Deber y electoralismo

Otro de esos tópicos que se escuchan en calles, bares y centros de trabajo al ciudadano medio es que el gobierno (de España, de su autonomía o su alcalde) debe hacer lo mejor en cada momento y no estar pendiente de si pierde o gana votos con esa medida.

Lo peor de proferir un deseo es que se cumpla. Ese gobierno es el que preside, desde el 12 de mayo de 2010, José Luis Rodríguez Zapatero. Después de congelar las pensiones medias y altas, bajarle el sueldo a los funcionarios y paralizar buena parte de las infraestructuras en construcción, el Presidente sabe que electoralmente vale menos que el líder del ‘Partido Españolista de la Septimania’ y no se preocupa en absoluto de conseguir apoyo electoral, sino en aprobar hasta de perder las elecciones una agenda de reformas (la adecuación o profundidad siempre es debatible).

Los deseos que este platónico ciudadano medio no miden las consecuencias de verlos cumplidos y luego se quejan con todo y efectivamente utilizan su voto o su abstención para a quien ha gobernado desde lo que ‘debe hacer’ y haciendo esto le perjudica o toma una medida (o muchas) que no les gusta. Este ciudadano medio dice lo que cree que debe hacerse, lo que piensa que está bien, pero es más electoralista que muchos de los políticos a los que critica.

La hipocresía del ciudadano medio

Muchas personas y medios de comunicación se indignan con el apoyo tradicional que los países occidentales le hemos prestado a todas las dictaduras árabes. Sacan fotos de los dirigentes europeos y norteamericanos junto a los dictadores caídos o por caer. Mucha gente se indigna con esto y de esta indignación es la de que querría hablar.

Nuestra economía depende y seguirá dependiendo por mucho tiempo del petróleo y del gas natural, que son recursos naturales abundantísimos en esos países. Dice el refrán que ‘nadie paga duros a cuatro pesetas’, pero nosotros los estamos pagando a tres e incluso a dos pesetas.

El apoyo de Occidente a las dictaduras árabes es conocido de sobra no sólo por los medios políticos, por los de comunicación, sino también por la ciudadanía en general. Ésta ha aceptado como válido dos argumentos. El primero dice que la defensa de intereses vitales como la energía justifica sostener a regímenes represores pero buenos con nosotros. El otro argumento es pluriforme y justifica al primero, que dice que los árabes no son capaces de gobernarse democráticamente, que les gusta los regímenes fuertes con líderes carismáticos, que son o apáticos o una especie de estoicos ambientales, o que son un peligro debido a su religión

En 1973 los países de la OPEP provocaron otra gran crisis económica al subir conjuntamente el precio del petróleo. Desde entonces se les tiene políticamente controlados y hay una especie de entente cordial respecto al precio del petróleo vendido directamente por los diversos países. Esa autolimitación no proviene de una opción de los gobiernos árabes, sino en la necesidad que tienen los dirigentes de tener apoyo técnico y político occidental, dando a cambio su petróleo a un precio razonable e invirtiendo parte de sus beneficios en los países occidentales.

Y es que lo que hacen nuestros gobiernos es conocido por todos. Continuamente algunos medios publican los viajes y acuerdos de los diversos países occidentales con estas dictaduras, recibimos las visitas de sus dictadores y les agasajamos, compartimos los prejuicios hacia los árabes y también algún medio publica las ventas internacionales de armamento de nuestro país y de otros países occidentales a estos regímenes. Lo sabemos desde hace tiempo y es más, lo consentimos y lo aprobamos.

La indignación del que ahora cobra conciencia o se vuelve un bien pensante ante las consecuencias de la ‘Realpolitik’ hecha para él y por él. Me recuerda a aquellos que quieren que no haya accidentes en carretera pero que, a la vez, están en contra de las limitaciones de velocidad, de las multas y de las tasas máximas de alcohol para conducir.

