Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21 agosto 2009

Puede que sea por influencia religiosa pero hay profesiones a las que se quiere adjetivar como vocacionales. Yo prefiero hablar de profesionalidad y exigir profesionalidad, porque la vocación es algo tan vago y tan poco útil que es mejor dejarlo de un lado.
Os cuento una pequeña historieta personal para ilustrarlo. De pequeño quería ser piloto militar. Me pirraban los aviones y como todavía no había descubierto la “seducción del dinero” pensaba que siempre era mejor pilotar un caza militar que un trasto de la aviación comercial. Pero resulta que llevo gafas desde los ocho años y que, por tanto, de ninguna manera hubiera podido ingresar en la Academia General del Aire. Ganas, ilusión y esas cosas tenía toda la del mundo, pero no estaba capacitado. Como era un chico inquieto rápidamente busqué acomodo en otras ideas.
Hay profesiones que se dicen vocacionales y hay quien deja traslucir cierto temor porque la gente acuda a ellas para ganarse un sueldo, como parece que está pasando con Ejército, Policía o Guardia Civil. Parece que es malo que la gente quiera ganarse la vida en estas profesiones, sin tener eso que se llama “vocación”.
Creo que lo importante no es tener vocación sino que los que entren en estos cuerpos funcionariales hagan bien el trabajo por el que se les paga (no mucho). Puede que su sueño no fuera hacer ese trabajo o que prefirieran otro, pero mientras hagan bien lo que se les pide, no hay que poner exigencias inmensurables.
Además lo de la vocación profesional para determinados cuerpos funcionariales creo que esconden otra idea, inconfesable y necesitada de eufemismo. La vocación puede ser un sinónimo (o eufemismo) de “haberlo mamado en casa” y estar defendiéndose, en el fondo, la endogamia, que tan en boga está entre algunos cuerpos funcionariales.
No estaría mal que alguna vez se estudiase cuando empleados públicos lo han “mamado en casa”, porque tengo la sospecha, sin datos porque no existen, de que muchos sí lo han hecho. No estaría mal algunos de los tantos especialistas universitarios que tenemos en Ciencias Políticas y de la Administración hicieran estos estudios, comenzando por la propia Universidad.

F18Puede que sea por influencia religiosa pero hay profesiones a las que se quiere adjetivar como vocacionales. Yo prefiero hablar de profesionalidad y exigir profesionalidad, porque la vocación es algo tan vago y tan poco útil que es mejor dejarlo de un lado.

Os cuento una pequeña historieta personal para ilustrarlo. De pequeño quería ser piloto militar. Me pirraban los aviones y como todavía no había descubierto la “seducción del dinero” pensaba que siempre era mejor pilotar un caza militar que un trasto de la aviación comercial. Pero resulta que llevo gafas desde los ocho años y que, por tanto, de ninguna manera hubiera podido ingresar en la Academia General del Aire. Ganas, ilusión y esas cosas tenía toda la del mundo, pero no estaba capacitado. Como era un chico inquieto rápidamente busqué acomodo en otras ideas.

Hay profesiones que se dicen vocacionales y hay quien deja traslucir cierto temor porque la gente acuda a ellas para ganarse un sueldo, como parece que está pasando con Ejército, Policía o Guardia Civil. Parece que es malo que la gente quiera ganarse la vida en estas profesiones, sin tener eso que se llama “vocación”.

Creo que lo importante no es tener vocación sino que los que entren en estos cuerpos funcionariales hagan bien el trabajo por el que se les paga (no mucho). Puede que su sueño no fuera hacer ese trabajo o que prefirieran otro, pero mientras hagan bien lo que se les pide, no hay que poner exigencias inmensurables. Es curioso que a nadie le preocupase la “vocación” cuando el servicio militar era obligatorio.

Además lo de la vocación profesional para determinados cuerpos funcionariales creo que esconden otra idea, inconfesable y necesitada de eufemismo. La vocación puede ser un sinónimo (o eufemismo) de “haberlo mamado en casa” y estar defendiéndose, en el fondo, la endogamia, que tan en boga está entre algunos cuerpos funcionariales.

No estaría mal que alguna vez se estudiase cuando empleados públicos lo han “mamado en casa”, porque tengo la sospecha, sin datos porque no existen, de que muchos sí lo han hecho. No estaría mal algunos de los tantos especialistas universitarios que tenemos en Ciencias Políticas y de la Administración hicieran estos estudios, comenzando por la propia Universidad.

