¿Dónde están las televisiones?

Tenemos a Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España, pidiendo hasta por escrito ser convocado al Congreso para dar explicaciones sobre el funcionamiento de la institución que dirige a propósito de la situación de BFA/Bankia.

Fernández Ordóñez no va a conseguir ir al Congreso a dar unas explicaciones que está deseoso ofrecer, ya que el Partido Popular bloquea su comparecencia, aduciendo seguramente alguna ‘razón de estado’ traducida a la neolengua del gobierno de Rajoy.

Da toda la impresión de que si el gobernador del Banco de España no comparece ante el Congreso, no vamos a conseguir escuchar su versión de los hechos y más cuando desde la derecha mediática se le imputa casi como único responsable de BFA/Bankia.

¿Habría alguna posibilidad de enterarnos de lo que quiere decir? La hay y sencilla: un medio de comunicación y específicamente una entrevista en profundidad en una televisión, aunque sea temática de noticias. Está bien querer dar las primeras explicaciones en las Cortes, pero si las Cortes no quieren tampoco hay que estar condenado al silencio. Y más cuando uno ha decidido acelerar su marcha.

No sé si Fernández Ordóñez querría ir a la televisión a ser entrevistado, pero tengo la convicción de que esa oferta, como alternativa a la comparecencia parlamentaria, no le ha llegado. Y es tremendo que ‘con la que está cayendo’ (en palabras de nuestro insigne Presidente) las televisiones españoles renuncien a una sustanciosa entrevista con el hombre encargado de supervisar al sector bancario y más cuando la nacionalización de BFA/Bankia nos va a salir por un dinero que tenemos que quitar de servicios básicos.

Ni muchas veces los medios de comunicación saben aprovechar los momentos en los que son insustituibles, ni los políticos saben recurrir a los medios de comunicación para hablar directamente a los ciudadanos que quieran escucharle. Es posible que la audiencia no sea la mejor del año, pero la preocupación que BFA/Bankia han despertado en los españoles les llevaría a muchos a cambiar el canal y más cuando el Gobierno está empeñado en que no se le pueda oír.

Gobierno de mesa de camilla

Hace tiempo escribí y publiqué una entrada sobre la influencia social y política de la Iglesia Católica en la que mantenía que esta influencia era más presunta que real, y la presunción la hacía real en cuanto condicionaba las acciones y decisiones de los otros actores como si fuese real.

El escándalo de los ‘VaticanLeaks’ no deja de ser una filtración más de documentos con el valor añadido, eso sí, de que la filtración procede de la mesa del Papa Benedicto XVI. Según hemos podido saber lo filtrado hasta ahora a los medios de comunicación es solamente una mínima parte de lo encontrado en la vivienda del único arrestado, por ahora, en este caso.

A propósito de esto quisiera llamar la atención sobre dos aspectos. El primer es que la Iglesia Católica es una de las organizaciones más verticales que se dan, por lo que cualquier problema de mediana entidad asciende hasta los cielos vaticanos para ser resuelto por la última instancia ya que las intermedias o bien no tienen poder para tomar decisiones o si lo tienen este poder es meramente teórico porque temen que cualquier decisión tomada se vuelva contra ellos.

La consecuencia directa es que acceder a la mesa del Papa es acceder prácticamente a casi todos los problemas de alguna entidad que hay dentro de la Iglesia Católica.

El segundo aspecto que vale la pena mencionar es la forma de dirigirse el gobierno de la Iglesia Católica. El ‘gabinete’ del Papa está compuesto por una serie de prelados de medianísima jerarquía y unos cuantos seglares que prácticamente han heredado el puesto de trabajo que se convierten en los que deciden el acceso que cada purpurado tiene al Pontífice.

Y todo funciona sobre la base de la confianza personal. Nada más fuerte ni más débil, porque como se ha demostrado nadie se dio cuenta en meses que salían documentos de la misma mesa del Papa precisamente porque no existe seguridad documental. La ‘domus’ es también el ‘officium’ continuando ese desempeño de funciones públicas por simple empleados personales de quien sí tiene un cargo público (algo propio del Principado y que se extendió por las monarquías medievales).

Todo es accesible a ese reducido grupo y la seguridad la garantiza el desconocimiento, la ignorancia o desinterés por los documentos de quienes componen el núcleo más cerrado del Papa.

El sistema ha fallado como también falló el del ejército de los Estados Unidos con la diferencia de que los ‘secretos’ norteamericanos tenían un nivel de confidencialidad menor que el de los ‘secretos’ vaticanos, vamos que el personal asistente de ‘La Casa Blanca’ no se llevado los ‘top secrets’.

