Esencialismo internáutico

En Internet creo que hay una enfermiza costumbre de definir, enfermiza y poco productiva costumbre dado el ritmo de cambio de las cosas en el mundo 2.0. Lo último es el intento de definición de Twitter y la polémica alrededor de si es o no es una red social, como si el concepto de red social concitara alguna unanimidad.

Aplicando la máxima vaticana que dice ‘Roma locuta, causa finita’, parece que la definición de una directiva de Twitter de su invento como una red de información. Esta definición tiene visos de ser exitosa pero no deja de ser un mero ejercicio del más vano esencialismo.

¿Por qué? Porque estas webs y aplicaciones que van apareciendo y se van desapareciendo son reinventadas por los usuarios continuamente. Muchas de las posibilidades que ahora tienen no eran más que potencialidades insospechadas cuando fueron activadas. Las aplicaciones 2.0 tienen una parte dura (sus límites informáticos) y una parte enormemente blanda que es el uso que los usuarios le dan: las aplicaciones, webs o lo que sea dependerán para ser de lo que se haga con ellas, no de la idea que ‘a priori’ se tenga de ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s