Read Full Post »

Evaluando mi iPhone

Las pasadas navidades me compré un iPhone. Quería darme un caprichito de los buenos y me lo di. Después a ocho meses utilizando el ya mítico teléfono de Apple me gustaría dar mi opinión sobre él.
El iPhone nació con carencias como no poder mandar MMS, cosa que hace ya el teléfono más cutre del mercado español. Esta carencia se resolvió con una actualización del software hace algunas semanas.
Ahora, que estoy en Hibernia, he estado utilizando también un Nokia y trasteando he descubierto que tiene resuelto uno de los grandes déficit, que en Internet tiene iPhone, la inexistencia de plug-in de Flahs. La cámara es flojita y sin posibilidad de hacer vídeos (como que antes sí podía hacer).
Yo tenía un Nokia N70 pero nunca lo empleé para conectarme a Internet. ¿Por qué? Sencillamente porque teniendo la capacidad no era fácil hacerlo, no era accesible. Por el contrario la gran ventaja que tiene iPhone sobre esa generación de teléfonos 3G es su inmensa facilidad de manejo, además de la tarifa plana.
Revisando y comparando el iPhone muy de cerca con otros móviles que he usado no se puede decir que tenga muchísimas posibilidades más, pero sí que las que el iPhone tiene son simples de ejecutar hasta para un patán como yo. Y además tiene un gran diseño.

iPhoneLas pasadas navidades me compré un iPhone. Quería darme un caprichito de los buenos y me lo di. Después a ocho meses utilizando el ya mítico teléfono de Apple me gustaría dar mi opinión sobre él.

El iPhone nació con carencias como no poder mandar MMS, cosa que hace ya el teléfono más cutre del mercado español. Esta carencia se resolvió con una actualización del software hace algunas semanas.

Ahora, que estoy en Hibernia, he estado utilizando también un Nokia y trasteando he descubierto que tiene resuelto uno de los grandes déficit, que en Internet tiene iPhone, la inexistencia de plug-in de Flahs. La cámara es flojita y sin posibilidad de hacer vídeos (como que antes sí podía hacer).

Yo tenía un Nokia N70 pero nunca lo empleé para conectarme a Internet. ¿Por qué? Sencillamente porque teniendo la capacidad no era fácil hacerlo, no era accesible. Por el contrario la gran ventaja que tiene iPhone sobre esa generación de teléfonos 3G es su inmensa facilidad de manejo, además de la tarifa plana.

Revisando y comparando el iPhone muy de cerca con otros móviles que he usado no se puede decir que tenga muchísimas posibilidades más, pero sí que las que el iPhone tiene son simples de ejecutar hasta para un patán como yo. Y además tiene un gran diseño.

Read Full Post »

La lectura en la Antigüedad era en voz alta. Se escribía pensando en que el texto sería declamado o leído particularmente, pero siempre en voz alta. En aquella época estarse callado leyendo era una contradicción “in terminis”. Un autor de la talla de Virgilio hizo pases previos de la Eneida antes de que fuera presentada, leída, solemnemente ante Augusto.
El primer testimonio que tenemos de lectura solitaria y silenciosa es el de Ambrosio, arzobispo de Milán. A sus contemporáneos les sorprendía que leyese silenciosamente y es posible que hasta lo consideraran una excentricidad.
El domingo tuve la inmensa fortuna de que me leyeran el artículo de Luis García Montero en “El País”, una lectura hecha de forma magistral y con una voz digna de las más grandiosas ágoras. Lo paradójico era que el artículo en cuestión es una exaltación de la lectura silenciosa y solitaria.
El escrito de García Montero es muy bueno, como no puede ser de otra forma viniendo de este poeta granadino. Las ideas se suceden y el ritmo es adecuado, con sus referencias a autores bien introducidas. Y es en este punto donde hecho de menos a la referencia fundamental: Paul Ricoeur y su obra El sí mismo como otro.
Entiendo lo que quiere decir García Montero, pero no lo comparto en su totalidad como sí lo hace mi lectora. Habla de la necesidad de reflexión, de tomarse el tiempo, de mirar de lejos y de saber estar en soledad especialmente cuando impera el mundo del blanco y negro, del todo o nada y todos los binarios imaginables. Es cierto y recomendable, pero al vincularlo, como lo hace él, con lo político (como “res publica”), no podemos dejar de ser conscientes de que la lectura solitaria y silenciosa es un acto antipolítico, totalmente ajeno a la “res publica”.
Hay otro aspecto que me he hace distanciarme de lo escrito, y por mí escuchado, por Luis García Montero es la enésima reducción que se hace en España de la lectura a la lectura de literatura. Creo que leo bastante, pero poca literatura, y me ha llevado mis años perder el complejo. La literatura no es la única lectura posible ni la arquetípica, leer es mucho más que leer literatura.

