Los ateos son los que compran libros de teología

Por las recomendaciones de Google Reader he conocido un estudio del Pew Research Center en el que se afirma que las personas que se definen ateas o agnósticas son más conocedoras de cuestiones religiosas y de los contenidos de varias religiones que los que se definen creyentes.

No me ha extrañado nada, porque en sociedades como la norteamericana o la española, de religiosidad ambiental cuanto menos, lo que se da por defecto es la pertenencia a una religión, sin necesidad de reflexionar la creencia y ni siquiera conocer los rudimentos de lo que se cree. Lo natural, realmente lo social, es ser creyente religioso y no hay que explicarle a nadie, ni a uno mismo, porqué se es creyente.

En cambio cuando una persona es atea o agnóstica y se manifiesta como tal suele ser después de un proceso reflexivo, porque salvo excepciones en sociedades como las referidas las personas no se socializan en un marco agnóstico o ateo. El ateísmo o el agnosticismo son opciones personales tras una cierta recapacitación y conocimiento sobre la religión. Es lógica que la consecuencia de todo ello sea que un ateo o un agnóstico tengan un mejor conocimiento de lo religioso que los creyentes.

Decisiones no aptas para buenistas

Cualquier decisión política es una decisión con muchísimos matices, en la que invariablemente habrá beneficiados y perjudicados. Llevamos varias semanas con noticias relativas a las ayudas para la minería española y los problemas que, dentro del Derecho Comunitario, encuentran éstas ayudas a una producción ruinosa pero que genera empleo y arraigo sin numerosas comarcas asturianas, palentinas y leonesas.

Por el contrario están los gallegos. Allí las exportaciones de carbón generan varios miles de puestos de trabajo, porque importar también da su riqueza. Sus posturas son antagónicas respecto de las de asturianos, leoneses y palentinos. La aprobación de las ayudas les conduce a la ruina. Tienen dos desventajas: viven de importar (que siempre está mal visto) y no les acompaña la mística minera, por más que sus puestos de trabajo y su arraigo también estén en el aire.

El verdadero ejercicio de la política se halla en tomar decisiones de este tipo, decisiones en las que no hay un bien o un mal, sino bienes e intereses legítimamente atendibles pero que no son compatibles. Aquí es donde se muestra lo que uno vale políticamente, aunque particularmente creo que los importadores y trabajadores de la importación en Galicia lo tienen duro, ya que ni hacen películas sobre sus luchas ni su arraigo vale.

Piquetes invisibles

Cada vez que hay una huelga comienza a agitarse el fantasma de los piquetes. Los empresarios y la derecha hablan de posibilidades de violencia, o de violencia aunque no haya ocurrido nada y sea un mero futurible, y del miedo que sienten. Luego no pasa nada.

De lo que nadie habla es de los piquetes invisibles de la patronal. Algunos ejemplos:

Tienes contrato temporal, ya sabrás si te interesa hacer huelga.

Hay una posibilidad dentro de la empresa e ir a la huelga te hace problemático.

Para el tiempo que llevas y la mierda de indemnización que te voy a tener que pagar, mejor ven el 29.

Hablamos de tu salario el día de la huelga ¿vale?

Tomo nota.

Al que jodéis es a mí y no dejo que nadie me joda.

Ahora que echaron me van a salir baratito, los primeros serán los problemáticos.

Romper el protocolo

Campechano es, en España, un adjetivo regio. Nuestro Rey es campechano y pluscuamperfecto. Una de las cosas que los medios más enfatizan en las visitas de los Reyes a las provincias del Reino es que los monarcas rompieron el protocolo y saludaron a un grupito de desocupados que no tenían nada mejor que hacer esa mañana que esperar a que los Reyes en una acera.

Al público le gusta tanto esas cosas y quedan tan bien en la televisión que algunos políticos no regios se han lanzado a ‘romper el protocolo’, siendo Miguel Ángel Revilla un ejemplo paradigmático.

Las rupturas de protocolo no son tan espontáneas como parecen ser. Las personas que ‘llaman la atención’ por el motivo que sea son localizadas con anterioridad por los servicios de seguridad (es su trabajo) y por los equipos de comunicación (también es su trabajo).

Los personajes públicos que rompen el protocolo cada vez hacen rupturas más estudiadas para poder ser ‘espontáneamente’ fotografiados con el niño gracioso o el señor o la señora que rompe a llorar de emoción ante el personaje público.

El indulto de Nixon

Gerald Ford ha sido el primer Presidente de los Estados Unidos que accedió a este cargo sin haberse presentado a las elecciones como candidato de su partido ni a la Presidencia ni a la Presidencia.

La dimisión del Vicepresidente S. Agnew hizo que fue elegido como Vicepresidente siguiendo el procedimiento constitucional de la vigésimo quinta enmienda. La dimisión del Presidente Richard Nixon le llevó al Despacho Oval constitucionalmente pero sin el refrendo popular.

En noviembre de 1976 tendría que intentar confirmar su Presidencia en las urnas. Perdió frente al candidato demócrata Jimmy Carter. Una de las causas de su derrota, a pesar del ascenso de su popularidad, fue el indulto concedido a su predecesor por todos los delitos que hubiera cometido, los que pudiera haber cometido o en los que pudiera haber tomado parte.

Aquí tenéis el texto del indulto presidencial

Apuntes bolivarianos

Se han celebrado elecciones legislativas en Venezuela. La oposición esta vez sí ha sido sensata y no le ha entregado la Asamblea Nacional a Chávez, como sí hicieron en las anteriores elecciones legislativas, propiciando una Asamblea monocolor, que ha legislado al dictado del Presidente, al cual no le ha llegado ninguno de los límites institucionales.

El Consejo Nacional Electoral no ha publicado hasta ahora los votos recibidos por cada una de las candidaturas, aunque sí ha realizado la adjudicación de escaños, con la excepción de siete de ellos. La oposición anuncia que han ganado en votos pero que, por el sistema electoral aprobado por la anterior Asamblea (cosas que pasan cuando no estás donde debes), la derrota en sufragios del PSUV se ha convertido en una victoria en el número de legisladores obtenidos.

Sea como fuere (los votos para el Parlamento Latinoamericano arrojan una pequeñísima diferencia), el Presidente Chávez parece no disfrutar de ese apoyo multitudinario del que hace gala en sus manifestaciones. Venezuela está dividida en dos y con un nivel de abstención realmente alto.

Queda la pregunta de que si, en sucesivo procesos electorales, el Presidente Chávez y su partido son derrotados en las urnas, serán capaces de retirarse del poder y dar por terminada democráticamente la revolución de la que se le llena la boca. Nunca hemos de olvidar que si bien Chávez llegó democráticamente al poder y nunca ha abolido las formas electorales de la democracia, lideró una intentona golpista y eso es de las cosas que imprimen carácter.