Payasada

Un grupo de abogados, cercanos o miembros de una secta alemana, ha presentado una denuncia contra el Papa Benedicto XVI ante la Corte Penal Internacional (CPI). Parece que estos letrados no se han leído ni las normas procesales (principio de subsidiariedad en un mecanismo bastante complejo), ni la definición de los tipos penales, ni el hecho de que el Estado de la Ciudad del Vaticano no es parte en el tratado que instituye la CPI.

Al menos con la información facilitada a los medios de comunicación esta denuncia es una payasada jurídica en búsqueda de notoriedad informativa para ellos y su secta.

Elecciones en Irlanda (III) Simulación 2

Vayamos con la segunda y última simulación con los datos de primera preferencia de las elecciones irlandeses del pasado viernes. Nuevamente pasados al sistema proporcional, pero cambiando el tamaño de la circunscripción, pues en vez de utilizar los mismos distritos que en las elecciones ‘normales’ haremos tres simulaciones con circunscripción nacional, en una empleando proporcional con Hare, otra D’Hontd sin barrera de acceso y la última empleando D’Hontd con una barrera del 3%.

Elecciones en Irlanda (II) Simulación 1

Puede que alguien esté pensando que se va a librar, pero no, elecciones seguidas con un sistema electoral algo diferente al nuestro, son unas elecciones que generan casi automáticamente una simulación electoral en Geografía Subjetiva.

Realmente he hecho dos simulaciones. Aunque ahora, a media tarde del domingo aún no están adjudicados todos los escaños con el tortuoso sistema irlandés, desde anoche está clara cuál era el voto de la primera preferencia que es la magnitud de voto con la que vamos a realizar la simulación.

Todo sistema electoral tiene su dinámica y genera un comportamiento en el electorado diferente, dadas las posibilidades que abre o que cierra, de forma que un sistema electoral diferente, con la misma población y las mismas circunstancias puede acarrear diferencias importantes en el voto.

He considerado a los independientes como si fueran de un solo partido (de lo contrario no sale nada), pese a las enormes diferencias entre ellos y a que en un sistema proporcional desaparecerían o crearían microformaciones. Por eso las simulaciones siempre deben ser miradas con cautela.

El procedimiento que he seguido es el siguiente: hemos tomado los primeros votos a las candidaturas de los partidos y los hemos distribuido en cada una de las circunscripciones existentes, por medio de un sistema proporcional con Hare.

Éste sería el resultado:

Se ha respetado la previsión constitucional de la reelección automática de que el Presidente del Parlamento, en este caso de la circunscripción de Louth que distribuiría un escaño menos porque uno de ellos es asignado directamente al FF

Elecciones en Irlanda (I)

El viernes se celebraron elecciones generales en Irlanda. El sistema electoral que tienen (voto preferencial transferible) provoca que los recuentos sean larguísimos. Llevan desde la mañana de ayer contando y recontando y todavía, a la hora de publicar esta entrada, quedan más de treinta escaños de los ciento sesenta y seis de la cámara por adjudicar. Hay que indicar que han parado a determinada hora de la noche.

Y es que en España estamos acostumbrados a cerrar los colegios, unas encuestas a pie de urna y casi ni se publican los sondeos de las cien papeletas porque empiezan a darse resultados desde la web del Ministerio de Interior. En menos de tres horas tenemos todo sustancialmente terminado, con algunos flecos pero poco relevantes (salvo en ocasiones el CERA).

Los irlandeses también tuvieron contados rápidamente los votos de la primera preferencia, pero cuando hay que transferir los votos de las sucesivas preferencias, llegando en ocasiones a los once recuentos y cabiendo revisiones, la cosa comienza a alargarse.

La rapidez con la que en España damos los resultados electorales es el sueño dorado de un programador de televisión: programa de interés, con alguna emoción, ganadores y perdedores y todo terminado dentro del horario de máxima audiencia de un día malo, como es el domingo, en el que el programa electoral sirve de tirón televisivo.