LectorLa lectura en la Antigüedad era en voz alta. Se escribía pensando en que el texto sería declamado o leído particularmente, pero siempre en voz alta. En aquella época estarse callado leyendo era una contradicción “in terminis”. Un autor de la talla de Virgilio hizo pases previos de la Eneida antes de que fuera presentada, leída, solemnemente ante Augusto.

El primer testimonio que tenemos de lectura solitaria y silenciosa es el de Ambrosio, arzobispo de Milán. A sus contemporáneos les sorprendía que leyese silenciosamente y es posible que hasta lo consideraran una excentricidad.

El domingo tuve la inmensa fortuna de que me leyeran el artículo de Luis García Montero en “El País”, una lectura hecha de forma magistral y con una voz digna de las más grandiosas ágoras. Lo paradójico era que el artículo en cuestión es una exaltación de la lectura silenciosa y solitaria.

El escrito de García Montero es muy bueno, como no puede ser de otra forma viniendo de este poeta granadino. Las ideas se suceden y el ritmo es adecuado, con sus referencias a autores bien introducidas. Y es en este punto donde hecho de menos a la referencia fundamental: Paul Ricoeur y su obra El sí mismo como otro.

Entiendo lo que quiere decir García Montero, pero no lo comparto en su totalidad como sí lo hace mi lectora. Habla de la necesidad de reflexión, de tomarse el tiempo, de mirar de lejos y de saber estar en soledad especialmente cuando impera el mundo del blanco y negro, del todo o nada y todos los binarios imaginables. Es cierto y recomendable, pero al vincularlo, como lo hace él, con lo político (como “res publica”), no podemos dejar de ser conscientes de que la lectura solitaria y silenciosa es un acto antipolítico, totalmente ajeno a la “res publica”.

Hay otro aspecto que me he hace distanciarme de lo escrito, y por mí escuchado, por Luis García Montero es la enésima reducción que se hace en España de la lectura a la lectura de literatura. Creo que leo bastante, pero poca literatura, y me ha llevado mis años perder el complejo. La literatura no es la única lectura posible ni la arquetípica, leer es mucho más que leer literatura.

Read Full Post »

El otro día encontré algunas referencias a la idea de que el Ayuntamiento de Cádiz quería que su ciudad pasase a formar parte del Patrimonio de la Humanidad. No dudo de los méritos de la esta ciudad andaluza para entrar en este catálogo, pero sí me hace sospechar que podríamos encontrarnos ante un movimiento en cadena.
Me explico. Hace varias semanas saltó la noticia de que la Ciudad Autónoma de Ceuta estaba estudiando presentar su candidatura y yo vi clarísimo que no era más que una maniobra para crear una oficina, colocar gente y gastarse un dineral en la promoción de una candidatura poco razonada. Y sin mencionar que las “Murallas Reales”, el mayor monumento ceutí, ya está en la lista indicativa del Ministerio de Cultura, porque entonces se le fastidiaba el plan.
Dadas las conexiones partitocráticas entre Ceuta y Cádiz comienzo a sospechar que hay unos cuantos ayuntamientos populares que están pensando esta opción, la del Patrimonio de la Humanidad, como vía para crear ilusiones de dimensiones mundial dentro de sus habitantes, gastar mucho dinero y luego, dejarlo caer en el olvido, porque conseguir entrar en el Patrimonio de la Humanidad es difícil. En definitiva, algo como lo de la Capitalidad Europea de la Cultura, que ha sido tan querido por municipios de todo signo político.


Patrimonio Humanidad

El otro día encontré algunas referencias a la idea de que el Ayuntamiento de Cádiz quería que su ciudad pasase a formar parte del Patrimonio de la Humanidad. No dudo de los méritos de la esta ciudad andaluza para entrar en este catálogo, pero sí me hace sospechar que podríamos encontrarnos ante un movimiento en cadena.

