Diplomacia en serio

[Entrada de puro ‘realismo político’]

El mundo parece que tenía que conmocionarse con las nuevas revelaciones documentales de ‘Wikileaks’. Ahora le ha tocado a un conjunto de comunicaciones diplomáticas entre las embajadas y servicios diplomáticos y el Departamento de Estado de los Estados Unidos (que allí equivale nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores). Han anunciado más de 250.000 documentos aunque por ahora solamente son accesibles unos doscientos cincuenta.

Hay personas que se han mostrado muy extrañadas de que los diplomáticos estadounidenses hagan valoraciones de los líderes políticos de los países en los que están y que utilicen todos los cauces a su alcance para conseguir la información que consideran precisa para su gobierno. Los diplomáticos norteamericanos no están para ir a recepciones, sino para una misión muy concreta.

Las representaciones diplomáticas tienen dos facetas. Una institucional, de representación, sometida a las normas del Derecho Diplomáticos, y otra informal que es establecer relaciones con los gobiernos, la oposición y la sociedad para poder defender los intereses políticos y económicos de los Estados Unidos. Cualquier persona con dos dedos de frente sabe que esto es así y que cualquier país serio hace que su servicio diplomático sea algo más que unas oficinas costosísimas en otros países para hacer actos culturales y de amistad entre las dos naciones.

Todo el mundo sabe que Estados Unidos hacía esto desde tiempos inmemoriales, pero no han sido ellos los que lo inventaron: nada ha cambiado. Todas las potencias lo han hecho y lo harán, y todo país medianamente serio tendrá un fuerte despliegue para captar información y conseguir que se diga lo que su gobierno mande en los lugares del mundo donde se concentren sus intereses. Así puedes evitar que un periódico ponga tu deuda soberana al borde del colapso con dos articulitos (los periodistas no ganan demasiado en ningún sitio).

Lo más importante de todo esto. Que los historiadores van a tener algún material de primera mano para investigar y no tendrán que esperar décadas (antes les llegará la muerte a la mayoría) para que se desclasifiquen y poder conocer determinadas cosas.

PD. Pienso leerme todo lo que pueda … me encanta el cotilleo político.

4 comentarios en “Diplomacia en serio

  1. Hombre, hoy por ejemplo hemos sabido que la embajada estadounidense daba órdenes al gobierno y a la fiscalía (valga la redundancia) y que éstos se ponían a su disposición para ocultar crímenes cometidos contra ciudadanos españoles (Couso) y en territorio español. Es algo más que cotilleo político. Es un gobierno y un aparato judicial que se ponen al servicio de la impunidad criminal.
    A estas horas nadie ha cesado, ni ningún fiscal ha abierto investigación.
    ¡Si esto que sabemos hoy lo llega a hacer un gobierno de Aznar!

  2. Ya somos dos (me refiero a lo del cotilleo politico….). Esto es un mundo de hipócritas. Frivolizando un poco, lo que pone de manifiesto Wikileaks (o los “conspiradores” de turno) es que el mundo, en el fondo, es un patio de vecinas donde se le pone buena cara a la de enfrente pero cuando cierras la puerta no pierdes ocasión para ponerla a parir…

  3. En función de si los documentos relacionados con el caso Couso son “Top Secret”, “Secret” o “Confidential”, me da que alguno de nuestros fiscales saldrá muy mal parado si la familia del cámara televisivo fallecido se decide a exigirles responsabilidades judiciales.

    Es muy probable que EE.UU. negase la entrega de documentos oficiales, si están considerados Alto Secreto (no si sólo son comunicados habituales de la embajada), pero dada la habitual pugna entre jueces y fiscales es casi seguro que el juez encargado de la instrucción imputaría al fiscal…

    Habrá tomate.

  4. Yo creo que el problema no es ese. Lo verdaderamente grave es que defienden sus intereses “a toda costa” y por encima de los valores en los que se envuelven. Yo lo tngo muy claro, prefiero que encarcelen a un soldado español si comete un delito a que los diplomaticos de mi país presionen gobiernos extranjeros en contra de la separación de poderes. No es la diplomacia lo que molesta, es su hipocresía que bueno, en esto sí, todos suponíamos que estaba ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s