Mariano sí estaba, aunque dormido

Mariano Rajoy fue, entre 1996 y 2003, ministro de Administraciones Públicas, del Interior, de Educación, de Presidencia y Vicepresidente Primero del Gobierno. Dejó el gobierno seis meses antes de las Elecciones Generales y se presentó como candidato a la Presidencia con un programa electoral de 363 páginas con medidas que los gobiernos de los que había tomado parte no tomaron en dos legislaturas. Es probable que él no se hubiera enterado: las siestas tienen eso.

Sensacionalismo educativo

Supongo que ayer el reportaje de El País de la niña melillense con burka ha dado mucho que hablar. Se habrán dado tantas opiniones como ignorancia y silencio que los desoladores datos de Melilla en el Informe PISA y en la recientísima Evaluación General de Diagnóstico han producido. Una cosa es el sensacionalismo y otra hablar seriamente de Educación.

Objetividad y subjetividad en ‘viajar al extranjero’

El otro día un medio digital hablaba de un estudio de la Fundación de Cajas de Ahorros sobre los hábitos de viaje al extranjero de los españoles. Realmente, viendo la página de esta Fundación, uno comprueba que eso solamente es un capítulo de un estudio más amplio sobre el turismo.

La información periodística, que no sé si coincide totalmente con el informe porque al ser de pago no lo he querido comprar, daba una de esa simpáticas clasificaciones entre las diferentes regiones españolas y la cantidad de sus ciudadanos que habían salido de su provincia, de su comunidad o del país.

Más allá de algunos datos sobre las veces que la gente viaja fuera de su provincia, sin intentar explicar los motivos relativos a extensión, servicios y variedad de las provincias, así como a su situación geográfica, la información sobre el informe se vuelve loca con los viajes al extranjero.

De entrada viajar al extranjero dar la impresión que es ir al extranjero, es decir, cruzar la frontera de España con otro país. Da la impresión porque los datos invitan a pensar eso, sin pagar los 17 euros que cuesta el estudio, ya que los más viajan al extranjero son precisamente ciudadanos de autonomías fronterizas con Francia (Navarra y Catalunya) y con Portugal (Galicia y Extremadura). Los que menos manchegos y murcianos (curiosamente de los que más lejos tienen las fronteras), acompañados por andaluces (los orientales están lejos de cualquier frontera) y los canarios por razones obvias.

Los ceutíes y los melillenses no salimos, pero creo que de ser encuestados hubiéramos roto el techo, ya que la mayor parte de la población pasa a Marruecos a casi cualquier cosa, desde dar una vuelta o comprar la verdura. Considerar igual todas las ideas al extranjero es un error metodológico que equipara una semana en Rusia con pasar la tarde en Andorra comprando tabaco o en Castillejos adquiriendo tomates.

Es por ello por lo que salgan menos viajeros serán los que no limiten con ningún país extranjero o esas comunidades tan grandes cuya tarde limítrofe contrarreste a la que no lo es. Quizá la información periodística debería haberse fijado más en las condiciones geográficas de los lugares, en que el extranjero no es lo mismo dependiendo del sitio de donde procedas y al que vayas y los resultados finales tenían un sesgo geográfico bastante llamativo.

Rubalcaba

Solamente he podido ver el discurso de Rubalcaba en sus veinte últimos minutos. Me ha parecido que cumplía con las expectativas, que ya eran altas. Me ha parecido un discurso calmado, muy bueno, en el que ha tocado los temas más importantes en los que un candidato a la Presidencia tiene que decir algo. Y ha dicho cosas concretas y ha manifestado propuestas con un grado de concreción poco esperable en discurso y actos de este tipo.

Hay cosas que entusiasma a determinados sectores y otras que lo hacen con otros. Éste no es sólo el primer acto de Rubalcaba como candidato, sino que también es el primer acto en el que el PSOE es el único partido nacional desde el centro a la izquierda. Tiene que alimentar a sectores diversos.

Solamente digo que me hubiera encantado que el discurso hubiera sido el miércoles a las nueve de la noche, por ejemplo, y un sábado a las doce. Los ciudadanos ven la tele a esas horas y puede que no hubieras ganado a los programas de esa noche, pero sí habrías conseguido muchos más espectadores para un discurso tan bueno y no tenerlo que escuchar en versiones editadas bastante malas en los informativos.

El Partido Popular llevaba semanas pidiendo la salida de Rubalcaba del Gobierno y creo que les ha pasado como el dicho de ‘que tengas pleitos aunque los ganes’. Rubalcaba va a dejar el Gobierno y se dedicará en los próximos nueve meses a hacer campaña y no lo tendrán a su disposición cada miércoles ni mucho menos tendrá la enorme responsabilidad que entraña el Ministerio del Interior y el tiempo y dedicación que exige.

Parece que la estrategia de Rubalcaba y del PSOE va a ir encaminada en centrar todos sus mensajes en el Programa y, sobre todo, en medidas concretas. El Partido Popular todavía se mueve en las generalidades y arrastrarlo a debatir el ‘repago’ de la Sanidad puede ser una buena forma de tener opciones.

Para ver y escuchar el discurso íntegro: aquí

¿Delegación legislativa derogatoria sin previsión estatutaria?