Me explico. Hace varias semanas saltó la noticia de que la Ciudad Autónoma de Ceuta estaba estudiando presentar su candidatura y yo vi clarísimo que no era más que una maniobra para crear una oficina, colocar gente y gastarse un dineral en la promoción de una candidatura poco razonada. Y sin mencionar que las “Murallas Reales”, el mayor monumento ceutí, ya está en la lista indicativa del Ministerio de Cultura, porque entonces se le fastidiaba el plan.

Dadas las conexiones partitocráticas entre Ceuta y Cádiz comienzo a sospechar que hay unos cuantos ayuntamientos populares que están pensando esta opción, la del Patrimonio de la Humanidad, como vía para crear ilusiones de dimensiones mundial dentro de sus habitantes, gastar mucho dinero y luego, dejarlo caer en el olvido, porque conseguir entrar en el Patrimonio de la Humanidad es difícil. En definitiva, algo como lo de la Capitalidad Europea de la Cultura, que ha sido tan querido por municipios de todo signo político.

Read Full Post »

La pasada semana estuvimos haciendo el “Tour a Hibernia”, es decir, una vueltecita en redondo a toda la isla. Una de las zonas en la que tenía más ganas de estar era Irlanda del Norte, por razones históricas obvias.
Lo que más me llamó la atención del paso desde la República del Eire a Irlanda del Norte fue la frontera. Estamos acostumbrados a que entre determinados estados europeos la frontera es solamente una línea imaginaria, sin controles y con un simple indicador de que estás entrando en otro estado.
En la frontera entre Eire y el Reino Unido no existe ni el cartel indicador (al menos en los dos puntos donde la crucé) de manera que solamente el nombre de una localidad que el mapa señalada a determinado lugar de la frontera o la aparición de indicaciones bilingües (en gaélico y en inglés) dan a entender que estás en una lado o en otro.
Supongo que todo esto forma parte del sí pero no que fueron los Acuerdos del Viernes Santo, pero no por ello deja de resultarme curioso que la diferencia política no se indique en la propia frontera.

Frontera Eire INLa pasada semana estuvimos haciendo el “Tour a Hibernia”, es decir, una vueltecita en redondo a toda la isla. Una de las zonas en la que tenía más ganas de estar era Irlanda del Norte, por razones históricas obvias.

Lo que más me llamó la atención del paso desde la República del Eire a Irlanda del Norte fue la frontera. Estamos acostumbrados a que entre determinados estados europeos la frontera es solamente una línea imaginaria, sin controles y con un simple indicador de que estás entrando en otro estado.

En la frontera entre Eire y el Reino Unido no existe ni el cartel indicador (al menos en los dos puntos donde la crucé) de manera que solamente el nombre de una localidad que el mapa señalada a determinado lugar de la frontera o la aparición de indicaciones bilingües (en gaélico y en inglés) dan a entender que estás en una lado o en otro.

Supongo que todo esto forma parte del sí pero no que fueron los Acuerdos del Viernes Santo, pero no por ello deja de resultarme curioso que la diferencia política no se indique en la propia frontera.

Read Full Post »

Ayer saltó la indignación en esta pequeña localidad que es la Blogosfera 2.0 y sus aledaños. Una empresa, supongo que es una consultora, había hecho público un estudio sobre la irrelevancia (chorradas o cháchara) de la mayoría de los mensajes en Twitter. A mí se me ocurren decir varias cosas al respecto:
1) La consultora hace su estudio pensando que Twitter es una especie de canal de noticias. Twitter puede ser un canal de noticias, incluso una fuente primaria de información, pero lo que sea Twitter en cada caso dependerá del usuario, de como lo emplee y del tipo de contactos que mantenga.
2) Yo puedo configurar mi cuenta de Twitter como quiera, pero lo que es absolutamente importante en estas herramientas de comunicación es la bidireccionalidad. Es lo que le da un valor añadido, porque para recibir noticias existe el RSS y mucho de los usuarios de Twitter también lo son de RSS.
3) Creo que la intención de este estudio es comercial, es decir, es ver la potencialidad de Twitter para muchas empresas como herramienta de publicidad y visto así puede que el estudio tenga su buena parte de razón, aunque deja de señalar aspectos importantes.
4) En mi opinión, la debilidad de lo dicho por esta empresa se sitúa precisamente en eso, en que explora solamente Twitter sobre una muestra y no entra a estudiar ni el éxito ni los aspectos emocionales, que los hay. Recuerdo la noche de las Elecciones Presidenciales en los Estados Unidos y el seguimiento que unos cuantos hicimos por este canal: más que datos o resultados (por la mañana al levantarnos los hubiéramos tenido igual) estaba el compartir algo que te interesa con gente que no tienes cerca.
5) En todo caso lo que más me desagrada es el uso de descalificaciones a lo que los usuarios hacen. Me molesta mucho y no es la primera vez que señalo mi descontento en que se empleen una terminología que insulta a usuarios por hacer lo que le viene en gana (sin violar ninguna norma ni lesionar derechos de terceros). En esta provincia 2.0 hay mucho prepotente.

