La deformación romántica de la piratería

piratas-romanticismo
Lola Carreño decía en Twitter:

[…] Viendo noticias de CNN… ¡qué feos son los barcos piratas de la actualidad! ¿Harán películas inspirados en ellos en el futuro?

Este twitteo me hizo penar que los piratas mitificados por las novelas de aventuras y definitivamente exaltados por el cine eran no sólo igual de “feos” que los piratas de hoy en día, sino que eran tan criminales como los del presente.

El Romanticismo transformó la visión de la piratería y lo hizo a través de la Literatura. Frente al mundo de lo racional, el mundo de lo científico y el determinismo que ellos veía en todo ello, los románticos exaltaron la libertad individual y lo trasgresor del orden imperante, de forma que encontraron en el pirata una de los figuras representativas de sus aspiraciones. Basta recordar la celebérrima Canción del Pirata de Espronceda.

Pero los piratas eran piratas, es decir, señores que perseguían los barcos mercantes, mataban, secuestraban y sometían a sus prisioneros, hacían subir el coste del transporte marítimo e impedían el libre comercio. No eran luchadores de la libertad, sino vulgares criminales como los que actualmente actúan en las costas somalíes.

El Romanticismo fue capaz de revalorizar buena parte de un pasado que había sido olvidado y rechazado en un visión quizá demasiado estrecha de lo que era el progreso humano. Pero también el Romanticismo supuso un ocultamiento de la objetividad histórico a favor de un pasado soñado, de una historia onírica, ya que la historia se convirtió en un refugio y en una proyección de las aspiraciones frustradas de lo románticos.

¿Habrá películas con guaperas haciendo de piratas somalíes? Nadie lo sabe, pero no me extrañaría por cuanto el cine sigue siendo el refugio y la fortaleza de la ideología romántica.

Un comentario en “La deformación romántica de la piratería

  1. Fíjate si no en Julián Marías, que en sus críticas de cine deploraba que se hubiesen hecho los westerns revisionistas donde se mostraba un salvaje oeste sucio, violento y lleno de genocidas. Debe ser que también le iban las nobles mentiras, al señor.

    Eso no quita que me sigan encantando las novelas y películas de piratas, y que disfrute como una enano con las peli de Llon Vaine. Pues eso, Romanticismo e idealización, a veces el arte trata de eso.

    En uno de los últimos episodios de South Park los niños precisamente van a Somalia a convertirse en piratas. Hay un diálogo muy cruel casi al final.

    -Aquí no hay leyes, no hay reglas, ¡y nadie se hace viejo!
    -Claro que no, idiota. ¡Mueren todos antes de cumplir los treinta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s