Censos étnicos

sarkozy
El Presidente de Francia, Nicolas Sarkozy (sí, el marido de Carla Bruni), propuso la realización de un censo étnico de la población francesa. La polémica se centró en el hecho de si ese censo podía o no violar el principio de igualdad de la tradición republicana francesa.

Dicho en bruto, lo del censo étnico muy bonito la verdad es que no queda, pero  creo que como en otras ocasiones hay que ir un poco a lo que su impulsor pretende a la hora de enjuiciarlo mínimamente.

La idea básica es que la situación social de los diversos grupos étnicos que componen Francia será mejor conocida por estos censos étnicos, así como la adecuación y la efectividad de las medidas encaminadas a ayudarlos.

El conocimiento es una condición necesaria para que la actuación pueda ser efectiva y los datos de este censo podrían arrojar datos suficientes para que las políticas destinadas a las minorías puedan basarse sobre conocimientos certeros. Igualmente este censo podría permitir una mejor evaluación del efecto de esas mismas políticas en el grupo al que se dirigen. También permite conocer con más exactitud el estado de estos grupos y que la realidad de estos no se encumbra.

Varios serios problemas plantean estos censos.

1) Unos de los problemas que pueden producir los censos étnicos es fragmentar oficialmente a la ciudadanía. La idea de que la ciudadanía es una ha tenido como consecuencia práctica que los elementos que la dividían eran preteridos en los censos. Consolidar oficialmente, en los censos, que hay grupos de pertenencia relevantes y a los que uno pertenece en razón de su nacimiento, al menos da una idea de que la ciudadanía, aunque siendo una, está compuesta por una pluralidad de entidades de pertenencia no electiva.

2) Hasta ahora la desigualdad se ha establecido sobre baremos sociales, singularmente los ingresos de las personas y unidades familiares. El hecho de que se declara a un grupo en desigualdad con el resto de los grupos o el conjunto del país, harían que sus miembros automáticamente fueran desiguales.

3) La cuestión sobre qué es una etnia es de lo más espinoso, aunque cierto es que se pueden llegar a definiciones operativas. También cabe preguntarse si el grupo mayoritario recibirá alguna denominación o no. Hay que preguntarse si la pertenencia censal a un determinado grupo es voluntaria, al cumplir los criterios establecidos, o es optativa, de forma que alguien pueda “darse de baja” de ese grupo.

4) Se ha dicho que en los censos será el que quiera el que se autodefina. Eso no está mal, pero es sumamente problemático a la hora del tratamiento, excepto para evaluar la autopercepción grupal de cada cual. Si el censo no es realmente un censo, sino estadística con ocasión del censo, la verdad es que no sé cuál será su verdadera utilidad, más allá del conocimiento de los que hayan querido contestar.

5) Los defensores de los censos étnicos insinúan que es la base para la realización de acciones positivas basadas en los grupos étnicos. Yo tengo mis serias dudas sobre el sentido y la conveniencia de convertir la pertenencia étnica en un criterio a la hora de decidir sobre la aplicación de una acción positiva. Desde luego los que estarán encantados serán publicitas y especialistas en campañas electorales, que podrán realizar un trabajo más preciso después de que el Estado francés le haya hecho el trabajo de campo.

Recomiendo este artículo de “El País”.

4 comentarios en “Censos étnicos

  1. Me parece muy desafortunada esta clasificación de las personas según su nacimiento. Parece que en Francia necesitarán otra revolución francesa.
    PD: y si eres mestizo con progenitores de distintas etnias?

  2. JO! lo jodido del tema es que la etnia es un concepto muy.. líquido? DE todas maneras, si no hay censos como sé que en Catalunya viven unos 50.000 gitanos y en Andalucía medio millón? O como sé cuantos judíos hay en el Principado (se supone que practicantes si el número lo sacan de su vinculación a la sinagoga)

    Ojo con sacar según que tópicos. Recuerdo que en un debate en Interné, alguien llamó nazi a otro por sugerir hacer un censo de católicos. “nos pondrán una cruz en el pecho”. Pero entonces cuantos católicos hay?

    * Los bautizados? Entonces “gana” Rouco y puede afirmar que España es un país católico.

    * Los que se declaran católicos en las encuestas?
    *Sólo los practicantes? Sólo los que pagan el 0.7?

    A Rouco, quizá le vaya bien la primera definición y aborrezca de cualquier censo que “separe” a los ciudadanos y se meta en cuestiones tan íntimas.

    Das en el clavo al preguntar, y como se llamará al grupo principal. De entrada, pasará a ser grupo principal y no “la nación” como hasta ahora. Porqué no tiene nombre?

    Y por cierto el discurso de la ciudadanía, la igualdad, etc No és étnico, si bien camuflado?

    Un ejemplo de todo esto. EnFrancia existen numerosas escuelas judías privadas donde los niños se pueden poner lo que les de la gana en la cabeza. No se si hay becas para niños pobres judíos. Los musulmanes de 2 y 3 generación van a la pública (cuestión económica) donde, OH cielos, la niñas no pueden ponerse velo. Ellos lo ven como una desigualdad.

    En fin que hago más pregutas que respuestas. Y no no es que esté afavor de los censos (quizá en religión para repartir recursos) . Y si lo propone Sarko me echo a temblar.

    Pero es que cuando empiezo a oir segun que discursos jacobinos se me eriza la piel?

    Y por cierto en Ceuta dicen algo los censos sobre etnias?

  3. Es frecuente oír que el concepto de raza o de etnia no es científicamente relevante. Y es cierto si la ciencia de la que hablamos es la biología. Si hablamos de sociología sabemos, por triste experiencia, lo relevante que es.

    Si ninguna política que incluya en sus parámetros de aplicación la definición de grupo étnico se considera válida, entonces será irrelevante esta adscripción. Pero si se considera que alguna puede ser relevante, importará.

    Me explico. Si el grupo A sufre algún tipo de discriminación y una política destinada a los individuos de este grupo o a cambiar actitudes de los demás con respecto a los de este grupo se considera adecuada, no queda otra cosa que identificar al grupo A.

    La adscripción voluntaria a un grupo u otro (o a ninguno) tiene el problema que puede no ser fiable y la ventaja de dejar libertad al individuo a la hora de definirse. El problema es menor si hay una gran coincidencia entre lo que dicen los que se adscriben al grupo A y lo que dicen los demás cuando adscriben a alguien a ese grupo. Sospecho que la coincidencia es bastante grande, incluso en sociedades con mucho mestizaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s