Reconociendo su profundo fracaso

La salida del embajador de Israel en España no ha podido ser más lamentable. Si uno hiciera abstracción del contexto, parecería la reacción de alguien que va a ser el último embajador de un estado en España y que su salida se debe a la ruptura de las relaciones diplomáticas y no a un mero cambio realizado por su Ministerio de Asuntos Exteriores.

Raphael Schutz acusa básicamente a los españoles de ser antisemitas y de no conocer la realidad de Israel, porque la imagen que dan los medios españoles es, en su opinión, de un conflicto, no de Israel.

Juan Goytisolo le da la respuesta, en el mismo medio, al ex embajador, hablando del secular antisemitismo español que tiene las peculiaridades de ser respecto al judío no presente y de menos intensidad que lo que se siente respecto de los ‘moros’. Goytisolo se pregunta sobre lo que puede hacer el español normal para cambiar su visión de Israel por la que quisiera el ex embajador que tuviéramos.

Centrándonos en el segundo punto, el de los medios de comunicación, cabría decir que lo que Raphael Schutz está reconociendo es el fracaso de su estancia como embajador en España. Una de las misiones que suelen tener los embajadores, es la de procurar que llegue una imagen adecuada de su país al país en el que se encuentra. Para ello se puede servir de muchos medios. No sabemos qué ha hecho el ex embajador Schutz en esta materia pero, haya intentado lo que sea, sus palabras no son otra cosa que el reconocimiento de un profundo fracaso.

Finalmente, y por eso decía que parece que ha habido ruptura de relaciones diplomáticas, el embajador Schutz ataca al pueblo del Estado en el que está, a la sociedad que siempre debe ser considerada exteriormente como buena y amistosa. Este ex embajador de Israel en España le hace un flaco favor a su sucesor, y posiblemente a los sucesores de éste, pues será fácil que se piense que su idea de España y los españoles es la misma que la de Raphael Schutz pero que se reprime hasta el día que deje el puesto cuando nos pondrá a caldo en un medio de comunicación.

4 comentarios en “Reconociendo su profundo fracaso

  1. El 31 de mayo de 2010, el señor Schutz dijo en RNE, “en Gaza tienen todo lo que necesitan para vivir”. Luego me llaman antisemita por criticar estados que practican el terrorismo.

  2. Es cierto que ese tipo tan feo era un borde, pero me temo que poco puede hacer un embajador para cambiar la imagen de Israel. Ni siquiera Shlomo Ben Ami lo consiguió. El problema no está en las legaciones diplomáticas sino en Israel mismo. Un país que lleva más de cuarenta años ocupando terriorios que no le pertenecen y practicando en ellos la limpieza étnica, necesita algo más que cosméticos para variar su imagen.

    Un diplomático, por muy bueno que sea, no puede hacer milagros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s