El Biutz de la vergüenza

Porteadores
El fallecimiento de dos porteadoras en el llamado “Puente del Biutz” ha sacado a la primera plana nacional unas de las caras más amargas de Ceuta. Los ceutíes sabemos lo que allí pasa, que todos los días hay un peligro grave que ayer se desgraciadamente se materializó.

La apertura de este paso se llevó a cabo con la intención de descongestionar el paso fronterizo oficial de porteadores. Miles de porteadores entran a diario a Ceuta para comprar en el “Polígono del Tarajal”, situado junto a la línea fronteriza. Cobran dependiendo de los bultos que pasen desde España a Marruecos, de forma que cuanta más prisa se den, más dinero ganarán.

Marruecos, que se niega obstinadamente a establecer una aduana comercial (una frontera por la que puedan pasar mercancías), permite un trasiego constante de productos comprados en este Polígono hacia su país. La corrupción de las autoridades marroquíes es antológica y la organización de este sistema por grupos mafiosos es conocida por todo el mundo.

Es tan grande el trasiego de personas y mercancías por este paso que se calcula que representa el 25% del PIB de Ceuta. Las naves del Polígono venden casi cualquier cosa, de cualquier manera y a veces ni se descargan los camiones, provocándose aglomeraciones no solamente en el paso sino también en el mismo recinto del Polígono.

Una más torpe e ineficiente ordenanza, marca propia del gobierno popular de Ceuta, no ha permitido ni el conocimiento de los propietarios de las naves ni siquiera de buena parte de los poseedores de éstas.

El desorden, la suciedad y las avalanchas constituyen el día a día en el Tarajal. El paso ha permitido encubrir la realidad a los ojos de los que transitan en frontera hacia España o hacia Marruecos.

La mentalidad de que las cosas son así y que difícilmente se pueden arreglar, así como los intereses económicos que se concitan, con buenas dosis de desidia, pereza e incapacidad de las autoridades ceutíes de todas las administraciones han abonado el terreno para que suceda esto y para que se vuelva a repetir.

Las distancias no sólo son objetivas, sino también subjetivas, mentales. A pesar de que la frontera y el Polígono estén a menos de tres kilómetros del centro de Ceuta, parece que sucede en otro sitio, ajeno a nuestro devenir diario, hasta el punto de que la reacción de muchos ha sido más pensar en la imagen que se iba a dar que recapacitar sobre las causas de los hechos y las responsabilidades de todos (autoridades españoles, marroquíes, comerciantes y porteadores) en éste hechos, en los anteriores y en los sucesivos.

Para terminar quiero citar lo que dice se dice en “África Puente Cristo. Una mujer de Ceuta”, uno de los blogs políticos y sociales más importantes de Ceuta:

Hoy han muerto dos mujeres, pisoteadas en la avalancha, presas de la masa en una frontera que marca y divide a dos mundos diferentes. Han muerto dos mujeres mientras trabajaban, sin prestaciones, sin médicos ni ayudas, sin ni siquiera el reconocimiento de trabajadoras.

Dos mujeres que tendrán hijos, nietos, que seguramente se encargaban de la economía familiar… Dos mujeres que no conocemos…. A  lo mejor si, a lo mejor es quien viene a limpiarnos la casa una vez a la semana, o quien nos vende la lechuga en el mercado, quizás sea la que hace cola en el autobús del tarajal cargada nuevamente para comerciar  en Marruecos.

Han muerto dos mujeres en la ciudad de los contrastes, en la “pequeña, dulce y marinera” ciudad. Han muerto pisoteadas, han muerto trabajando.

Y yo, a pesar del dolor que me produce siento una terrible vergüenza.

2 comentarios en “El Biutz de la vergüenza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s