¿Las causas de todo esto? Todos hemos leído múltiples especulaciones sobre bandos, luchas de poder y envidias, vamos lo normal en cualquier grupo humano con mayoría de mediterráneos pero que crea más morbo si es en el Vaticano.

La causa principal de todo es la propia elección de Benedicto XVI. Un Papa anciano, un Para de transición que casi no ha tomado decisiones de calado y que se concibe a sí mismo como un epígono de su predecesor. Todo esto no es más que la continuación del Cónclave que siguió a la muerte de Juan Pablo II.

A Coruña uninominal


Sigamos con lo que va a ser una pauta en nuestra simulación ‘España mayoritaria uninominal’: la victoria del partido más votado se transforma en el monopolio de los escaños en disputa. Con el actual sistema electoral en la provincia de A Coruña consiguieron escaños tres fuerzas políticas (PP: 5; PSOE: 2; BNG: 1), pero con el uninominal solamente lo conseguiría una. Hay que indicar, no obstante, que los datos de las Generales de 2011 implican arrastrar la debacle anormal de uno de los dos partidos principales.

Eurovisión y votos

Tras la anual polémica por el sistema de votación y los criterios del Concurso de la Canción de Eurovisión os dejo una hipótesis que hace ocho años formulamos en Geografía Subjetiva sobre lo innecesario que hubiera sido en esa edición tener ninguna de las tres máximas puntuaciones para ganar el concurso.

Campos de fuerza (de Steiner)

George STEINER: Campos de fuerza: Fischer y Spasski en Reykiavic, 1973. La Fábrica, Barcelona, 2004, 128 páginas.

Éste es un libro sobre unas cuantas partidas de ajedrez. Pero es mucho más que eso, es un libro que parece escrito por Jorge Luis Borges en el que todo tiene una unidad temporal circular de modo que se da una concurrencia masiva y ordenada. Un libro absolutamente recomendable.

Steiner parece transformarse en el escritor argentino. Partiendo de lo que es la narración de la final del Campeonato del Mundo de Ajedrez en 1973, entre Fischer y Spasski, recorre la historia del ajedrez, Islandia y su relación con el ajedrez, la política de bloques imperante en la época, la psicología del ajedrez, el carácter de cada uno de los contrincantes, la irrupción de la televisión, la entrada del ajedrez en el mundo del ‘deporte comercializado’, la fábrica de las piezas, el ambiente, la presencia de los periodistas y todo en ello con profundidad y capacidad sintética.

Pero quizá lo más grandes que hace Steiner es una desvalorización tremenda del ajedrez. Pertenezco a una generación que se crió en las postrimerías de la Guerra Fría, en la que los deportes y el ajedrez eran un incruento campo de batalla entre los dos bloques ideológicos y más concretamente entre los Estados Unidos y la Unión Soviética.

Steiner mantiene que el ajedrez tiene una profundidad tremenda, que requiere genialidades para ser dominada, pero todo ese esfuerzo, toda esa grandeza y genialidad no dejan de ser un coste titánico para un juego, para una trivialidad. En nada mejora el mundo un resultado, una salida o una jugada magistral, por difícil que sea y capacidad intelectual que se necesite.

Mucho humo y pocas dimisiones

La cortina de humo es una estratagema que intenta que el público preste atención a un acontecimiento u objeto desviando su atención del acontecimiento u objeto que es perjudicial.

El Partido Popular está haciendo un despliegue notable de las clásicas cortinas de humo de la política española para intentar ocultar la situación económica, el desastre de la gestión del Gobierno, la inutilidad de los recortes y el beneficio de unos pocos en detrimento.

El Gobierno y el Partido Popular saben por sus propias encuestas internas y por las externas que su situación es crítica, que puede llegar a ser problemática ya que los recortes y repagos del Gobierno están tocando dura y profundamente al núcleo duro de sus propios votantes.

Gibraltar, los toros, los pérfidos vascos y los traidores catalanes forman parte del elenco de temas pretendidamente viscerales que desvíen la atención de lo que es realmente importante. El Partido Popular en la oposición intentaba que la actualidad político no se desviase de lo económico porque eso era lo que realmente interesaba a los españoles, pero ahora buscan temas identitarios y testiculares para que los españoles no piensen en los verdaderos problemas (cosa difícil) o bien para que culpen a los otros.

Aguirre, cortinista de esta jornada de huelga educativa, lo que debería es presentar su dimisión por la desviación del déficit de la Comunidad que presiden. Eso sí es importante y ella ha demostrado que es una incapaz en el cálculo del déficit (causa de dimisión) o que lo ha falseado (causa de dimisión).