Ayer saltó la indignación en esta pequeña localidad que es la Blogosfera 2.0 y sus aledaños. Una empresa, supongo que es una consultora, había hecho público un estudio sobre la irrelevancia (chorradas o cháchara) de la mayoría de los mensajes en Twitter. A mí se me ocurren decir varias cosas al respecto:

1) La consultora hace su estudio pensando que Twitter es una especie de canal de noticias. Twitter puede ser un canal de noticias, incluso una fuente primaria de información, pero lo que sea Twitter en cada caso dependerá del usuario, de como lo emplee y del tipo de contactos que mantenga.

2) Yo puedo configurar mi cuenta de Twitter como quiera, pero lo que es absolutamente importante en estas herramientas de comunicación es la bidireccionalidad. Es lo que le da un valor añadido, porque para recibir noticias existe el RSS y mucho de los usuarios de Twitter también lo son de RSS.

3) Creo que la intención de este estudio es comercial, es decir, es ver la potencialidad de Twitter para muchas empresas como herramienta de publicidad y visto así puede que el estudio tenga su buena parte de razón, aunque deja de señalar aspectos importantes.

4) En mi opinión, la debilidad de lo dicho por esta empresa se sitúa precisamente en eso, en que explora solamente Twitter sobre una muestra y no entra a estudiar ni el éxito ni los aspectos emocionales, que los hay. Recuerdo la noche de las Elecciones Presidenciales en los Estados Unidos y el seguimiento que unos cuantos hicimos por este canal: más que datos o resultados (por la mañana al levantarnos los hubiéramos tenido igual) estaba el compartir algo que te interesa con gente que no tienes cerca.

5) En todo caso lo que más me desagrada es el uso de descalificaciones a lo que los usuarios hacen. Me molesta mucho y no es la primera vez que señalo mi descontento en que se empleen una terminología que insulta a usuarios por hacer lo que le viene en gana (sin violar ninguna norma ni lesionar derechos de terceros). En esta provincia 2.0 hay mucho prepotente.

Read Full Post »

Javier Majan me propuso escribir una entrada sobre lo bueno que tiene el Partido Popular para la sociedad española y él escribiría una sobre lo positivo que tenía el Partido Socialista para España (cosa que ya ha hecho).
Realmente creo que me encuentro ante la entrada más difícil que he escrito nunca, porque los dobles sentidos y las ironías salen rápidamente, pero que no está de más que se reconozca lo positivo en el partido al que uno critica más.
La principal aportación que hace el Partido Popular a la sociedad española es darle un cauce de participación política a la derecha española, y ese cauce es democrático y capaz de llegar al poder con la fuerza de los votos.
Al finalizar el Franquismo la derecha española se parecía a la caricatura que mucas veces se hace de los grupúsculos de extrema izquierda, ejemplarmente expuesta en La vida de Brian. Ni AP y UCD eran partidos en el sentido que lo entendemos, más bien eran constelaciones de micropartidos que servían a su vez a un microlíder carismático o algo parecido.
La gran diferencia entre AP y PP, en el plano orgánico y también en el político, es que el primero era una federación de partidos y el segundo es un partido, es decir, en el primero había constantes equilibrios entre los pequeños caciques de cada una de las formaciones que daban cuerpo a AP, con su existencia virtual, mientras que en el segundo hay un único partido y una sola dirección, así como un solo programa.
El Partido Popular no sólo dejó la siglas de AP, sino que abandonó los sueños nostálgicos de reinstauración autoritaria que se inhalaban en las cercanías del discurso de aquella formación. Quitando algunos elementos, que los hay en todos sitios, ningún político del PP se sitúa fuera del espectro constitucional y los que se incorporan no impugnan el sistema democrático.
Además de dar un lugar político democrático a la derecha española, el PP ha demostrado a la derecha social que es posible gobernar, incluso con mayoría absoluta, únicamente con la fuerza de los votos.
El PP defiende determinada idea de España. Si defendemos la bondad de la pluralidad de ideas, incluso sobre la configuración del país, hemos de decir que es bueno que millones de españoles tengan una fuerza política que, en líneas generales, defienda esa concepción legítima que ellos tienen.
De los ocho años del PP en el Gobierno de España quiero destacar una idea que ha terminado por entrar en muchos sectores de la población y que creo que era necesaria: el Estado no tiene que hacerlo todo. El poco espíritu liberal que hay en nuestro país, que yo considero necesario, se insufló en este época y ha calado hasta en sectores más allá del propio PP.
La idea de que el equilibrio presupuestario no es malo (yo lo matizaría con que depende del contexto económico), que era (y es) necesaria cierta objetivación en la evaluación dentro de la Enseñanza, la aprobación de la Ley de Enjuiciamiento Civil o el establecimiento de una gestión tributaria moderna son puntos descatados de la gestión del PP, el impulso al “Pacto de Toledo” para segurar la viabilidad del sistema de pensiones, así como tener en cuenta en muchos aspectos a buena parte de la clase media que es carne segura de los errores de salto.

