PSOE de Michigan

Cuando los socialistas debatían, antes del 38 Congreso, que el candidato de este partido a la Presidencia del Gobierno fuera elegido en unas elecciones primarias más allá de la militancia del partido, a mí se me abrían las carnes.

Hoy en dos blogs se hacen mención de cómo los dos principales partidos norteamericanos emplearon esta posibilidad para inmiscuirse en las primarias del otro partido en el estado de Michigan, pues al ser primarias abiertas uno decide ese año en las primarias de qué partido prefiere participar.

Esto hace que cuando las primarias de un partido ya tienen un candidato claro (este año Obama entre los demócratas) la atención y las posibilidades de ‘hacer la puñeta’ se vayan al otro partido.

Los demócratas están estudiando la posibilidad de apoyar al candidato republicano con posibilidades más friki, Santorum, al que el Presidente Obama le ganaría con una paliza impresionante sin salir de La Casa Blanca, y así perjudicar al candidato republicano más potente contra el actual Presidente. Parece que a los de la campaña de Santorum el apoyo demócrata les encanta.

Los republicanos fueron incitados a hacerlo hace cuatro años para alargar el espectacular duelo entre Clinton y Obama y los demócratas ya lo habían hecho en 2000.

Es posible que esto lo hagan los dos partidos porque la regulación de las primarias no depende de la voluntad o el buenismo de cada partido, sino de la legislación electoral del estado de Michigan, que obliga por igual a cada estado. En cambio en España las exigencias organizativas de la Ley Orgánica de Partidos Políticos son pocas, de manera que la existencia o no de primarias abiertas depende de voluntad y buenismo, pero no obliga a las demás formaciones.

Esto provoca la posibilidad de que militantes y votantes patrimoniales de otras formaciones, así como cualquier horda de aburridos, se acerquen a votar un friki.

¿Es esto posible? Hay que recordar que mandamos a un personaje televisivo a Eurovisión y pagando por cada SMS (televidentes y ciudadanos suelen ser los mismos) y que dar una consigna al núcleo duro es sumamente fácil con las numerosas posibilidades de interconexión. Finalmente hay que tener en cuenta también que al no tener todos el mismo sistema de elección de candidatos, la ‘torta’ no puede ser devuelta y eso sirve de incentivo.

Políticas de la identidad (regional)

El otro día en una estupenda entrada, Kanciller corroboraba como era mucho más difícil que las formaciones nacionalistas sufrieran desgaste por su gestión al frente de un gobierno que otras formaciones, que sí lo registraban.

Creo que al final de la entrada daba con la piedra de toque más allá de las explicaciones sobre el nacionalismo, al decir que formaciones explícitamente estatales se comportaban como los nacionalistas en diversas autonomías.

La política de la identidad, como es común, tienen un elemento positivo (lo que somos) y un elemento negativo (lo que no somos). Lo que somos se define de muchas formas, pero hay elementos como una lengua propia que fortalecen la identidad más que otros elementos culturales. Por ello en las zonas donde hay lengua propia o memoria de instituciones propias es más fácil tener una política de identidad en sentido positivo.

En otras zonas del país, incluso con elementos positivos, se ha ejercido una política de la identidad en sentido negativo, reforzando lo que no somos, es decir, haciendo buena la sentencia del psicólogo de grupos, K. Levin, que decía que ‘nada une más a un grupo que un enemigo en común’.

En determinadas autonomías de nuestro país, sobre la base de querellas inmemoriales o coyunturales, se ha construido una identidad al contrario, una identidad reactiva que ha sido más que exitosa. A esa identidad reactiva le ayuda el hecho de que el ‘enemigo’ suele meter ayudar, entre otras cosas porque los que ejercen una política de la identidad no inventa un enemigo, sino que amplifican a uno potencial.

Se ha hablado mucho del modo de hacer política de las fuerzas explícitamente nacionalistas, pero casi nada del proceder equivalente en determinadas regiones de los partidos explícitamente estatales. Muchas veces la diferencia, para los que hemos vivido y/o conocemos esas políticas regionales, es poca y sirve como criterio hermenéutico de determinados comportamiento electorales que, sin tener en cuenta esa política de la identidad, serían poco explicables o ilógicos.

Recurriendo un Real Decreto-Ley

Los socialistas han anunciado que van a interponer un recurso de inconstitucionalidad a la reforma laboral de Rajoy, salvo que se introduzcan modificaciones sensibles. Por el propio tenor de las declaraciones de la portavoz del PSOE se desprende que los socialistas están esperando el trámite del Real Decreto-Ley como Ley para presentar el recurso a esta última norma.