Con este formato, con enorme celeridad y medios para posibilitarla, puede que se pierda un elemento simbólico importante, pese a que se gane eficiencia: lo importante tarda y unas elecciones generales son algo muy importante y podrían demorarse un poco más que el resultado de una gala final de OT.

El recuento se realiza en centros específicos y los resultados no son ofrecidos por ningún organismo administrativo, sino por un portavoz de cada uno de los centros de recuento. De hecho los diversos candidatos con algunos partidarios se encuentran en el lugar donde se anuncian los diversos recuentos y allí celebran su elección. Si quieres ver a los candidatos de cada circunscripción tienes que ir allí y no a los ‘cuarteles generales’ de cada partido donde se centraliza toda reacción.

Los resultados, a las 12:23 hora peninsular española, son los siguientes:

El descalabro del Fianna Fáil (gobernante y de tendencia liberal) es tremendo. Pierde buena parte de su electorado y gracias al sistema, que permite mostrar el rechazo a un partido en concreto, pierde ahora más de medio centenar de escaños respecto a sus resultados de 2007. El Fianna Fáil es un partido político histórico, uno de los artífices de la República de Irlanda y protagonista de su guerra civil, y está viviendo un batacazo parecido al experimentado por la UCD en 1982 (aunque este partido era una plataforma electoral del Franquismo moderado y del Presidente Suárez).

El gran vencedor es el Fine Gael (el otro partido clásico y de tendencia democristiana). Está ocupando buena parte del espacio parlamentario que el Fianna Fáil está dejando libre, aunque tiene difícil llegar a la mayoría absoluta. Toda la noche se ha estado comentando en la RTE (televisión pública irlandesa) que hay ‘sintonía’ entre el Fine Gael y los laboristas para formar una coalición estable de gobierno.

Los laboristas han subido también su representación parlamentaria desde los veinte diputados que obtuvieron en 2007. Dadas las similitudes programáticas e ideológicas entre los dos partidos tradicionales, la única posibilidad de un cambio en la agenda gubernamental la puede aportar la entrada en el gobierno de los laboristas.

El Sinn Féin también ha subido y es que el terreno dejado por el Fianna Fáil es mucho. Gerry Adams, célebre dirigente de esta formación y uno de los protagonistas de la política en Irlanda del Norte, ha conseguido un escaño por una circunscripción limítrofe con la zona norirlandesa de Derry. De esta forma Gerry Adams acumula otro puesto político en su dilatada carrera ya que antes había sido miembro del Parlamento británico y de la Asamblea y del gobierno de Irlanda del Norte.

Han sido elegidos un buen número de diputados independientes. Los independientes no tienen una tendencia homogénea y terminarán acercándose a las posiciones de los partidos respecto de los que estén ‘a priori’ más cercanos.

El Partido Verde, que formaba parte de la actual coalición gobernante hasta hace un mes, ha desaparecido perdiendo sus seis diputados. Entran en el parlamento irlandés los troskistas del Partido Socialista y otra fuerza de izquierda, ‘People Before Profits Alliance’, ambas elegidas en circunscripciones de Dublín donde la izquierda han tenido muy buenos resultados.

Finalmente: la participación ha sido el 70.1%.

Homosexual como acusación

Proliferan los libros que denuncian a la izquierda como responsable de la expulsión de la Humanidad del paraíso adámico. También proliferan los que inculpan a la derecha de todos los males.

Un género especial de estos textos impresos son los que intentan revelarlos los recovecos del Vaticano y sus secretos más oscuros e inconfesables. Puestos a acusar a los papas, cardenales, obispos y otros prelados de todo tipo de tropelías se termina acusando de cosas que no son susceptibles de acusación.

El último ejemplo que he encontrado ha sido este libro del inefable Eric Frattini. Lo más llamativo, a mi juicio, es el subtítulo donde se pone al mismo nivel la pederastia, la violación y la homosexualidad. Si alguien piensa que la homosexualidad no es reprobable moralmente ¿por qué acusa a alguien de serlo?