Solución nuclear

El otro día, en Twitter (enlace no encontrado), Eduardo Robredo Zugasti insinuaba que el tratamiento que los países europeos denominados peyorativamente PIIGS no sería el mismo si estos poseyeran una capacidad disuasoria superior, en concreto, si poseyeran armas nucleares.

Imaginemos por un momento que en Grecia, en vez de gastarse un cantidad indecente de dinero en unos Juegos Olímpicos para que los estadounidense alimentasen su ego patriótico, grandes puentes o en el establecimiento de un mastodóntico sector público, lo hubieran invertido en un simpático programa nuclear y como resultado de éste, estuvieran en posesión de algunas cabezas listas para ser montadas en los misiles que les hemos vendido para defenderse de nuestros también aliados, los turcos.

Los griegos, si hubieran malgastado el dinero correctamente y no en burbujas crediticias, podrían sentarse y esperar que nadie se atreviese a desestabilizar un sistema con unos aparatitos tan peligrosos. Podría pedir que se le dieran préstamos a fondo perdido, no fuera a hacerse con el poder algún populista, ultranacionalista o pirado aupado por la crisis económica que pensase en serio que las armas nucleares existen para ser utilizadas contra los enemigos, político, culturales o económicos de los helenos.

Las armas nucleares, además, tienen el problema de que casi no hay cadena de mando para activarlas: no necesitas decenas de generales fieles, regimientos de soldados que aguanten los bombardeos de la OTAN, ni una gran infraestructura militar, sino un único sistema de armas dependiente directamente del mando superior.

Puede que a nadie le interese exigir recortes dramáticos a un país nuclear cuyo gobierno puede tener una deriva peligrosa o caer en manos de gente poco deseable. Es por ello por lo que muchos países con potencial pero débiles frente al mundo recurren a los programas nucleares: para ser respetados.

Italia o España tienen capacidad científica y tecnológica sobrada para haber desarrollado exitosamente un programa de estos. Y señores de los mercados, tengan cuidado con los franceses, que si bien son bastante latinos, tienen armas nucleares desde hace medio siglo y tienen a una señora bastante ultra muy bien posicionada en las encuestas para hacerse con la Presidencia de la República.

2 comentarios en “Solución nuclear

  1. Sí, y para acabar de rizar el rizo, podrían haber financiado el programa nuclear encubiertamente con fondos de cohesión de los que llevan décadas chupando, y así la ironía ya sería completa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s