El Real Decreto-Ley quiere establecer un sistema estable con un instrumento normativo que solamente admite, según la jurisprudencia constitucional, un sistema coyuntural, sin entrar a las cuestiones sustantivas.

No es la primera vez que esto ocurre y que el Real Decreto-Ley del caso fue declarado inconstitucional, perviviendo la norma a pesar de todo, porque, posteriormente a la convalidación, había sido tramitada como Ley ordinaria.

La reforma laboral definitiva será la que salga de la Ley que más que previsiblemente se tramite tras la convalidación y no deteniéndose en cuestiones formales sobre el alcance del Decreto-Ley que a efectos prácticos no sirven para casi nada más allá de la satisfacción de unos cuantos académicos.

Y a falta de leer el recurso que interpongan los diputados socialistas y, naturalmente pasados unos años, la sentencia del Tribunal Constitucional que se dicte, tengo la convicción de que determinados puntos de la reforma son inconstitucionales tanto por el vaciamiento de la negociación colectiva, como por la descompensación de la relación contractual que convierte la contratación laboral en algo camino de ser más perjudicial para la parte más débil que la mera contratación civil.

La mentira de ABC sobre UPyD

Los que leéis habitualmente Geografía Subjetiva sabéis que en este blog no somos nada displicentes ni con UPyD ni con su portavoz, Rosa Díez. El otro día recibieron medicina mediática que antes no les afectaba y siendo injusta como suelen ser los ajustes de cuentas de la caverna queremos comentarla en este blog.

UPyD, fiel a su estrategia de partido de un solo punto, presentó en el Congreso una moción para solicitar al Gobierno la ilegalización de BILDU y de AMAIUR. Retiró la moción toda vez que no tenía visos de verse aprobada y encontrarse con una propuesta con apoyo casi unánime en un sentido diferente al presentado por ellos.

Los del UPyD se lanzaron a criticar lo que ellos entendían que era un cambio de la posición del PP en este tema (un cambio que efectivamente se ha dado y que desde aquí aplaudimos).

Las críticas de UPyD dieron de llena en una de las líneas rojas del PP, la supuesto fortaleza ante ETA, y la caverna mediática, parte sustancial de la estructura social de los populares, se lanzaron a atacar a los magentas.

ABC se puso a escarbar en las noticias de la semana y descubrió que en el Parlamento Vasco el diputado de Eusko Alkartasuna (EA) había apoyado una propuesta del diputado de UPyD. Dado que con mucha posterioridad a la celebración de las últimas elecciones al Parlamento Vasco, EA ha sido uno de los partidos conformantes de Bildu, ABC llega a la conclusión de que UPyD ha pactado con Bildu.

UPyD ha coincidido en unas votación con un partido que, en unas elecciones, formó parte de Bildu y al que tanto el Tribunal Supremo como el Tribunal Constitucional han considerado absolutamente ajeno a ETA.

¿Qué tendría que hacer UPyD y todos los partidos para no ‘pactar’ por coincidir en el voto con Amaiur, Bildu o EA? ¿Tendrían que preguntarle su voto y votar lo contrario sea lo que sea lo que se vota? ¿Tendrían que aceptar que con el voto reactivo ellos decidieran el resultado final definiendo su voto?

UPyD comienza a ser víctima de una estrategia que hasta ahora no le había afectado. UPyD comienza a sentir como cuando se cuestiona la política antiterrorista del Gobierno se te acusa de ser terrorista o conniviente con los terroristas o con sus apoyos. Sería interesante que en UPyD recordasen este incidente cuando acusen a los socialistas de ese tipo de oscuridades.

Repaso de Derecho Presupuestario

En el debate entre la Vicepresidenta y la portavoz del PSOE, la primera le echó en cara al Gobierno anterior que no enviase los Presupuestos a las Cortes y que ni siquiera enviase a las cámaras la prórroga de los Presupuestos.

Los Gobiernos, en virtud de la Ley General Presupuestaria, tienen que presentar antes del 1 de octubre el Proyecto. El Real Decreto de disolución de las Cortes Generales fue publicado en el BOE el 27 de septiembre de 2011, de modo que eran imposible presentar un Proyecto de Ley a unas cámaras de no tenían posibilidad constitucional de debatirlo y someterlo a aprobación. Unos Presupuestos Generales del Estado están fuera de las competencias de la Diputación Permanente de forma que disueltas las Cortes es imposible remitir un Proyecto de Ley de Presupuestos.