primer gobierno aznar
Javier Majan me propuso escribir una entrada sobre lo bueno que tiene el Partido Popular para la sociedad española y él escribiría una sobre lo positivo que tenía el Partido Socialista para España (cosa que ya ha hecho).

Realmente creo que me encuentro ante la entrada más difícil que he escrito nunca, porque los dobles sentidos y las ironías salen rápidamente, pero que no está de más que se reconozca lo positivo en el partido al que uno critica más.

La principal aportación que hace el Partido Popular a la sociedad española es darle un cauce de participación política a la derecha española, y ese cauce es democrático y capaz de llegar al poder con la fuerza de los votos.

Al finalizar el Franquismo la derecha española se parecía a la caricatura que mucas veces se hace de los grupúsculos de extrema izquierda, ejemplarmente expuesta en La vida de Brian. Ni AP y UCD eran partidos en el sentido que lo entendemos, más bien eran constelaciones de micropartidos que servían a su vez a un microlíder carismático o algo parecido.

La gran diferencia entre AP y PP, en el plano orgánico y también en el político, es que el primero era una federación de partidos y el segundo es un partido, es decir, en el primero había constantes equilibrios entre los pequeños caciques de cada una de las formaciones que daban cuerpo a AP, con su existencia virtual, mientras que en el segundo hay un único partido y una sola dirección, así como un solo programa.

El Partido Popular no sólo dejó la siglas de AP, sino que abandonó los sueños nostálgicos de reinstauración autoritaria que se inhalaban en las cercanías del discurso de aquella formación. Quitando algunos elementos, que los hay en todos sitios, ningún político del PP se sitúa fuera del espectro constitucional y los que se incorporan no impugnan el sistema democrático.

Además de dar un lugar político democrático a la derecha española, el PP ha demostrado a la derecha social que es posible gobernar, incluso con mayoría absoluta, únicamente con la fuerza de los votos.

El PP defiende determinada idea de España. Si defendemos la bondad de la pluralidad de ideas, incluso sobre la configuración del país, hemos de decir que es bueno que millones de españoles tengan una fuerza política que, en líneas generales, defienda esa concepción legítima que ellos tienen.

De los ocho años del PP en el Gobierno de España quiero destacar una idea que ha terminado por entrar en muchos sectores de la población y que creo que era necesaria: el Estado no tiene que hacerlo todo. El poco espíritu liberal que hay en nuestro país, que yo considero necesario, se insufló en este época y ha calado hasta en sectores más allá del propio PP.

La idea de que el equilibrio presupuestario no es malo (yo lo matizaría con que depende del contexto económico), que era (y es) necesaria cierta objetivación en la evaluación dentro de la Enseñanza, la aprobación de la Ley de Enjuiciamiento Civil o el establecimiento de una gestión tributaria moderna son puntos descatados de la gestión del PP, el impulso al “Pacto de Toledo” para segurar la viabilidad del sistema de pensiones, así como tener en cuenta en muchos aspectos a buena parte de la clase media que es carne segura de los errores de salto.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »