camilla

Hace tiempo escribí y publiqué una entrada sobre la influencia social y política de la Iglesia Católica en la que mantenía que esta influencia era más presunta que real, y la presunción la hacía real en cuanto condicionaba las acciones y decisiones de los otros actores como si fuese real.

El escándalo de los ‘VaticanLeaks’ no deja de ser una filtración más de documentos con el valor añadido, eso sí, de que la filtración procede de la mesa del Papa Benedicto XVI. Según hemos podido saber lo filtrado hasta ahora a los medios de comunicación es solamente una mínima parte de lo encontrado en la vivienda del único arrestado, por ahora, en este caso.

A propósito de esto quisiera llamar la atención sobre dos aspectos. El primer es que la Iglesia Católica es una de las organizaciones más verticales que se dan, por lo que cualquier problema de mediana entidad asciende hasta los cielos vaticanos para ser resuelto por la última instancia ya que las intermedias o bien no tienen poder para tomar decisiones o si lo tienen este poder es meramente teórico porque temen que cualquier decisión tomada se vuelva contra ellos.

La consecuencia directa es que acceder a la mesa del Papa es acceder prácticamente a casi todos los problemas de alguna entidad que hay dentro de la Iglesia Católica.

El segundo aspecto que vale la pena mencionar es la forma de dirigirse el gobierno de la Iglesia Católica. El ‘gabinete’ del Papa está compuesto por una serie de prelados de medianísima jerarquía y unos cuantos seglares que prácticamente han heredado el puesto de trabajo que se convierten en los que deciden el acceso que cada purpurado tiene al Pontífice.

Y todo funciona sobre la base de la confianza personal. Nada más fuerte ni más débil, porque como se ha demostrado nadie se dio cuenta en meses que salían documentos de la misma mesa del Papa precisamente porque no existe seguridad documental. La ‘domus’ es también el ‘officium’ continuando ese desempeño de funciones públicas por simple empleados personales de quien sí tiene un cargo público (algo propio del Principado y que se extendió por las monarquías medievales).

Todo es accesible a ese reducido grupo y la seguridad la garantiza el desconocimiento, la ignorancia o desinterés por los documentos de quienes componen el núcleo más cerrado del Papa.

El sistema ha fallado como también falló el del ejército de los Estados Unidos con la diferencia de que los ‘secretos’ norteamericanos tenían un nivel de confidencialidad menor que el de los ‘secretos’ vaticanos, vamos que el personal asistente de ‘La Casa Blanca’ no se llevado los ‘top secrets’.

¿Las causas de todo esto? Todos hemos leído múltiples especulaciones sobre bandos, luchas de poder y envidias, vamos lo normal en cualquier grupo humano con mayoría de mediterráneos pero que crea más morbo si es en el Vaticano.

La causa principal de todo es la propia elección de Benedicto XVI. Un Papa anciano, un Para de transición que casi no ha tomado decisiones de calado y que se concibe a sí mismo como un epígono de su predecesor. Todo esto no es más que la continuación del Cónclave que siguió a la muerte de Juan Pablo II.

3 comentarios en “Gobierno de mesa de camilla

  1. Como bien dice Geógrafo, la influencia de la Iglesia Católica es mucho menor de lo que se presume, y comparto también que todo lo relacionado con esa institución despierta interés o “morbo”, quizá por ser de hecho la única monarquía electiva que queda en el mundo, al modo germánico, ya que al Rey (Papa) lo eligen un reducido grupo de Cardenales (Príncipes de la Iglesia, los nobles medievales) y eso le da cierto refinamiento, aunque con el “aggiornamento” del Vaticano II se haya vulgarizado mucho.

    Pero la religión que verdaderamente influye en el mundo es el Islam. Y ello sin estar organizada jerárquicamente, vamos, sin tener prácticamente organización alguna, consigue que grupos humanos, países y casi continentes enteros se rijan por sus normas. Que en países, como el nuestro, en que esa religión no es mayoritaria pero con importante población musulmana se ande “de puntillas” para no ofender sus sentimientos y que en definitiva, sus fieles crezcan en el mundo en progresión geométrica imponiendo sus normas y modo de vida.

  2. No sé yo cómo se mide la influencia, pero en las últimas semanas se ha escrito que la Iglesia Católica es la entidad con mayor patrimonio inmobiliario en España, lo cual me lleva a creer que, si no lo es, debería ser la entidad que mayor influencia tenga sobre la legislación nacional, regional y local en materia inmobiliaria… ¿Lo es?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s