La Vicepresidenta también reprochó al anterior Gobierno que tampoco hubiera mandado la prórroga de los Presupuestos a las Cortes. Este reproche es el que más me ha sorprendido, toda vez que tanto la Constitución como la Ley General Presupuestaria prevén las prórroga automática de los Presupuestos, de modo, hasta donde llega mi conocimiento, no es necesaria la remisión de ninguna prórroga presupuestaria y menos que deba ser votada (no hay lugar a una situación como la que intermitentemente sucede en los Estados Unidos). Llama la atención aún más cuando en la exposición de motivos del primer Decreto-Ley del Gobierno de Mariano Rajoy se expone exactamente esto y no apunta ninguna necesidad ulterior, por más que en algunas ocasiones se hayan podido dictar normas complementarias no obligatorias para el periodo de prórroga (para el Estado solamente recuerdo un Decreto-Ley en 1982).

En resumen, las acusaciones de la Vicepresidenta están fuera de lugar, porque remitir un Proyecto de Ley de Presupuestos a unas Cortes disueltas o que vas a disolver el día después y sin que se agote el plazo legal es un soberana estupidez y hubiera sido severamente criticado por la Vicepresidente. La remisión de una prórroga debe pertenecer a otro ordenamiento en el que la prórroga no es automática;es aconsejable que la Vicepresidenta sepa qué país gobierna. Y, sobre todo, más que aconsejable es deseable que envíen de una vez el Proyecto de Presupuestos y dejen de hacer electoralismo con el principal instrumento de Gobierno.

Contra la sostenibilidad del sistema sanitario público

Una de las noticias del día ha sido presunta la activación, por parte del Gobierno de España, del mecanismo previo a la interposición de un recurso de inconstitucionalidad contra el Decreto-Ley 3/2011 de la Comunidad Autónoma de Andalucía que modifica la Ley autonómica de Ordenación Farmacéutica para establecer un sistema de compra de subasta para los medicamentos que han de prescribirse por principio activo.

El Gobierno de España y organizaciones amantes del corporativismo, como son los colegios profesionales de farmacéuticos, han puesto el grito en el cielo frente a un mecanismo de compra de medicamentos que es de puro sentido común: si compro medicamentos según su principio activo es lógico que quiera recibir ofertas y elegir la que sea menos costosa entre las presentadas.

Algo que garantiza tanto la eficiencia en la aplicación de recursos como la sostenibilidad del sistema sanitario público va a enfrentarse a un ataque jurídico basándose en criterios competenciales, pero no en cuestiones de fondo.

El Gobierno de España más que una reflexión competencial que resolverá el Tribunal Constitucional y donde ha habido algunas sorpresas notables a la hora de delimitar las competencias (recuérdese la STC sobre la Ley del Suelo de 1992), debería pensar si el sistema establecido por la Junta de Andalucía es mejor para el conjunto del país, siempre que el país incluye el futuro del sistema sanitario público y no solamente los intereses de farmacéuticas (que seguirán ganando dinero con el sistema de subasta) y de los boticarios.

La identidad fragmentada como derecho subjetivo

A través de Twitter llegué a leer esta entrada en la que se le dice a las mamás norteamericanas que los hijos adolescentes están dejando las más famosas redes sociales para encaminarse a Twitter por la sencilla razón de que allí no se encuentran vigilantes sus progenitores.

Más allá de lo interesante o no que se diga en la entrada, sí creo que tiene una intuición fundamental: frente a la vida 0.0 en la que el contexto social es habitualmente obligatorio o al menos dado, en la realidad 2.0 deseamos elegir el contexto relacional, incluso fragmentando los diferentes perfiles.

Lo que tradicionalmente se ha llamado hipocresía o tener varias caras según las circunstancias en la red lo estamos convirtiendo en una característica fundamental de la condición internáutica. Esta idea de identidad, ya preconizada por los pensadores postmodernos, ha encontrado su mejor acomodo en nuestras redes sociales virtuales y en como dar de alta o dar de baja cambia nuestra configuración en este mundo.

La pregunta me a veces sale es si estos comportamientos merecen protección, es decir, si montar o desmontar mis identidades digitales y mantenerlas separadas las unas de las otras es un comportamiento que encierra un valor digno de protección jurídica. ¿Tiene alguien derecho de dar a conocer otras identidades de un bloguero o tiene ese bloguero anónimo derecho a que esto no sucediese?