El gobierno de la Comunidad de Madrid ha publicado un Decreto en el que reestructura la Consejería de Educación y Empleo. Algo de lo que nunca hablaría si en ese Decreto no hubiera eliminado el gobierno regional de Madrid un organismo autónomo creado por una Ley de la Asamblea Regional: el Servicio Regional de Empleo.

Llama la atención que un organismo creado por Ley se elimina por una norma reglamentaria que regula una estructura administrativa. El Decreto 98/2011 se ampara en la habilitación que el artículo 60 de la Ley de Presupuestos (8/2010, de 23 de diciembre) da al gobierno regional “a reestructurar, modificar y suprimir Organismos Autónomos, Empresas Públicas y demás Entes Públicos creados o autorizados por Ley”.

Estamos ante un claro caso de delegación legislativa, en este caso, de delegación legislativa derogatoria de las leyes regionales por la que se crearon determinados organismos autónomos. La pregunta es si cabe esta delegación legislativa y la respuesta es que tengo muchas dudas constitucionales.

El Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid no establece en todo su articulado la posibilidad de que la Asamblea de Madrid delegue el ejercicio de la potestad legislativa en el ejecutivo regional. Es más, la delegación legislativa prevista en la Constitución y en algunos estatutos de autonomía se limitan a los acotados ‘textos refundidos’ y a los limitados  y cada vez más escasos ‘textos articulados’.

De hecho, y hasta donde alcanza mi conocimiento, no existe esta delegación legislativa derogatoria, aunque bien es cierto que los textos con rango de Ley aprobados en virtud de delegación legislativa incluyen una disposición derogatoria, pero subordinada al texto refundido o articulado que aprueban y no, desde luego, autónoma.

Además de todo ello está la cuestión de la opción política. El gobierno de Esperanza Aguirre no hubiera tenido ningún problema en presentar un proyecto de Ley suprimiendo de un golpe todos los organismos autónomos, la mayoría creador por ellos mismos, ante la Asamblea Regional, donde tienen una gran mayoría absoluta.

Por poco debate que hubiera generado, algo habría habido y ella y su gobierno han elegido esta vía de subterfugio y de dudosa constitucional. Hace poco hubo un presente, la unificación de ‘Agencias Administrativas’ en Andalucía, creadas también por Ley, que se hizo por Decreto-Ley (el Estatuto andaluz lo prevé).

Finalmente, y ya que hemos hablado del antecedente andaluz, es realmente curioso el ruido que montó la derecha mediática y funcionarial por la integración en la Administración General de la Junta de Andalucía de algunos trabajadores de estas agencias, mientras que no van a decir nada cuando Esperanza Aguirre está haciendo lo mismo.

Circunscripción única y proporcional

Sigamos hablando de algunas cosas relacionadas con la reforma electoral. Muchas de las propuestas no caen en el hecho de que en España ya se han practican los mecanismos que aportan como solución y, a veces, con resultados poco prometedores. Por ejemplo pocas veces los que consideran que la clave son las listas abiertas reconocen que la famosa ‘papeleta del Senado’ es precisamente la materialización de una elección de listas abiertas y que no ha conseguido que el Senado no siga siendo esa institución absolutamente prescindible de nuestra organización constitucional.

Otra propuesta es la de elegir al Congreso en una sola circunscripción, proporcional, vamos una elección a la israelí que daría, con los votos actuales resultados curiosos y pocos y que me figuro que están fuera de las intenciones de los proponentes.

Pero nos encontramos con otro caso de un sistema electoral que practicamos. Las elecciones municipales se hacen de forma proporcional, con la corrección que todo el mundo odia y casi nadie conoce, y en una sola circunscripción. El resultado debería ser que nuestros ayuntamientos fueran lugares saneados, sin sospechosos tránsfugas, transparentes y con amplia participación, pero la realidad es otra, y todos la conocemos.

Y es que, sospecho firmemente, que seguimos teniendo demasiada confianza en el poder taumatúrgico de las instituciones y de los mecanismos y puede que aún no nos demos cuenta de que todo esto tiene más que ver con las personas y los incentivos sociales que con normas.

Barreras electorales reales

Cuando surge el tema de la Reforma Electoral hubo de los tópicos, aunque para iniciados, es aquel que pide la supresión de las barreras electorales. Las barreras, como la mayoría sabéis, son un mínimo de votos que se pide a una candidatura para que sea tenida en cuenta a la hora de asignar los escaños en liza.

Según la LOREG, para el Congreso de los Diputados, la barrera electoral es el 3% de los votos válidos emitidos en esa provincia, de forma que toda candidatura que supere ese porcentaje de votos tiene opciones de conseguir un escaño.

La realidad es que el último escaño atribuido en cada circunscripción es la barrera real y siempre, salvo dos excepciones, las barreras reales son superiores a la barrera de la LOREG.

Las dos excepciones son las provincias de Madrid y de Barcelona, donde los últimos escaños sí se dieron con porcentajes de voto inferior al 3% y donde sí podemos decir que hipotéticamente funciona la barrera electoral definida por la Ley a la hora de poder evitar que un partido no se lleve un escaño que, de no existir, la barrera se lo llevaría. Y he dicho hipotéticamente porque, con los resultados de 2008, la barrera no dejó fuera a nadie.